He­la­do D’Mo­rón

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

Apro­ve­ché un es­cam­pa­do en es­tos días de llu­vias pa­ra ir al Cop­pe­lia de la ciu­dad de Mo­rón, al nor­te de la cen­tral pro­vin­cia de Cie­go de Ávi­la.

Por cier­to, tan de­mo­rón es el he­la­do que se de­rri­te an­te los ojos re­ple­tos de cu­rio­si­dad de los con­su­mi­do­res. Ima­gí­nen­se que pri­me­ro hay que ha­cer una co­la afue­ra y otra den­tro has­ta lle­gar al mos­tra­dor, donde em­pie­za a des­bor­dar­se la co­pa y no pre­ci­sa­men­te de he­la­do.

Allí re­per­cu­te como una es­pe­cie de con­fa­bu­la­ción. La bo­lea­do­ra gui­ña un ojo, la de­pen­dien­ta le da un rá­pi­do pase de mano al ali­men­to y la ra­ción cae en el re­ci­pien­te del clien­te, quien pre­gun­ta: “¿Por fin, una o me­dia bo­la?”.

“¡Com­pay, es­tán apre­tan­do!”, ex­cla­ma­ba uno de los arri­ma­dos a la me­sa. Y le so­bra­ban ra­zo­nes, por­que no se tra­ta­ba so­lo de me­nor can­ti­dad del pro­duc­to ser­vi­do al mis­mo pre­cio, sino tam­bién de me­nos sa­bo­res y de ofer­tas, va­rios tra­ba­ja­do­res con­ver­san­do y na­da más que una em­plea­da des­pa­chan­do.

Esa en­sa­la­da de sin­sa­bo­res no se co­rres­pon­de con el es­fuer­zo que po­si­bi­li­tó res­tau­rar la unidad Coo­pe­lia de la Ciu­dad del Ga­llo, donde se efec­tuó el pa­sa­do año el ac­to pro­vin­cial por la efe­mé­ri­de del 26 de Ju­lio.

No obs­tan­te, el sis­te­ma de ven­ta al mos­tra­dor, des­de el que la gen­te tie­ne que lle­var la ban­de­ja has­ta las me­sas pa­ra lue­go de­gus­tar el he­la­do, nun­ca ha cons­ti­tui­do un ade­cua­do ac­to de cortesía pa­ra con los vi­si­tan­tes.

Múl­ti­ples ra­zo­nes po­seen los mo­ro­nen­ses de es­ta ra­ma pa­ra me­jo­ra­rar su ges­tión. | Jo­sé Luis Martínez Ale­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.