Los prin­ci­pios son in­vio­la­bles

Trabajadores - - DEPORTES - Ru­dens Tem­brás Ar­cia, di­rec­tor de Jit

Uno de los asun­tos fe­roz­men­te ma­ni­pu­la­dos en la ac­tua­li­dad es la re­la­ción que es­ta­ble­cen las fe­de­ra­cio­nes y co­mi­sio­nes na­cio­na­les de las dis­tin­tas dis­ci­pli­nas con atle­tas que, aje­nos a sus ges­tio­nes, vi­ven o se desem­pe­ñan co­mo pro­fe­sio­na­les en el ex­te­rior.

Las ten­den­cias de esos aná­li­sis sue­len ca­li­fi­car de “ra­di­ca­les”, “ex­tre­mas” o “de­te­ni­das en el tiempo” las pos­tu­ras de au­to­ri­da­des de­por­ti­vas, des­co­no­cien­do irre­nun­cia­bles prin­ci­pios y las op­cio­nes que brin­da hoy la po­lí­ti­ca de con­tra­ta­ción en el ex­tran­je­ros.

El INDER, or­ga­nis­mo rec­tor en el ám­bi­to de la cul­tu­ra fí­si­ca y el de­por­te, ha in­sis­ti­do en los es­fuer­zos del país pa­ra for­mar de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to com­pro­me­ti­dos con el lo­gro de no­ta­bles re­sul­ta­dos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, que pro­por­cio­nen ale­gría, sa­tis­fac­ción y or­gu­llo a nues­tro pue­blo.

Esa la­bor im­pli­ca una in­ver­sión so­cial de am­plio es­pec­tro que jus­ti­fi­ca la de­fen­sa del de­re­cho de Cu­ba sobre la for­ma­ción de esos ta­len­tos, y la exi­gen­cia de que cum­plan con el ré­gi­men de par­ti­ci­pa­ción es­ta­ble­ci­do co­mo re­qui­si­to esen­cial pa­ra in­te­grar las se­lec­cio­nes na­cio­na­les y re­pre­sen­tar a la pa­tria.

Tam­po­co de­be sos­la­yar­se la má­xi­ma de que to­dos nues­tros atle­tas de­ben go­zar de igua­les de­re­chos y de­be­res, y es­tar com­pro­me­ti­dos con el apor­te a las fe­de­ra­cio­nes que en­cau­za­ron su for­ma­ción y los con­du­je­ron al es­tre­lla­to o sus “puer­tas de en­tra­da”.

Ca­be re­cor­dar que el de­por­te cu­bano se ha desa­rro­lla­do ba­jo el ase­dio del país más po­de­ro­so del pla­ne­ta, Es­ta­dos Uni­dos, cu­yos Go­bier­nos han ar­ti­cu­la­do es­tra­te­gias sub­ver­si­vas pa­ra “dre­nar” los plan­te­les na­cio­na­les y oca­sio­nar per­jui­cios mo­ra­les, eco­nó­mi­cos e ideo­ló­gi­cos a nues­tro mo­vi­mien­to atlé­ti­co.

La gran tram­pa ha con­sis­ti­do en que cien­tos de pro­me­te­do­res mu­cha­chos, ha­la­dos por los can­tos de si­re­nas, ja­más con­quis­ta­ron la glo­ria so­ña­da y vie­ron trun­cas sus ca­rre­ras. No per­mi­ta­mos que unos po­cos ejem­plos de inusi­ta­da for­tu­na opa­quen es­ta du­ra y cruel reali­dad.

Por esas ra­zo­nes si­gue sien­do inacep­ta­ble aban­do­nar una mi­sión o de­le­ga­ción en el ex­te­rior y es­to cons­ti­tu­ye la peor fal­ta que un in­te­gran­te del mo­vi­mien­to de­por­ti­vo cu­bano pue­da co­me­ter.

Aho­ra bien, pa­ra quie­nes emi­gra­ron le­gal­men­te, ra­di­can en el ex­te­rior por pe­río­dos de tiempo o com­pi­ten en li­gas ex­tran­je­ras por su cuen­ta, las opor­tu­ni­da­des de in­te­grar equi­pos Cu­ba pa­san inevi­ta­ble­men­te por el cum­pli­mien­to del ré­gi­men de par­ti­ci­pa­ción apro­ba­do, lo es­ta­ble­ci­do en la po­lí­ti­ca de con­tra­ta­cio­nes y los aná­li­sis ca­suís­ti­cos que se rea­li­zan des­de el or­ga­nis­mo cen­tral has­ta las fe­de­ra­cio­nes, co­mi­sio­nes y co­lec­ti­vos téc­ni­cos na­cio­na­les.

Los nue­vos tiem­pos exi­gen nue­vas ideas, pero sin re­nun­ciar a los prin­ci­pios. Aún re­sue­na y oja­lá por mu­cho tiempo aque­lla idea de Fi­del: “No per­mi­ta­mos ja­más que los trai­do­res vi­si­ten des­pués el país pa­ra ex­hi­bir los lu­jos ob­te­ni­dos con la in­fa­mia. Cul­pé­mo­nos tam­bién a no­so­tros mis­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.