Ala­za­nes, pa­si­to a pa­si­to…

Trabajadores - - DEPORTES -

Gua­da­la­ja­ra.— No siem­pre cuan­do se ga­na, un equi­po jue­ga a las mil ma­ra­vi­llas y convence. Sin em­bar­go, la imagen que han de­ja­do has­ta hoy los Ala­za­nes de Gran­ma con sus dos triun­fos son es­ti­mu­lan­tes y pro­duc­ti­vas, en fun­ción de cum­plir el ob­je­ti­vo que el pa­sa­do año no lo­gra­ron: lle­gar a dis­cu­tir el tí­tu­lo en la que ca­da vez mu­chos co­le­gas de­no­mi­nan la Se­rie Mun­dial de Béis­bol La­ti­na.

Con una ali­nea­ción que tu­vo como no­ve­dad la in­clu­sión de Yu­ris­bel Gra­cial en el jar­dín de­re­cho y como ter­ce­ro a la ofen­si­va, el men­tor Car­los Mar­tí apos­tó a su fi­lo­so­fía fa­vo­ri­ta de “ha­cer ca­rre­ras pa­ra lue­go de­fen­der­las con el pit­cheo”. Una le­sión ines­pe­ra­da de Al­fre­do Des­paig­ne lo obli­gó a rea­li­zar el pri­mer ajus­te y na­da más sa­bio que co­lo­car a Fre­de­rich Ce­pe­da en ese turno, en tan­to la op­ción de de­sig­na­do po­drá se­guir­la mo­vien­do con un ban­co po­de­ro­so.

En las son­ri­sas con­tra Ca­ri­bes de An­zoá­te­gui (Ve­ne­zue­la) y To­ma­te­ros de Cu­lia­cán (Mé­xi­co) im­pre­sio­nan el ba­teo co­lec­ti­vo (322 de ave­ra­ge, con 20 im­pa­ra­bles, en­tre ellos tres do­bles y un jon­rón), la her­mé­ti­ca de­fen­sa del cua­dro (fil­deos de Car­los Be­ní­tez y Raúl Gon­zá­lez han sal­va­do más de una en­tra­da) y la uti­li­za­ción eco­nó­mi­ca de cin­co lan­za­do­res.

En es­te úl­ti­mo pun­to, si­gue la in­con­for­mi­dad con traer al ce­rra­dor cuan­do la si­tua­ción pe­li­gra y no des­de el ini­cio del no­veno ca­pí­tu­lo, pe­ro el má­na­ger gran­men­se tie­ne pro­ba­da ca­pa­ci­dad y no re­nun­cia­rá a su tác­ti­ca de siem­pre, por más que el béis­bol mo­derno di­ga lo con­tra­rio y hoy ten­ga en su staff a dos de los me­jo­res apa­ga­fue­gos de Cuba, Mi­guel Lahe­ra y Rai­del Martínez.

Con un desem­pe­ño idén­ti­co a la edi­ción pa­sa­da —tam­bién se im­pu­sie­ron en las dos pri­me­ras sa­li­das al te­rreno—, lo que res­ta en la ron­da pre­li­mi­nar no de­be preo­cu­par en ex­tre­mo a los bi­cam­peo­nes de nues­tra Se­rie Na­cio­nal, pues ya tie­nen en la mano el bo­le­to a la se­mi­fi­nal y por lo vis­to las ten­sio­nes ma­yo­res ron­dan al elen­co an­fi­trión, sin mar­car la cruz has­ta el cierre de es­ta edi­ción.

Ha­cia el ca­mino que que­da por re­co­rrer, las acer­ta­das ju­ga­das de co­rri­do y ba­teo, los emer­gen­tes pre­ci­sos y una es­ta­bi­li­dad de la co­lum­na cen­tral del equi­po (Roel-Man­du­ley-Gra­cial-Ce­pe­da-Avi­lés) se an­to­jan como tres ele­men­tos im­pres­cin­di­bles pa­ra avan­zar ha­cia una hi­po­té­ti­ca fi­nal a la que as­pi­ran con más fuer­za los con­jun­tos ve­ne­zo­la­nos y bo­ri­cuas, aun­que el sis­te­ma de com­pe­ten­cias pue­de per­mi­tir, como ha su­ce­di­do, que un elen­co con un triun­fo en pre­li­mi­nar se co­ro­ne si se im­po­ne en los co­te­jos de muer­te sú­bi­ta.

Sea cual sea el re­sul­ta­do, Ala­za­nes de Gran­ma an­da can­tan­do el te­ma mu­si­cal de mo­da: des­pa­ci­to, des­pa­ci­to… Y con ellos va Cuba en­te­ra, cual ma­gia de iden­ti­dad con un de­por­te que si­gue pa­re­cién­do­se a la vi­da.

| fo­to: Ro­ber­to Mo­re­jón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.