Ce­ni­cien­ta de las cons­truc­cio­nes

Trabajadores - - NACIONALES -

que co­men­zó a apli­car­se, des­de oc­tu­bre del 2016, con el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad, la efi­cien­cia, los sa­la­rios”.

Por su par­te, el al­ba­ñil Ariel Cer­van­tes aso­cia los pro­ble­mas de ca­li­dad a res­que­bra­ja­mien­tos en el ri­gor de los con­tro­les. “Los es­pe­cia­lis­tas no cum­plen con sus fun­cio­nes. Al­gu­nos cer­ti­fi­can que se pue­de en­cha­par y cuan­do vas a ha­cer­lo, te das cuen­ta de que la pa­red es­tá tor­ci­da o pre­sen­ta fal­sa es­cua­dra. Yo plan­to, no ti­ro mis me­tros por­que me res­pe­to, otros sí lo ha­cen y al fi­nal se pa­ga al­go sin los re­que­ri­mien­tos, y lue­go vie­nen las re­cla­ma­cio­nes a la em­pre­sa por lo mal he­cho”.

En su opi­nión “a ve­ces los en­car­ga­dos, el je­fe de área, de zo­na, los que cer­ti­fi­can sa­ben me­nos que los em­plea­dos y si ellos no tie­nen co­no­ci­mien­to, ¿có­mo po­drán de­ci­dir?”

A cri­te­rio de Fran­cis­co Del­ga­do Ri­ca­bal, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la Cons­truc­ción en Ma­tan­zas, la ca­li­dad de­pen­de de con­duc­tas de los tra­ba­ja­do­res, de in­dis­ci­pli­nas, que es po­si­ble mo­di­fi­car con la in­fluen­cia sin­di­cal, lo cual ha­ce va­rios me­ses fra­gua la or­ga­ni­za­ción en el ni­vel cen­tral, jun­to con el Fren­te de Pro­yec­tos y la Unión Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tos e In­ge­nie­ros de la Cons­truc­ción de Cu­ba. Es un plan que va más allá de las me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas, pa­ra ca­lar hon­do en la ver­güen­za y la mo­ral de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor.

Ha­cer bien des­de la pri­me­ra vez

Tres em­pre­sas de pro­yec­tos de Ar­qui­tec­tu­ra e In­ge­nie­ría ob­tu­vie­ron es­te año el Pre­mio Na­cio­nal de Ca­li­dad, la No. 11 de Ca­ma­güey, la de Vi­lla Cla­ra y la de Ma­tan­zas. Des­de es­ta úl­ti­ma lle­ga la voz del re­co­no­ci­do pro­fe­sio­nal Ra­món Re­con­do Pé­rez.

“So­lo hay que ha­cer bien las co­sas des­de la pri­me­ra vez. To­do de­be po­ner­se en fun­ción de es­ta má­xi­ma, la cual da ga­nan­cias en tér­mi­nos de cum­pli­mien­to de los pla­zos, rin­de be­ne­fi­cios en el lap­so pre­vis­to y, ade­más, pres­ti­gia a los ac­to­res del pro­ce­so in­ver­sio­nis­ta”.

Su en­ti­dad es ejem­plo de cul­tu­ra en bue­nas prác­ti­cas, que en el afán de brin­dar ex­ce­len­cia en el ser­vi­cio des­ta­ca en el uso de tec­no­lo­gía de pun­ta. Ellos fue­ron los pio­ne­ros en em­plear, pa­ra el di­se­ño del nue­vo ho­tel In­ter­na­cio­nal, de Va­ra­de­ro, el mo­de­lo de in­ge­nie­ría in­te­gral co­no­ci­do por las si­glas BIM, que uti­li­za un soft­wa­re di­ná­mi­co de con­fi­gu­ra­ción de edi­fi­cios en tres di­men­sio­nes en mo­men­to real, lo que dis­mi­nu­ye la pér­di­da de tiempo y re­cur­sos tam­bién en la ac­ti­vi­dad cons­truc­ti­va y apor­ta ma­yor efi­cien­cia en las so­lu­cio­nes, in­clui­da por su­pues­to, la ca­li­dad.

Y en el res­pe­to de esa ca­te­go­ría tie­nen bue­na fa­ma los vi­lla­cla­re­ños. Tan­to es así, que a pe­sar de po­seer una tec­no­lo­gía ob­so­le­ta, la Ecoing No. 25, una de las ma­yo­res de la nación, de­fien­de a ca­pa y es­pa­da la man­ten­ción de su sis­te­ma de con­trol de la ca­li­dad, re­cal­ca el in­ge­nie­ro Ro­gel

La ma­si­vi­dad en la cons­truc­ción de vi­vien­das en al­gu­nas pro­vin­cias obli­ga a re­do­blar la exi­gen­cia pa­ra ga­ran­ti­zar una co­rrec­ta eje­cu­ción. | fo­to: Ro­ber­to Car­los Me­di­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.