Lu­char en el pre­sen­te pa­ra el fu­tu­ro

Trabajadores - - NACIONALES -

La fo­to mues­tra a un jo­ven pa­dre que abra­za con ca­ri­ño a una de sus dos hi­jas. No pu­do ver­las cre­cer por­que de­ci­dió en­ro­lar­se des­de tem­pra­na edad a la lu­cha pa­ra trans­for­mar la sociedad in­jus­ta en que vi­vía, con el pro­pó­si­to de ofre­cer­les un por­ve­nir me­jor a sus pe­que­ñas y a to­dos sus com­pa­trio­tas, aun­que pa­ra lo­grar­lo tu­vie­se que sa­cri­fi­car su exis­ten­cia, que le arre­ba­ta­ron a los 34 años.

Así fue Fer­nan­do Che­nard Piña, quien na­ció en 1919, el 4 de fe­bre­ro, fe­cha es­co­gi­da en su ho­me­na­je como el Día del Tra­ba­ja­dor del Co­mer­cio, la Gas­tro­no­mía y los Ser­vi­cios.

Che­nard co­men­zó a la­bo­rar como bo­de­gue­ro, pe­ro fue mu­cho más: sin­di­ca­lis­ta, fo­tó­gra­fo re­vo­lu­cio­na­rio, com­ba­tien­te.

Se em­pe­ñó en la ta­rea de crear el Sin­di­ca­to de Obre­ros y Em­plea­dos del Co­mer­cio de Ví­ve­res al De­ta­lle, del que lle­gó a ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral, y den­tro del cual or­ga­ni­zó una frac­ción del Partido Unión Re­vo­lu­cio­na­ria Co­mu­nis­ta.

Fun­dó y di­ri­gió la re­vis­ta El De­pen­dien­te, con­ver­ti­da en ór­gano de la re­bel­día de los tra­ba­ja­do­res del ra­mo, donde con­de­nó, en un edi­to­rial con mo­ti­vo de un aniver­sa­rio del na­ta­li­cio del Após­tol, a los que uti­li­za­ban de­ma­gó­gi­ca­men­te su fi­gu­ra pa­ra ha­cer alar­de de pa­trio­tis­mo: “No­so­tros no ha­bla­mos de Mar­tí, sino que a me­di­da de nues­tras fuer­zas y re­cur­sos tra­ta­mos de cum­pli­men­tar sus pos­tu­la­dos: los del res­pe­to, los de la jus­ti­cia y los de la de­fen­sa de to­dos los ol­vi­da­dos”.

Así lo hi­zo. In­gre­só en las fi­las del Partido Or­to­do­xo y se vin­cu­ló al gru­po de re­vo­lu­cio­na­rios en­ca­be­za­do por Fi­del. Pa­ra en­ton­ces Che­nard se ha­bía he­cho fo­tó­gra­fo y usa­ba su cá­ma­ra como un ar­ma de de­nun­cia de los des­ma­nes del ba­tis­ta­to.

Pa­ra en­gro­sar los fon­dos con vis­tas a la acción ar­ma­da que se pre­pa­ra­ba ven­dió su estudio fo­to­grá­fi­co y fue uno de los asal­tan­tes del cuar­tel Mon­ca­da el 26 de ju­lio de 1953. Fra­ca­sa­da la acción, Fi­del le en­co­men­dó trans­mi­tir la or­den de re­ti­ra­da a los com­ba­tien­tes que se en­con­tra­ban en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia y en el Hos­pi­tal Ci­vil, pe­ro Che­nard no pu­do cum­plir la mi­sión. Fue de­te­ni­do, tor­tu­ra­do y ase­si­na­do. | Alina Martínez Triay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.