Ni Ca­chi­to ni Va­ra­de­ro

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

com­pa­ñías co­mo la Ma­rriott In­ter­na­tio­nal que sí apro­ve­chó el res­qui­cio abier­to por Oba­ma y ac­ce­dió en­ton­ces a una li­cen­cia pa­ra ne­go­ciar con Cu­ba.

Con tal suer­te no co­rrie­ron sus com­pe­ti­do­res es­ta­dou­ni­den­ses en el sec­tor tu­rís­ti­co y aho­ra tie­nen ve­ta­do pac­tar con dos de las más gran­des y pu­jan­tes ca­de­nas ho­te­le­ras cu­ba­nas, Ga­vio­ta y Ha­ba­gua­nex.

En de­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das a la pren­sa na­cio­nal, Jo­se­fi­na Vidal, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Di­rec­ción de Es­ta­dos Uni­dos del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, acla­ró que las re­gu­la­cio­nes y dis­po­si­cio­nes anun­cia­das es­tán con­te­ni­das en tres do­cu­men­tos: la Lis­ta del De­par­ta­men­to de Estado sobre “En­ti­da­des Cu­ba­nas Res­trin­gi­das”; las Re­gu­la­cio­nes de la Ofi­ci­na de Con­trol de Ac­ti­vos Ex­tran­je­ros (Ofac), del De­par­ta­men­to del Te­so­ro; y las Re­gu­la­cio­nes del Bu­ró de In­dus­tria y Se­gu­ri­dad (BIS), del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio, re­la­cio­na­das, es­pe­cí­fi­ca­men­te, con las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras, los via­jes y las li­cen­cias de ex­por­ta­cio­nes a Cu­ba.

En el ca­so de las 179 em­pre­sas, ho­te­les, tien­das y mar­cas cu­ba­nas prohi­bi­das, la di­plo­má­ti­ca ase­gu­ró que se tra­ta de una lis­ta ar­bi­tra­ria, in­te­gra­da por en­ti­da­des su­pues­ta­men­te vin­cu­la­das, de ma­ne­ra in­fun­da­da, al sec­tor de la de­fen­sa y la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Lle­ga al col­mo de in­cluir a mar­cas co­mer­cia­les de re­fres­cos (co­mo TuKo­la y Ca­chi­to) y de ro­nes, en­tre ellos Ca­ney y Va­ra­de­ro, co­men­tó.

Fren­te a tal re­tro­ce­so en la po­lí­ti­ca de EE. UU. con res­pec­to a Cu­ba, no es­tá de más re­cor­dar la ad­ver­ten­cia que rea­li­za­ra el lí­der de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na Fi­del Cas­tro Ruz en 1988: “Aun cuan­do un día for­mal­men­te me­jo­ra­ran las re­la­cio­nes en­tre Cu­ba so­cia­lis­ta y el im­pe­rio, no por ello ce­ja­rían en su idea de aplas­tar a la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, y no lo ocul­ta, lo ex­pli­can sus teó­ri­cos, lo ex­pli­can los de­fen­so­res de la fi­lo­so­fía del im­pe­rio. Hay al­gu­nos que afir­man que es me­jor rea­li­zar de­ter­mi­na­dos cam­bios en la po­lí­ti­ca ha­cia Cu­ba pa­ra pe­ne­trar­la, pa­ra de­bi­li­tar­la, pa­ra des­truir­la, si es po­si­ble, in­clu­so, pa­cí­fi­ca­men­te”1.

| Ca­ri­ca­tu­ra: To­ma­da de es­cam­bray.cu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.