Mo­das, mo­dos y equí­vo­cos

Trabajadores - - CULTURA - | Jor­ge Ri­vas Ro­drí­guez

Re­cién con­clui­da la Se­ma­na de la Mo­da en La Ha­ba­na (SMH), que acer­ta­da­men­te tu­vo co­mo es­ce­na­rio al An­ti­guo Al­ma­cén de la Ma­de­ra y el Ta­ba­co, el pa­sa­do sá­ba­do ter­mi­nó, en el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes, otro re­mix de Ar­te y Mo­da, even­to que des­de el año 2003 se or­ga­ni­za pa­ra dis­fru­te de los ves­tua­rios re­crea­dos a par­tir de obras de re­co­no­ci­dos ar­tí­fi­ces de la plás­ti­ca na­cio­nal.

Ha­ce unos días me re­fe­rí a los acier­tos y sa­tis­fac­cio­nes de la SMH. Aho­ra pre­ten­do re­fle­xio­nar sobre cier­tos as­pec­tos téc­ni­cos y es­té­ti­cos de es­ta bien aco­gi­da ci­ta, en la que al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes des­aten­die­ron su con­vo­ca­to­ria con fan­ta­sio­sas pro­pues­tas que inú­til­men­te tien­den a con­fun­dir­se con los di­se­ños que se ex­hi­ben en Ar­te y Mo­da, dos pro­gra­mas muy di­fe­ren­tes.

La SMH se rea­li­za ca­da año por la Aso­cia­ción Cu­ba­na de Ar­te­sa­nos Ar­tis­tas (Acaa), con el fin de pro­mo­ver la mo­da cu­ba­na. En­tre sus re­que­ri­mien­tos de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to se ad­vier­te que los des­fi­les de ves­tua­rios de­ben de te­ner ca­rác­ter uti­li­ta­rio, y evi­tar pro­pues­tas de fan­ta­sía; en tan­to mos­trar “las ten­den­cias que nos pro­po­ne ca­da di­se­ña­dor, pa­ra el pró­xi­mo año, en las que se evi­den­cie la crea­ti­vi­dad y el se­llo per­so­nal del ar­tis­ta”.

La inob­ser­van­cia de esa pre­mi­sa oca­sio­nó el peor de los des­ajus­tes en la ter­ce­ra edi­ción de la SMH. Va­rios di­se­ña­do­res ex­pu­sie­ron atuen­dos de­ma­sia­do pre­sun­tuo­sos, ex­tra­va­gan­te e im­pro­pios pa­ra nues­tro cli­ma, cul­tu­ra e idio­sin­cra­sia in­su­lar, y que di­fí­cil­men­te al­gún cu­bano se atre­ve­ría a usar. Por suer­te, esas ra­ras ideas sobre el ves­tir na­cio­nal, que es­ca­pa­ron a las exi­gen­cias de un ex­ce­len­te tra­ba­jo cu­ra­to­rial, fue­ron con­tra­rres­ta­das con los pro­yec­tos de otros ar­tí­fi­ces —la ma­yo­ría—, que enal­te­cie­ron el buen gus­to y es­ti­mu­la­ron, sobre to­do en­tre los jó­ve­nes, el in­te­rés por su­ge­ren­tes in­du­men­ta­rias, a tono con las pre­fe­ren­cias del Ca­ri­be.

Inade­cua­do fue el di­se­ño de lu­ces, que pa­re­cía pen­sa­do más pa­ra una dis­co­te­ca que pa­ra las de­man­das de es­te ti­po de des­fi­les, en los cua­les de­be pre­va­le­cer la luz blan­ca con el ob­je­ti­vo de que el pú­bli­co pue­da apre­ciar los co­lo­res y los de­ta­lles de las cos­tu­ras, que se en­tor­pe­cen con de­ter­mi­na­dos ma­ti­ces lu­mí­ni­cos. No se tra­ta de obs­ta­cu­li­zar la crea­ción artística a tra­vés de un re­cur­so que pu­die­ra usar­se al fi­nal de las ex­hi­bi­cio­nes, en los in­ter­me­dios o en la pre­sen­ta­ción de can­tan­tes o cuer­pos de bai­le co­mo com­ple­men­to del es­pec­tácu­lo.

Es­to úl­ti­mo tal vez se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra la SMH, co­mo una ci­ta que pro­por­cio­ne cul­tu­ra, gus­tos y en­tre­te­ni­mien­to, pero con­tra ello cons­pi­ra la can­ti­dad de di­se­ña­do­res que en ca­da jornada pre­sen­tan sus tra­ba­jos —en una so­la no­che fue­ron 13—, di­la­tán­do­se mu­cho el even­to, el cual asi­mis­mo con­tó con una pa­sa­re­la ex­ce­si­va­men­te al­ta que di­fi­cul­tó a los asis­ten­tes la efi­caz eva­lua­ción de los tra­jes. Me­jor hu­bie­se si­do ins­ta­lar una pla­ta­for­ma más ba­ja o ha­cer el des­fi­le sobre el pi­so co­mo in­ter­na­cio­nal­men­te se ha­ce en la ac­tua­li­dad.

No­tas apar­te el te­ma de la mú­si­ca, se­lec­cio­na­da de for­ma ar­bi­tra­ria por ca­da ex­po­nen­te, lo que ori­gi­nó des­ba­lan­ce en la in­te­gra­li­dad de la pues­ta en es­ce­na.

Las pa­sa­re­las de mo­das —cu­ya gé­ne­sis se re­mon­ta a las dé­ca­das fi­na­les del si­glo XIX— ini­cial­men­te es­tu­vie­ron re­la­cio­na­das con el tea­tro y ger­mi­na­ron al mis­mo tiempo que el ci­ne. Press Week, efec­tua­da en 1943 en Nue­va York, fue la pri­me­ra se­ma­na de la mo­da de la his­to­ria, crea­da pa­ra ale­jar la aten­ción de los nor­te­ame­ri­ca­nos de la mo­da fran­ce­sa du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­de en­ton­ces, es­tos even­tos se con­vir­tie­ron en un mi­llo­na­rio ne­go­cio cen­tra­do en Pa­rís, Lon­dres, Nue­va York y Mi­lán.

En Cu­ba, gra­cias al es­fuer­zo del Estado, y de di­rec­ti­vos y ar­tis­tas de la Acaa y del Fon­do Cu­bano de Bie­nes Cul­tu­ra­les (FCBC), di­chos es­pec­tácu­los se rea­li­zan sin in­ten­ción de lu­cro. Tam­po­co for­man par­te de ne­go­cio al­guno. A par­tir del año 2015, la SMH pa­só a in­te­grar­se a im­por­tan­tes en­cuen­tros de es­te ti­po, co­mo Ha­ba­na Mo­da, de la In­dus­tria Li­ge­ra; y Exu­be­rar­te, del FCBC en la pro­vin­cia de San­ta Cla­ra, con di­se­ños de re­co­no­ci­dos ar­tis­tas, cu­yos des­fi­les pa­ra ca­da di­se­ña­dor no so­bre­pa­san los 20 mi­nu­tos, la me­dia in­ter­na­cio­nal.

Es­tas ex­hi­bi­cio­nes pre­ten­den, en lo fun­da­men­tal, in­cen­ti­var el uso de ves­tua­rios es­pe­cial­men­te idea­dos pa­ra los cu­ba­nos, y de tal mo­do lo­grar que es­tos ata­víos ad­quie­ran re­le­van­cia an­te las pro­pues­tas que se co­mer­cia­li­zan en las tien­das del Co­mer­cio In­te­rior y en­tre los cuen­ta­pro­pis­tas, los que pro­mue­ven di­se­ños pen­sa­dos pa­ra los pú­bli­cos de Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca.

Los or­ga­ni­za­do­res de la SMH de­bie­ran in­vi­tar a di­rec­ti­vos y di­se­ña­do­res del Co­mer­cio In­te­rior con el pro­pó­si­to de que va­lo­ren los pro­yec­tos que se mues­tran en el even­to y con­si­gan ven­der­los en las tien­das del país, y no so­la­men­te a tra­vés del FCBC.

La loa­ble in­ten­ción de la Acaa, al pre­ver la SMH, se ade­cua a nues­tra co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca. Es por eso que no po­de­mos as­pi­rar al an­da­mia­je que sus­ten­ta a las gran­des pa­sa­re­las del mun­do. Sin em­bar­go, es po­si­ble asumirlas con aus­te­ri­dad, efi­caz pla­ni­fi­ca­ción y con una ri­gu­ro­sa se­lec­ción de las ro­pas que se mues­tran. No po­de­mos ha­cer cos­to­sos des­fi­les; pero sí pre­sen­tar co­lec­cio­nes prêt-àpor­ter (en fran­cés “lis­to pa­ra lle­var”), fra­se na­ci­da en 1949 tras el ajus­te de la mo­da a la nue­va cul­tu­ra de ma­sas. Pa­ra ello exis­te un va­lio­so po­ten­cial ar­tís­ti­co. Qui­zás se lo­gre con si­mi­la­res in­ver­sio­nes, me­jor con­ce­bi­das, a las que se hi­cie­ron en la úl­ti­ma SMH que, se­gún su pro­gra­ma de mano, con­tó con el apo­yo de cer­ca de 20 en­ti­da­des.

El asun­to re­quie­re de or­ga­ni­za­ción, buen gus­to, exi­gen­cia e ideas no­ve­do­sas que per­mi­tan crear un gran es­pec­tácu­lo vi­sual que, in­clu­so, va­lie­ra la pe­na gra­bar pa­ra su pos­te­rior ex­hi­bi­ción te­le­vi­si­va. Con tal fin, la es­truc­tu­ra de los des­fi­les —con me­nos ex­po­si­to­res—, pu­die­ra con­tar con efec­tos de play­backs, lu­ces y una ade­cua­da dis­co­gra­fía se­lec­cio­na­da del am­plio pen­ta­gra­ma mu­si­cal cu­bano, en una suer­te de fas­hion show, con bai­les, can­cio­nes en vi­vo y jus­ti­fi­ca­dos per­for­man­ces que ha­rían vi­brar al pú­bli­co.

Al bor­de de la es­pe­ra, Bi­ci­cle­tas, de Luis E. Ca­me­jo. La ma­yo­ría de los pro­yec­tos enal­te­cie­ron el buen gus­to y es­ti­mu­la­ron, sobre to­do en­tre los jó­ve­nes, el in­te­rés por su­ge­ren­tes in­du­men­ta­rias, a tono con las pre­fe­ren­cias del Ca­ri­be. En la ima­gen un di­se­ño de Ig­na­cio Car­mo­na (Nachy).

En es­ta edi­ción (re­mix) de Ar­te y Mo­da par­ti­ci­pa­ron 18 di­se­ña­do­res cu­ba­nos, ade­más de la pe­rua­na Ma­ría Lau­ra San­do­val, el cu­bano gua­da­lu­pe­ño Da­niel Ga­rri­ga y el va­len­ciano Vi­cen­te Blas. Los tres úl­ti­mos ex­hi­bie­ron sus co­lec­cio­nes co­mo par­te del seg­men­to En­tre­la­zan­do Cul­tu­ras: Pa­sa­re­las In­ter­na­cio­na­les, en el que asi­mis­mo par­ti­ci­pó la ar­tis­ta del pa­tio Jac­que­li­ne Fumero, quien tam­bién for­mó par­te de Re­mi­xed 2 , jun­to con Ma­rio Frei­xas, Ma­rie­la Ale­mán, Vla­di­mir Cuen­ca, Lau­ra Ma­cías, Ig­na­cio Car­mo­na (Nachy), San­dra de Huel­bes, Ce­lia Le­dón, Pa­vel y Gui­do, Jo­sé Luis Gon­zá­lez, el pro­yec­to Mano, Os­car de la Por­ti­lla, e Ilea­na Ji­mé­nez. To­dos ba­jo la di­rec­ción ge­ne­ral de Ra­fael Mén­dez, con la pro­duc­ción artística de Juan Car­los Ma­rre­ro y Hu­go Mo­rín. Fue un emo­ti­vo es­pec­tácu­lo en el que se con­ju­ga­ron la plás­ti­ca, la mú­si­ca y la ac­tua­ción. En la in­vi­ta­ción del even­to, una fo­to del tra­je di­se­ña­do por San­dra de Huel­bes mo­ti­va­do por la crea­ción pic­tó­ri­ca ti­tu­la­da de Jo­sé A. Choy. A la de­re­cha, el di­se­ño tex­til de Ma­rie­la Ale­mán ins­pi­ra­do en la se­rie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.