Amar­go

Trabajadores - - SALUD -

en­fren­tan los hom­bres, y que las mu­je­res ca­da vez con­su­men más; pe­se a que a ellas les cues­ta más tra­ba­jo re­co­no­cer­se co­mo de­pen­dien­tes y por en­de, ini­ciar un po­si­ble tra­ta­mien­to.

Pa­ra­le­la­men­te a ca­da uno de es­tos es­ce­na­rios, exis­te una pos­tu­ra so­cial de gran im­pac­to en es­te sen­ti­do, y que al pa­re­cer, se man­tie­ne con el pa­so del tiem­po.

Mien­tras que el con­su­mo de dro­gas co­mo la ma­rihua­na es am­plia­men­te re­cha­za­do y re­co­no­ci­do co­mo un pro­ble­ma de sa­lud, no ocu­rre lo mis­mo con el alcoholismo.

Los cen­tros de sa­lud, los es­pe­cia­lis­tas y to­das las ins­ti­tu­cio­nes re­la­cio­na­das con el te­ma lo se­ña­lan co­mo una en­fer­me­dad; sin em­bar­go, la ma­yo­ría de la gen­te se em­pe­ña en no iden­ti­fi­car­lo co­mo tal y lle­gan a sub­va­lo­rar es­te pa­de­ci­mien­to.

De he­cho, son po­cos quie­nes di­cen: te es­tás con­vir­tien­do en un al­cohó­li­co. Usual­men­te el ca­mino ha­cia la en­fer­me­dad pa­sa inad­ver­ti­do, sa­lud@tra­ba­ja­do­res.cu has­ta que un día co­mien­za la mar­gi­na­ción y el cues­tio­na­mien­to. In­clu­so, hay quie­nes han trans­cu­rri­do to­da su vida sin tra­tar­se, por mie­do al re­cha­zo y al es­tig­ma.

Más allá de lo fí­si­co

¿Es po­si­ble me­dir en to­da su di­men­sión las con­se­cuen­cias de la adic­ción al al­cohol? ¿Si es así, qué ten­dría ma­yor pe­so pa­ra el en­fer­mo, los más de 150 pa­de­ci­mien­tos que el con­su­mo con­tri­bu­ye a desa­rro­llar o la ver­güen­za que le pro­vo­có a su hi­jo cuan­do, ebrio, lo re­co­gió en la es­cue­la?

No hay me­di­ción po­si­ble. Se tra­ta de con­se­cuen­cias fí­si­cas y psi­co­so­cia­les, no so­lo pa­ra quien su­fre la adic­ción, sino tam­bién pa­ra sus fa­mi­lia­res y ami­gos.

Múl­ti­ples son los mo­men­tos en los cua­les un in­di­vi­duo, ba­jo los efec­tos de sus­tan­cias etí­li­cas, se com­por­ta ofen­si­vo, irres­pe­tuo­so y agre­si­vo; son esos ins­tan­tes en que di­jo e hi­zo aque­llas cosas de las que, so­brio, tal vez, no hay un se­gun­do en que no se arre­pien­ta.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud pro­pi­cian el ac­ce­so ma­si­vo a las di­fe­ren­tes for­mas de tra­ta­mien­to, por lo cual la per­so­na pue­de acu­dir al mé­di­co de fa­mi­lia pa­ra que es­te lo en­ca­mi­ne. Todo ello sig­ni­fi­ca que las opor­tu­ni­da­des pa­ra la re­cu­pe­ra­ción es­tán al al­can­ce de una de­ci­sión.

El ni­ño de Juan es­tá apren­dien­do a leer, a es­cri­bir, a pen­sar, a re­co­no­cer una men­ti­ra y a re­cha­zar el al­cohol —¿Pa­pá, qué es eso?—, le pre­gun­tó una vez se­ña­lan­do un va­so plás­ti­co que es­te te­nía en la mano. –Es agua, ne­ne—; le res­pon­dió in­ge­nuo. –No me di­gas más mentiras, y no to­mes más— fue la res­pues­ta que re­ci­bió.

Des­gra­cia­da­men­te, hay mi­les de Juan por ahí. Al­guno a la vis­ta de to­dos, otros ocul­tos en el con­fort que ofre­cen ex­pre­sio­nes co­mo: “El cu­bano es to­ma­dor por na­tu­ra­le­za”.

Exis­ten otras op­cio­nes pa­ra com­par­tir con ami­gos o fa­mi­lias. | fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

En Cu­ba el alcoholismo es un pro­ble­ma de sa­lud. | Ilustración: Elsy Fró­me­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.