“La in­de­pen­den­cia es re­sul­ta­do de dra­má­ti­cos sa­cri­fi­cios humanos”

Trabajadores - - NACIONALES - | Has­san Pé­rez Ca­sa­bo­na* *Pro­fe­sor Au­xi­liar del Cen­tro de Es­tu­dios He­mis­fé­ri­cos y so­bre Es­ta­dos Uni­dos (Ceh­seu) de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na

NO LO­GRA pre­ci­sar cuán­tos pro­fe­sio­na­les ha for­ma­do, des­de que se en­ro­ló en el apa­sio­nan­te ejer­ci­cio ma­gis­te­rial, a par­tir de 1971. Na­die po­dría ha­cer­lo, en reali­dad, te­nien­do en cuen­ta las di­ver­sas ge­ne­ra­cio­nes con las que ha tra­ba­ja­do y los in­con­ta­bles es­ce­na­rios donde des­gra­nó aná­li­sis, que con­tri­bu­ye­ron a que en­ten­dié­ra­mos el ex­tra­or­di­na­rio acer­vo que sus­ten­ta el de­ve­nir de nues­tros pue­blos. Sus cla­ses, con­fe­ren­cias e in­ter­ven­cio­nes te­le­vi­si­vas y ra­dia­les de­ja­ron una hue­lla.

Por eso, coe­tá­neos y alum­nos —en la li­cen­cia­tu­ra en His­to­ria, di­fe­ren­tes maes­trías y pro­gra­mas de doc­to­ra­do—, re­ci­bi­mos con or­gu­llo la no­ti­cia de que se le otor­ga­ba el Pre­mio Na­cio­nal de Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­nís­ti­cas co­rres­pon­dien­te al 2017. An­tes, en el 2010, ex­pe­ri­men­ta­mos igual jú­bi­lo al sa­ber­lo ga­na­dor del Pre­mio Ex­tra­or­di­na­rio por el Bi­cen­te­na­rio de la Eman­ci­pa­ción His­pa­noa­me­ri­ca­na, con­vo­ca­do por su que­ri­da Ca­sa de las Amé­ri­cas.

Ser­gio Gue­rra Vi­la­boy ha pu­bli­ca­do más de 40 li­bros, 16 en calidad de coau­tor, y más de 300 ar­tícu­los y en­sa­yos en Cuba, Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pa­ra­guay, Uru­guay, Ar­gen­ti­na y Bra­sil.

La vitalidad que ex­hi­be im­pi­de des­en­mas­ca­rar su edad. Di­cho ím­pe­tu es re­sul­ta­do, en buena me­di­da, de rea­li­zar ejer­ci­cios a dia­rio. “Co­rrí mu­chos años en la pis­ta del Es­ta­dio Uni­ver­si­ta­rio Juan Abrahan­tes. Aho­ra lo ha­go cer­ca de mi ca­sa”.

Es­te in­sig­ne pro­fe­sor se ha desem­pe­ña­do, a lo lar­go de cua­tro dé­ca­das, como je­fe del De­par­ta­men­to de His­to­ria de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía, His­to­ria y So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na. Es Miem­bro de Nú­me­ro de la Aca­de­mia de His­to­ria de Cuba. Des­de el 2010, lue­go de un de­ce­nio como se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo, pre­si­de la Aso­cia­ción de His­to­ria­do­res de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ad­hi­lac).

¿De qué ma­ne­ra co­men­zó ese lar­go pe­re­gri­nar que le hi­zo de­di­car­se a la in­ves­ti­ga­ción y en­se­ñan­za de nues­tras raí­ces y tra­di­cio­nes?

Des­de ni­ño me atra­je­ron las cla­ses de His­to­ria por en­ci­ma de las de­más asig­na­tu­ras. Tam­bién era un lec­tor ávi­do al que in­tere­sa­ban en­ton­ces to­dos los li­bros que caían en mis ma­nos. Re­cuer­do mi pa­sión por las no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les, la cual to­da­vía me acom­pa­ña. A par­tir de los 10 años es­pe­ra­ba a dia­rio con an­sie­dad a que el re­par­ti­dor ti­ra­ra en mi ca­sa el pe­rió­di­co Re­vo­lu­ción. Al ca­bo del tiem­po com­pren­dí que la lec­tu­ra es una he­rra­mien­ta cla­ve, di­ría que de­ci­si­va, no so­lo en la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les en ge­ne­ral, sino pa­ra cual­quier persona que as­pi­re a com­pren­der el mun­do que le ro­dea.

Us­ted in­sis­te en la ne­ce­si­dad de que se com­pren­dan ade­cua­da­men­te los as­pec­tos que ca­ta­lo­ga como “las gran­des lí­neas de la in­de­pen­den­cia”. Re­crée­nos esas cues­tio­nes sus­tan­ti­vas.

Las lu­chas por la eman­ci­pa­ción, en lo que hoy de­no­mi­na­mos Amé­ri­ca La­ti­na, co­men­za­ron, en mi cri­te­rio, en 1790 con la Re­vo­lu­ción Hai­tia­na y fi­na­li­za­ron con las cam­pa­ñas de Si­món Bo­lí­var en Pe­rú y el Al­to Pe­rú, ce­rra­da de for­ma ma­gis­tral con la vic­to­ria mi­li­tar pa­trio­ta en la Ba­ta­lla de Ayacucho, el 9 de di­ciem­bre de 1824; aun­que la com­ple­ta li­be­ra­ción con­ti­nen­tal no se lo­gró has­ta 1826. Por tan­to, du­ran­te al­go más de 35 años, se desa­rro­lló la con­tien­da por la pri­me­ra in­de­pen­den­cia de Nues­tra Amé­ri­ca, si bien la pro­ble­má­ti­ca li­ber­ta­ria se pro­lon­gó, de cier­ta for­ma, has­ta 1830.

Ese pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio su­ma­men­te he­te­ro­gé­neo fue abier­to, te­ne­mos que re­cor­dar­lo siem­pre, con la ma­si­va su­ble­va­ción de los es­cla­vos en Saint Do­min­gue, que de­vino pro­cla­ma­ción de Hai­tí como pri­mer Es­ta­do la­ti­noa­me­ri­cano so­be­rano, en 1804. Dos años más tar­de, el ve­ne­zo­lano Fran­cis­co de Mi­ran­da des­em­bar­có en pla­yas ca­ri­be­ñas pa­ra ini­ciar el pro­ce­so de li­be­ra­ción de to­da His­pa­noa­mé­ri­ca, a la que de­no­mi­nó Co­lom­bia, lo que cons­ti­tu­yó otro hi­to muy im­por­tan­te.

Al­gu­nos his­to­ria­do­res pre­ten­den ne­gar la pro­fun­da con­no­ta­ción so­cial de las ges­tas li­ber­ta­rias. ¿Qué opi­nión le me­re­cen esas posiciones?

Esas te­sis ex­tre­mis­tas ca­re­cen de fun­da­men­to. La lu­cha por la in­de­pen­den­cia de Amé­ri­ca La­ti­na no so­lo es­tu­vo di­ri­gi­da a la eman­ci­pa­ción de las me­tró­po­lis eu­ro­peas —he­cho por sí so­lo de ex­tra­or­di­na­ria re­le­van­cia his­tó­ri­ca—, sino que tam­bién abrió al­ter­na­ti­vas pa­ra un cam­bio ra­di­cal de la sociedad, lo que se ma­ni­fes­tó de di­fe­ren­tes for­mas de un ex­tre­mo al otro del con­ti­nen­te. Du­ran­te to­do el com­ple­jo pro­ce­so eman­ci­pa­dor de 1790 a 1830, fue una cons­tan­te el bre­gar in­terno en­tre los par­ti­da­rios de una re­vo­lu­ción li­mi­ta­da a cam­bios en la es­fe­ra po­lí­ti­ca y los que se pro­po­nían rea­li­zar, en for­ma pa­ra­le­la, pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas, de lo que fue­ron ex­po­nen­tes mo­vi­mien­tos po­pu­la­res como los en­ca­be­za­dos por Hi­dal­go y Mo­re­los en Mé­xi­co, Ma­riano Mo­reno y Ar­ti­gas en el Río de la Pla­ta y, por su­pues­to, Si­món Bo­lí­var. El Li­ber­ta­dor fue el me­jor ex­po­nen­te del ge­nio mi­li­tar y po­lí­ti­co de la eta­pa fi­nal de la in­de­pen­den­cia, ava­la­do por sus idea­les de in­te­gra­ción y bri­llan­tes vic­to­rias de ar­mas.

En es­pe­cial, des­pués de su fruc­tí­fe­ra es­tan­cia en Hai­tí —a la que con­si­de­ra­ba la nación más democrática del mun­do— sin­te­ti­zó lo más avan­za­do del pro­gra­ma re­vo­lu­cio­na­rio, como cuan­do ex­pre­só que le pa­re­cía una lo­cu­ra que en una re­vo­lu­ción de in­de­pen­den­cia se pre­ten­die­ra man­te­ner la es­cla­vi­tud, que era pre­ci­sa­men­te lo que ha­bía ocu­rri­do con la eman­ci­pa­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­te fue, en última ins­tan­cia, el ver­da­de­ro di­le­ma de la in­de­pen­den­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na, la dis­yun­ti­va his­tó­ri­ca a que se re­fe­ría Jo­sé Mar­tí en su en­sa­yo Nues­tra Amé­ri­ca, donde se­ña­ló que el pro­ble­ma de la se­pa­ra­ción de las me­tró­po­lis eu­ro­peas no era el cam­bio de for­mas, sino el cam­bio de es­pí­ri­tu.

Siem­pre re­mar­ca que el pro­ce­so de la in­te­gra­ción de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be cons­ti­tu­ye un sue­ño bi­cen­te­na­rio…

Fue el pro­pio Mi­ran­da el pri­mer crio­llo que con­ci­bió un pro­yec­to pa­ra la in­te­gra­ción con­ti­nen­tal. Des­de 1790 so­ña­ba con una His­pa­noa­mé­ri­ca in­de­pen­dien­te y uni­da, que se nom­bra­ría Co­lom­bia. De al­gu­na ma­ne­ra el pen­sa­mien­to del Pre­cur­sor, como se le co­no­ce, in­flu­yó en otros pa­trio­tas de la ge­ne­ra­ción que hi­zo la in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña como O’Hig­gins, el doc­tor Fran­cia, Hi­dal­go, Mo­reno y Bo­lí­var.

El Li­ber­ta­dor es quien más le­jos lle­gó en los pla­nes in­te­gra­cio­nis­tas de lo que lla­mó la Amé­ri­ca Me­ri­dio­nal, pa­ra di­fe­ren­ciar­la de la del Nor­te, a los cua­les ya alu­dió en su Ma­ni­fies­to de Cartagena de 1812 y en la Con­tes­ta­ción de un ame­ri­cano me­ri­dio­nal o Car­ta de Ja­mai­ca del 6 de sep­tiem­bre de 1815, así como en di­ver­sas mi­si­vas y do­cu­men­tos pos­te­rio­res. Fru­to de sus sue­ños fue la crea­ción de la Gran Co­lom­bia y el Con­gre­so de Pa­na­má en 1826, los que fi­nal­men­te se frus­tra­ron por la fuer­za de la reac­ción in­ter­na y externa.

Casi al fi­na­li­zar el si­glo XIX, an­te la bru­tal aco­me­ti­da de Es­ta­dos Uni­dos so­bre Amé­ri­ca La­ti­na, Jo­sé Mar­tí re­to­mó y en­ri­que­ció el ideal bo­li­va­riano de unidad, pre­ci­sa­men­te cuan­do es­te co­men­za­ba a ser des­vir­tua­do con el pan­ame­ri­ca­nis­mo di­se­ña­do por Es­ta­dos Uni­dos. El con­cep­to mar­tiano de Nues­tra Amé­ri­ca no se li­mi­tó a las an­ti­guas co­lo­nias de Es­pa­ña, al­go co­mún a to­dos los in­ten­tos y pro­pues­tas an­te­rio­res, pues in­cor­po­ró a la to­ta­li­dad de los paí­ses al sur del río Bra­vo sa­li­dos del co­lo­nia­lis­mo y en­fren­ta­dos a la vo­ra­ci­dad de las gran­des po­ten­cias y en particular de Nor­tea­mé­ri­ca. Al pro­cla­mar la te­sis de la in­te­gra­ción con­ti­nen­tal Mar­tí dio nue­vas pro­yec­cio­nes al le­ga­do his­tó­ri­co de Bo­lí­var.

La in­de­pen­den­cia de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, en re­su­men, es re­sul­ta­do de dra­má­ti­cos sa­cri­fi­cios humanos y de acon­te­ci­mien­tos he­roi­cos que no pue­den ol­vi­dar­se. Una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes se en­tre­ga­ron en cuer­po y al­ma a la ta­rea de la li­be­ra­ción na­cio­nal, lle­gan­do in­clu­so a ofren­dar la vi­da en el no­ble em­pe­ño. De­be­mos enal­te­cer el cos­to humano de la eman­ci­pa­ción.

¿En quié­nes pen­só al re­ci­bir el Pre­mio Na­cio­nal de Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­nís­ti­cas?

En to­dos mis pro­fe­so­res, al­gu­nos de ellos ga­lar­do­na­dos an­te­rior­men­te con es­te Pre­mio y otros que fa­lle­cie­ron an­tes de que fue­ra ins­ti­tui­do. Muy en es­pe­cial en los tres que más in­flu­ye­ron en mi for­ma­ción, al mis­mo tiem­po en­tra­ña­bles ami­gos: el gua­te­mal­te­co Ma­nuel Ga­lich, el cu­bano Fran­cis­co Pi­vidal y el ale­mán Manfred Kos­sok, es­te úl­ti­mo mi tu­tor de doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Leip­zig.

El doc­tor Gue­rra Vi­la­boy, se­gun­do a la iz­quier­da, ex­pli­cán­do­le al en­ton­ces presidente pa­ra­gua­yo Fer­nan­do Lu­go, quien tie­ne en sus ma­nos el pro­gra­ma del even­to, as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el Con­gre­so Internacional de Ad­hi­lac que se ce­le­bró en Asunción, en oc­tu­bre del 2011. | fo­to: Cortesía del en­tre­vis­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.