Eu­se­bio Leal: Pa­sión por la pa­la­bra

Trabajadores - - 27 FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO 2018 - | Yu­ris Nó­ri­do

La his­to­ria de es­te hom­bre es ejem­plo me­ri­diano del po­der del em­pe­ño y la de­ter­mi­na­ción cuan­do acom­pa­ñan al ta­len­to.

Hu­mil­de fue su cu­na. Eran otros los tiem­pos. No pu­do el ni­ño ac­ce­der a la edu­ca­ción que sus ca­pa­ci­da­des y de­seos ame­ri­ta­ban. Pe­ro el an­he­lo de apren­der lo acom­pa­ñó siem­pre.

Los li­bros le abrie­ron puer­tas que pa­re­cían ce­rra­das: un mun­do que se an­to­ja­ba in­fi­ni­to, como in­fi­ni­ta es la sa­bi­du­ría uni­ver­sal: a ca­da hom­bre le es da­ble so­lo una por­ción ín­fi­ma, y así y to­do, es ti­tá­ni­ca la la­bor de con­quis­tar­la, de ate­so­rar­la, de le­gar­la a los de­más en el ejer­ci­cio ho­no­ra­ble del ma­gis­te­rio.

Eso lo com­pren­dió rá­pi­da­men­te aquel ni­ño, aquel ado­les­cen­te que pa­sa­ba ho­ras —sus me­jo­res ho­ras— le­yen­do.

La Re­vo­lu­ción triun­fan­te de enero de 1959 mar­có los de­rro­te­ros de su ge­ne­ra­ción, mu­chos de esos mu­cha­chos tu­vie­ron de­lan­te un com­pen­dio nun­ca vis­lum­bra­do de po­si­bi­li­da­des.

Él lla­mó la aten­ción por lo en­cen­di­do de su ver­bo, por su fa­ci­li­dad pa­ra tren­zar ideas, que acu­dían en tro­pel des­lum­bran­te. La re­tó­ri­ca es ar­te de fas­ci­na­ción, fas­ci­na­ción útil y du­ra­de­ra si es­tá sus­ten­ta­da por la pro­fun­di­dad y la con­tun­den­cia del pen­sa­mien­to. Era su ca­so.

Pe­ro to­da­vía fal­ta­ba mu­cho estudio, mu­cho in­ter­cam­bio pro­ve­cho­so con los gran­des in­te­lec­tua­les... y con la gen­te co­mún, que no es tan co­mún en de­fi­ni­ti­va: to­dos te­ne­mos al­go pa­ra en­se­ñar, lo que a ve­ces fal­tan oí­dos.

Él es­cu­chó mu­cho, no te­mió to­car puer­tas, se aso­mó cu­rio­so al to­rren­te de la his­to­ria (la más evi­den­te y la re­cón­di­ta), bus­có re­fe­ren­tes, com­pa­ró, pu­so en con­tex­to, se em­pe­ñó en des­cu­brir gran­des cau­ces y afluen­tes.

Y su­po que la his­to­ria no es már­mol frío e im­pa­si­ble, sino cuer­po pal­pi­tan­te. La his­to­ria es la gen­te. La his­to­ria es cons­truc­ción per­ma­nen­te. Y a la gen­te y a esa cons­truc­ción se con­sa­gró.

No ha si­do nun­ca un sa­bio de ga­bi­ne­te. Ha re­co­rri­do las ca­lles, ha pal­pa­do las pie­dras so­bre las que se eri­gen los mo­nu­men­tos, ha con­cre­ta­do ideas. Qui­zás por eso le ha fal­ta­do tiem­po pa­ra es­cri­bir.

Pe­ro la ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes son su li­bro ma­yor. Y ca­da vez que nos ha­bla, con­mue­ve, ta­les son su vue­lo y su ver­dad.

Eu­se­bio Leal Spen­gler es uno de los pun­ta­les de nues­tra Re­pú­bli­ca de ideas, esa que pre­si­de Jo­sé Mar­tí (su Mar­tí ve­ne­ra­do, siem­pre acree­dor).

La de­di­ca­to­ria de es­ta Fe­ria del Li­bro es, no me­nos, un ac­to de jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.