Cuba re­cha­za el re­torno de la Doc­tri­na Mon­roe

Trabajadores - - PORTADA -

El Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res aler­ta so­bre la gra­ve­dad del men­sa­je de arro­gan­cia y des­pre­cio con que el Se­cre­ta­rio de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos ini­ció una gi­ra por va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

En vís­pe­ras de su via­je, el jue­ves 1.º de fe­bre­ro, el Se­cre­ta­rio de Es­ta­do Rex Ti­ller­son, en una com­pa­re­cen­cia en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin, reali­zó de­cla­ra­cio­nes alar­man­tes e in­je­ren­cis­tas, que ins­ti­gan abier­ta­men­te al de­rro­ca­mien­to, por cual­quier vía, del go­bierno le­gí­ti­mo de Ve­ne­zue­la y es­tán di­ri­gi­das tam­bién a so­ca­var el re­pu­dio uná­ni­me de la re­gión a las me­di­das de re­tro­ce­so y en­du­re­ci­mien­to del blo­queo eco­nó­mi­co, co­mer­cial y fi­nan­cie­ro con­tra Cuba, que tie­nen como pro­pó­si­to da­ñar a la eco­no­mía y al pue­blo cu­ba­nos pa­ra tra­tar de do­ble­gar al país.

Sus de­cla­ra­cio­nes se ajus­tan cla­ra­men­te a los es­que­mas de cam­bio de ré­gi­men, que han co­bra­do mi­llo­nes de víc­ti­mas inocen­tes en va­rias par­tes del mun­do y pro­mo­vi­do la vio­len­cia, la gue­rra, las cri­sis hu­ma­ni­ta­rias y la ines­ta­bi­li­dad, de­mos­tran­do su fra­ca­so. El go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos des­co­no­ce que es­ta es una re­gión com­pro­me­ti­da con la de­fen­sa de la paz, tal como que­dó con­sa­gra­do en la Pro­cla­ma de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be como Zo­na de Paz, fir­ma­da por los Je­fes de Es­ta­do y Go­bierno en La Ha­ba­na el 29 de enero de 2014, du­ran­te la II Cum­bre de la CELAC.

Al de­cir del se­cre­ta­rio Ti­ller­son, “En la his­to­ria de Ve­ne­zue­la y de he­cho en la his­to­ria de otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y su­da­me­ri­ca­nos, fre­cuen­te­men­te son los mi­li­ta­res (los) que se ocu­pan de es­to, cuan­do las co­sas se po­nen tan ma­las que los lí­de­res mi­li­ta­res se dan cuen­ta que ya no pue­den res­pon­der más a los ciu­da­da­nos y ellos con­du­cen una tran­si­ción pa­cí­fi­ca. Si es­te es el ca­so o no, yo no lo sé”. An­te­rior­men­te, de­fen­dió los pos­tu­la­dos de la tris­te­men­te cé­le­bre doc­tri­na que es­ta­ble­ció como po­lí­ti­ca que Amé­ri­ca es el tras­pa­tio de los Es­ta­dos Uni­dos, al de­cla­rar que “al­gu­nas ve­ces ol­vi­da­mos la im­por­tan­cia de la Doc­tri­na Mon­roe y lo que sig­ni­fi­ca pa­ra nues­tro he­mis­fe­rio por lo que creo que es hoy tan re­le­van­te como cuan­do se es­cri­bió”.

Sus pa­la­bras son cla­ra­men­te una ins­ti­ga­ción al “cam­bio de ré­gi­men”. En sus ins­truc­cio­nes pa­ra la re­gión, Ti­ller­son lle­gó tan le­jos como su­ge­rir que el presidente Ni­co­lás Ma­du­ro de­be­ría aban­do­nar su pues­to de Je­fe de Es­ta­do de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­to por una in­dis­cu­ti­ble ma­yo­ría de vo­tos. En su dis­cur­so, tam­bién vuel­ve con los fra­ca­sa­dos con­di­cio­na­mien­tos a Cuba y, sin au­to­ri­dad mo­ral al­gu­na, se en­tro­me­te en los asun­tos in­ter­nos cu­ba­nos, al re­cla­mar de nues­tro pró­xi­mo pro­ce­so elec­to­ral, cam­bios que sean del agra­do de los Es­ta­dos Uni­dos.

Con sus de­cla­ra­cio­nes, el al­to fun­cio­na­rio del go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, aña­de un nue­vo ac­to a lo que ha si­do un pa­trón de su­ce­si­vos atro­pe­llos en la his­to­ria de do­mi­na­ción de nues­tra re­gión y ra­ti­fi­ca el sos­te­ni­do des­pre­cio con que el go­bierno del presidente Do­nald Trump se ha re­fe­ri­do inequí­vo­ca­men­te a las na­cio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, a cu­yos pue­blos des­ca­li­fi­ca ca­da vez que tie­ne opor­tu­ni­dad.

El Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de la Re­pú­bli­ca de Cuba con­de­na es­ta nue­va agre­sión con­tra Cuba y Ve­ne­zue­la, que su­ce­de a las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes irres­pe­tuo­sas del presidente Trump en el dis­cur­so so­bre el Es­ta­do de la Unión.

An­tes de par­tir a su gi­ra im­pe­ria­lis­ta, el Se­cre­ta­rio de Es­ta­do anun­cia que el 2018 se­rá el año de las Amé­ri­cas y de­ja cla­ro que bus­ca­rá in­cen­ti­var la di­vi­sión y la su­mi­sión en­tre los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Al ha­cer­lo, tro­pe­za­rá con el re­pu­dio que inspiran sus anun­cios y con la dig­ni­dad de los pue­blos de la re­gión, quie­nes car­gan con la me­mo­ria de los cien­tos de mi­les de muer­tos y des­apa­re­ci­dos por las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res aus­pi­cia­das por los Es­ta­dos Uni­dos y que el se­cre­ta­rio Ti­ller­son hoy in­ci­ta a re­edi­tar.

Re­sul­ta in­dig­nan­te e inacep­ta­ble que el Se­cre­ta­rio de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos lla­me abier­ta­men­te a un gol­pe mi­li­tar en Ve­ne­zue­la, alen­tan­do la ines­ta­bi­li­dad, el de­rro­ca­mien­to de go­bier­nos de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­tos y la vio­len­cia.

Es ob­vio y la­men­ta­ble que ni el Presidente de Es­ta­dos Uni­dos ni su Se­cre­ta­rio de Es­ta­do co­no­cen a Amé­ri­ca La­ti­na y al Ca­ri­be. El nues­tro ha si­do un con­ti­nen­te so­me­ti­do al do­mi­nio hu­mi­llan­te de EE.UU., in­tere­sa­do so­lo en ex­traer sus re­cur­sos en una re­la­ción de­sigual. Pe­ro Nues­tra Amé­ri­ca ha des­per­ta­do y ya no se­rá tan fá­cil do­ble­gar­la.

La Ha­ba­na, 5 de fe­bre­ro de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.