Cán­cer de piel: pre­ve­ni­ble y cu­ra­ble

Trabajadores - - SALUD - Ana Mar­ga­ri­ta Gon­zá­lez Eddy Mar­tin

Ca­da 4 de fe­bre­ro se ha­ce un lla­ma­do pa­ra ele­var la per­cep­ción de ries­go so­bre el cán­cer y las po­si­bi­li­da­des de re­du­cir el nú­me­ro de muer­tes evi­ta­bles

EL CÁN­CER, en cual­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, cons­ti­tu­ye un trau­ma pa­ra el en­fer­mo y pa­ra sus fa­mi­lia­res. Ca­da año, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud jun­to a otras ins­ti­tu­cio­nes po­ne én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de em­pren­der ac­cio­nes que im­pul­sen la lu­cha glo­bal con­tra esa en­fer­me­dad.

El ob­je­ti­vo es re­du­cir el nú­me­ro de muer­tes evi­ta­bles. Por ello se pre­ten­de au­men­tar la per­cep­ción so­bre el cán­cer en­tre la po­bla­ción y pre­sio­nar a los Go­bier­nos pa­ra que adop­ten me­di­das con­tra es­te pa­de­ci­mien­to.

En Cuba hay ex­pe­rien­cias que de­mues­tran que uno de ellos, el cán­cer de piel, es pre­ve­ni­ble; y exis­ten tra­ta­mien­tos que en bre­ve pla­zo lo­gran su cu­ra­ción, afir­man los doc­to­res Karel Du­rán Ma­rre­ro y Vla­di­mir Sánchez, es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria.

Ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas, el ma­yor da­ño a la piel

Las ra­dia­cio­nes so­la­res son im­pres­cin­di­bles pa­ra la vi­da en la Tie­rra: de­ter­mi­nan la fo­to­sín­te­sis, el cli­ma, los pro­ce­sos me­teo­ro­ló­gi­cos, pe­ro es­tán las ul­tra­vio­le­tas, que son da­ñi­nas si nos ex­po­ne­mos de ma­ne­ra in­sa­na, ex­ce­si­va, por­que pro­du­cen da­ños a la piel, ex­pli­có la doc­to­ra Karel Du­rán Ma­rre­ro, es­pe­cia­lis­ta en Der­ma­to­lo­gía de los ser­vi­cios mé­di­cos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

Co­men­tó que ese cri­te­rio es­tá re­co­gi­do en la li­te­ra­tu­ra, pro­ba­do des­de 1922 por un fí­si­co ale­mán que pa­de­cía tu­bercu­losis y fue a los Al­pes sui­zos a to­mar el sol, el ai­re de las mon­ta­ñas. Allí se dio cuen­ta de que su piel en­ro­je­cía; es­tu­dió las ra­dia­cio­nes y lle­gó a la con­clu­sión de que las ul­tra­vio­le­tas eran las que pro­vo­ca­ban esa ma­ni­fes­ta­ción.

Pos­te­rior­men­te, mu­chí­si­mos es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos han de­mos­tra­do que el sol pro­du­ce da­ño en la piel. La evi­den­cia es­tá en que las le­sio­nes salen en las zo­nas ex­pues­tas, y son más co­mu­nes en las áreas geo­grá­fi­cas cer­ca­nas al Ecua­dor.

Con el au­men­to de la edad se in­cre­men­ta la apa­ri­ción de es­tas le­sio­nes, lo que confirma su efec­to acu­mu­la­ti­vo, so­bre to­do en las per­so­nas de piel y ojos cla­ros, de fo­to­ti­pos cu­tá­neos ba­jos, es de­cir, me­nos pro­tec­ción na­tu­ral con­tra las ra­dia­cio­nes so­la­res, por tan­to tie­nen más fo­to­da­ño y pa­de­cen con más fre­cuen­cia cán­cer de piel, ase­gu­ró Karel.

“El fo­to­da­ño cu­tá­neo es el con­jun­to de le­sio­nes que se pro­du­cen en la piel, los cam­bios aso­cia­dos a la ex­po­si­ción in­dis­cri­mi­na­da de las ra­dia­cio­nes so­la­res. Hay otros tér­mi­nos como el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, que se re­fie­re a cam­bios en la es­truc­tu­ra de la piel, oca­sio­na­dos por la atro­fia cu­tá­nea o las arru­gas.

“En Cuba y en el mun­do es la for­ma clí­ni­ca de cán­cer más fre­cuen­te, el úl­ti­mo anua­rio es­ta­dís­ti­co lo afir­ma. Se re­por­ta que al­re­de­dor de 9,6 por ca­da 100 mil hom­bres y 8,0 por 100 mil en las mu­je­res pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad en el país.

“No es el que oca­sio­na la más al­ta mor­ta­li­dad, pe­ro sí la ma­yor mor­bi­li­dad por cán­cer. Es­tá el ti­po me­la­no­ma ma­ligno, que es una for­ma muy agre­si­va, y el no me­la­no­ma, re­pre­sen­ta­do fun­da­men­tal­men­te por el car­ci­no­ma ba­so­ce­lu­lar y el epi­der­moi­de, que ra­ra­men­te pro­du­cen me­tás­ta­sis”.

Acu­dir al mé­di­co

La doc­to­ra Karel Du­rán acon­se­ja que cuan­do apa­re­ce una le­sión cu­tá­nea pue­de ser de ti­po no­du­lar, una úl­ce­ra en la piel o en las mu­co­sas que no te­nía an­te­rior­men­te, que no se cu­ra, un lu­nar que ha cam­bia­do es­truc­tu­ral­men­te su co­lor, su for­ma, que le cre­ce, le san­gra, le pi­ca, le due­le, que se ha he­cho irre­gu­lar, la persona de­be acu­dir al es­pe­cia­lis­ta pa­ra ha­cer el diag­nós­ti­co o des­car­tar el cán­cer de piel.

Los ga­le­nos dis­po­nen del mé­to­do clí­ni­co, la der­ma­tos­co­pía o la his­to­pa­to­lo­gía pa­ra ha­cer el diag­nós­ti­co, y de otros com­ple­men­ta­rios pa­ra con­fir­mar­lo.

Pre­ve­nir des­de la in­fan­cia

Se­gún ase­ve­ra la en­tre­vis­ta­da, lo más im­por­tan­te es pre­ve­nir es­te ti­po de en­fer­me­dad, to­mar ac­cio­nes des­de la in­fan­cia. “De­be­mos en­se­ñar a las per­so­nas que las ra­dia­cio­nes so­la­res tie­nen un efec­to acu­mu­la­ti­vo, que se que­dan en el ge­no­ma de las cé­lu­las, en el ADN, y que la pro­tec­ción so­lar hay que sos­te­ner­la des­de la in­fan­cia.

¿Có­mo? Se pre­gun­ta y res­pon­de: “Uti­li­zan­do me­dios fí­si­cos, ro­pas que cu­bran to­da la piel, som­bre­ros, pa­me­las, go­rras, som­bri­llas; apro­ve­chan­do la som­bra na­tu­ral que nos pue­den brin­dar los ár­bo­les, una edi­fi­ca­ción; usan­do me­dios quí­mi­cos: la última re­co­men­da­ción de los es­tu­dio­sos a ni­vel internacional es que se de­be em­plear uno que ten­ga un fac­tor de pro­tec­ción so­lar igual o ma­yor de 20; una cre­ma que se po­ne en la piel me­dia ho­ra an­tes de sa­lir de ca­sa y de­be apli­car­se de nue­vo si la persona su­da mu­cho o si se ba­ña.

“Evi­tar la in­ci­den­cia de los ra­yos del sol en­tre las diez de la ma­ña­na y las cua­tro de la tar­de; pro­te­ger­se los ojos con es­pe­jue­los os­cu­ros, por­que tam­bién los ra­yos so­la­res pue­den da­ñar­los, y rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre en los ho­ra­rios de me­nor ra­dia­ción.

“Hay que ha­cer­se el au­to­exa­men de piel: re­vi­sar­se ca­da cier­to tiem­po pa­ra bus­car nue­vas le­sio­nes y acu­dir al mé­di­co an­te al­gu­na de ellas”.

La doc­to­ra re­co­no­ce que existe ma­yor per­cep­ción de ries­go. Lo que se ha he­cho en pro­mo­ción y pre­ven­ción de sa­lud no ha si­do en vano, pe­ro hay que in­sis­tir en que las per­so­nas se pro­te­jan más des­de la in­fan­cia, acu­dan al mé­di­co tem­pra­na­men­te, y si es inevi­ta­ble la ex­po­si­ción al sol en las ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les pres­tar­le to­da la aten­ción a lo ex­pues­to an­te­rior­men­te.

Ex­pe­rien­cia con el He­ber­fe­ron

Vla­di­mir Sánchez, es­pe­cia­lis­ta de Se­gun­do Gra­do en Der­ma­to­lo­gía del po­li­clí­ni­co Cen­tro, en San­cti Spí­ri­tus, ob­tie­ne ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos con la apli­ca­ción del He­ber­fe­ron: “Una mez­cla de dos in­ter­fe­ro­nes, crea­do por el Doc­tor en Cien­cias Iral­do Be­llo Ri­ve­ro, del Cen­tro de In­ge­nie­ría Ge­né­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía, que sa­lió al mer­ca­do con un re­gis­tro sa­ni­ta­rio a par­tir del 2016, y la nues­tra fue la pri­me­ra pro­vin­cia en uti­li­zar­lo por la al­ta in­ci­den­cia de cán­cer cu­tá­neo”.

El es­pe­cia­lis­ta re­cal­có que en esa re­gión hay va­rios mu­ni­ci­pios con un al­to ries­go pa­ra con­traer la do­len­cia, en­tre ellos ci­tó a Tri­ni­dad, que es cos­te­ro y la gen­te se ex­po­ne de­ma­sia­do al sol; La Sier­pe, emi­nen­te­men­te agrí­co­la y San­cti Spí­ri­tus, que in­clu­ye los po­bla­dos de Tu­nas de Za­za y Mé­dano, zo­nas de más al­ta in­ci­den­cia por­que sus po­bla­do­res se ex­po­nen al sol y no tie­nen per­cep­ción de ries­go.

“Ca­bai­guán, con mu­cha des­cen­den­cia de ga­lle­gos y pre­do­mi­nio de la agri­cul­tu­ra. Allí hi­ci­mos un estudio con Geo­cu­ba y que­dó evi­den­cia­do que es uno de los te­rri­to­rios donde el ar­bo­la­do ur­bano es­tá más da­ña­do; la flo­res­ta protege un 60 % de las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas.

“Es­ta­mos uti­li­zan­do el He­ber­fe­ron en cual­quier lo­ca­li­za­ción de cual­quier ti­po y en cual­quier gra­do. Hi­ci­mos una pes­qui­sa a par­tir de agos­to del 2016, y al año va­lo­ra­mos 147 pa­cien­tes to­dos en­fer­mos, de esos he­mos tra­ta­do más de 60 con el pro­duc­to.

“Es muy im­por­tan­te ya que ha ve­ni­do a me­jo­rar la calidad de vi­da, por­que mu­chos tie­nen le­sio­nes inope­ra­bles por la lo­ca­li­za­ción o el ta­ma­ño de es­tas, que se si­túan en la re­gión fa­cial —el 80 %—.

“In­fil­tra­mos el me­di­ca­men­to pe­ri­le­sio­nar y se eva­lúa el pa­cien­te a las 16 se­ma­nas. An­tes de apli­car­lo hay que ha­cer una der­ma­tos­co­pia, una biop­sia pa­ra con­fir­mar qué ti­po de tu­mor es; el me­di­ca­men­to ayu­da a re­du­cir­lo an­tes de ope­rar o al des­apa­re­cer la le­sión el pa­cien­te que­da cu­ra­do”, in­di­có Vla­di­mir.

“Te­ne­mos res­pues­tas com­ple­tas, casi siem­pre lo em­plea­mos en pa­cien­tes donde ya la ci­ru­gía no es po­si­ble, tu­mo­res gran­des o en el can­to in­terno del ojo, donde es muy di­fí­cil, por­que pue­de afec­tar el con­duc­to la­gri­mal.

“De 60 pa­cien­tes has­ta hoy tra­ta­dos, 22 tie­nen res­pues­ta com­ple­ta; 20 par­cial, y 15 no se han eva­lua­do por­que no tie­nen el tiem­po. La idea es apli­car­lo donde no es po­si­ble ope­rar, por­que hay ti­pos de cán­cer que con ci­ru­gía re­suel­ven y se cu­ran.

“Hay es­tu­dios en cur­so con el uso del He­ber­fe­ron que de­mues­tran que des­pués de cin­co años el pa­cien­te no ha pre­sen­ta­do nin­gún otro tu­mor”.

Vla­di­mir Sánchez: “Te­ne­mos res­pues­tas com­ple­tas con el He­ber­fe­ron que de­mues­tran que el cán­cer de piel es cu­ra­ble”.

“Si apa­re­cen le­sio­nes nue­vas o lu­na­res que cam­bian es­truc­tu­ral­men­te hay que acu­dir al es­pe­cia­lis­ta”, ase­gu­ró Karel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.