Pa­ra es­tar se­gu­ros y lejos del mar

Trabajadores - - NACIONALES - | Gre­tel Díaz Mon­tal­vo

Ar­nal­do Her­nán­dez Iza­gui­rre no es un hom­bre frá­gil. Es fuer­te y se ha de­di­ca­do siem­pre a la pes­ca. El ner­vio­sis­mo le nu­bla­ba los pen­sa­mien­tos. No po­día ser de otra for­ma: lue­go de vi­vir 58 años cer­ca del mar, es­te se lo qui­tó to­do. Ahora le de­vol­vían la ale­gría con una ca­sa nue­va.

Una his­to­ria que pue­den vi­vir otros

“Sep­tiem­bre del 2017 fue el mes más os­cu­ro de mi vi­da. El hu­ra­cán Ir­ma se ha­bía lle­va­do mi ca­sa, mis re­cuer­dos”, cuen­ta Ar­nal­do, uno de los ha­bi­tan­tes de las 38 vi­vien­das que de­rrum­bó to­tal­men­te el me­teo­ro en Pla­ya Flo­ri­da, asen­ta­mien­to cos­te­ro de Ca­ma­güey, don­de otras 118 tam­bién fue­ron afec­ta­das.

“Lle­vo unos 40 años de­di­ca­do a la pes­ca, y he vis­to la bra­vu­ra del mar, pe­ro nun­ca pen­sé que me pa­sa­ría es­to”, ex­pli­ca. Él co­no­cía que el ni­vel del agua subía agre­si­va­men­te ca­da año y que la co­mu­ni­dad pe­li­gra­ba, y a pe­sar de es­to con­fia­ba en con­ti­nuar ob­te­nien­do ri­que­zas de esa in­men­si­dad.

Pe­ro los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos que han im­pac­ta­do al país, in­clui­do Ir­ma, se han en­sa­ña­do con los pue­blos a ori­llas del mar. Por eso el pro­gra­ma co­no­ci­do co­mo Ta­rea Vi­da, que con­tro­la e im­ple­men­ta el Mi­nis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Me­dio Am­bien­te, pre­vé den­tro de sus ac­cio­nes el en­fren­ta­mien­to al cam­bio cli­má­ti­co y la re­duc­ción de vul­ne­ra­bi­li­da­des en las zo­nas de ma­yor ries­go, con la pro­pues­ta de tras­la­dar las co­mu­ni­da­des ha­cia lu­ga­res más se­gu­ros.

Ar­nal­do, lo com­pren­de, y fue de los pri­me­ros en dar el pa­so e ir­se a vi­vir más lejos, a unos 20 ki­ló­me­tros, en la nue­va y remozada co­mu­ni­dad de La Por Fuer­za, en lo que fue­ran las ins­ta­la­cio­nes del preuni­ver­si­ta­rio ru­ral Ma­rio Mu­ñoz. Allí se eri­gie­ron 54 ca­sas, en una pri­me­ra fa­se, jun­to a un con­sul­to­rio mé­di­co, una far­ma­cia, una bo­de­ga, una es­cue­la pri­ma­ria, un cen­tro de gas­tro­no­mía, un com­ple­jo de­por­ti­vo-re­crea­ti­vo y otros ser­vi­cios bá­si­cos pa­ra el ca­si me­dio cen­te­nar de fa­mi­lias de Pla­ya Flo­ri­da, que ahora duer­men tran­qui­los, lejos del mar.

La fór­mu­la se re­pi­te

Más de 43 mil 680 vi­vien­das en Ca­ma­güey fue­ron da­ña­das por el pa­so del me­teo­ro, y de es­tas unas 11 mil 780 fue­ron de­rrum­ba­das to­tal­men­te, y 31 mil 910 de for­ma par­cial. Es­to acen­tuó la ur­gen­cia de cons­truir y re­pa­rar, y ha pro­vo­ca­do que las au­to­ri­da­des di­se­ñen pro­gra­mas en­fo­ca­dos en ello.

En el te­rri­to­rio agra­mon­tino son mu­chos los in­ten­tos: se fo­men­ta la pro­duc­ción lo­cal de ma­te­ria­les pa­ra la cons­truc­ción y se apro­ve­chan al má­xi­mo las ma­te­rias primas, tam­bién an­ti­guos lo­ca­les de ins­ti­tu­cio­nes pa­ra el mon­ta­je de nue­vas mo­ra­das. Así han sur­gi­do co­mu­ni­da­des y se han me­jo­ra­do otras tan­tas, que ha da­do co­mo re­sul­ta­do la in­ter­ven­ción cons­truc­ti­va en más de 30.

La co­mu­ni­dad An­to­nio Ma­ceo es una de esas nue­vas don­de se apro­ve­cha­ron lo­ca­les de la an­ti­gua Es­cue­la de Ca­pa­ci­ta­ción de la Cons­truc­ción, en el re­par­to Ju­ru­quey. “Las pri­me­ras 18 edi­fi­ca­cio­nes es­tán lis­tas, pe­ro se es­pe­ra le­van­tar otras 40. Cuan­do em­pren­di­mos es­ta ta­rea no so­lo nos pu­si­mos a pen­sar en los dam­ni­fi­ca­dos del ci­clón, sino que qui­si­mos aten­der ade­más las ne­ce­si­da­des de maes­tros de la zo­na”, se­ña­ló Wal­ter Si­món No­ris, pri­mer se­cre­ta­rio del Par­ti­do en el mu­ni­ci­pio de Ca­ma­güey.

En La In­dia, don­de fun­cio­na­ba el Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción del Mi­nis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra, en la Ca­rre­te­ra Cen­tral, vía orien­te, igual­men­te se cons­tru­ye, y 14 ca­sas aco­gen a otros dam­ni­fi­ca­dos.

La reha­bi­li­ta­ción se ha en­fo­ca­do de mo­do in­te­gral. Es­tos asen­ta­mien­tos in­clu­yen to­dos los ser­vi­cios bá­si­cos, se les me­jo­ra­ron las con­di­cio­nes de ur­ba­ni­za­ción y el abas­to de agua, los in­mue­bles son más só­li­dos y al­gu­nos tie­nen te­chos de pla­ca pa­ra que, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, sir­van co­mo re­fu­gio an­te ci­clo­nes.

El go­bierno en el te­rri­to­rio ca­ma­güe­yano ha edi­fi­ca­do más de un mi­llar de do­mi­ci­lios, un po­co más del 20 % del to­tal de las afec­ta­cio­nes, al­go, que co­mo apun­ta­ra Isa­bel Gon­zá­lez Cárdenas, pre­si­den­ta de la Asam­blea Pro­vin­cial del Po­der Po­pu­lar, “sig­ni­fi­ca más de 10 mil 200 ca­sas”. Y Ar­nal­do, co­mo cien­tos de agra­mon­ti­nos, lo agra­de­ce, pues les de­vuel­ven la vi­da, la es­pe­ran­za, una mo­ra­da nue­va y la se­gu­ri­dad.

Ner­vio­so, Ar­nal­do abre la puer­ta de su nue­va vi­vien­da. | fo­to: Or­lan­do Du­rán Her­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.