El en­tu­sias­mo nun­ca ha te­ni­do ca­nas

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay Cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

Es­te pen­sa­mien­to del Após­tol bien le vie­ne a uno de los ga­lar­do­na­dos con el Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo José Mar­tí, Fran­cis­co Blan­co Ávi­la, más co­no­ci­do co­mo Blan­qui­to

VIE­JO por fue­ra, ju­ve­nil por den­tro. No pien­se el lec­tor que se tra­ta de una adi­vi­nan­za, sino de la ca­rac­te­ri­za­ción de un ha­ba­ne­ro me­re­ce­dor de la Dis­tin­ción Por la Cultura Na­cio­nal, que el pró­xi­mo no­viem­bre cum­pli­rá 88 años y que de ellos ha de­di­ca­do al di­bu­jo y al hu­mo­ris­mo grá­fi­co la frio­le­ra de sie­te dé­ca­das.

Si un ad­je­ti­vo le en­ca­ja co­mo ani­llo al de­do a Fran­cis­co Blan­co Ávi­la, Blan­qui­to, es el de ser creativo, de es­tar pen­san­do siem­pre en un es­ce­na­rio nue­vo y una ma­ne­ra di­fe­ren­te pa­ra ex­pre­sar su ar­te, des­de aquel le­jano año de 1948 en que sien­do un jo­ven­ci­to li­no­ti­pis­ta lo­gró que le pu­bli­ca­ran su pri­mer di­bu­jo en la re­vis­ta de­por­ti­va Fo­tos, un triun­fo pa­ra un ar­tis­ta afi­cio­na­do; has­ta su atre­vi­mien­to, ya an­ciano, de in­cur­sio­nar en la red de re­des pa­ra crear un blog al que le dio el nom­bre de su his­to­rie­ta más co­no­ci­da: ay­ve­cino.blogs­pot.com, el cual ate­so­ra más de 700 posts don­de re­se­ña to­do lo hu­mano y di­vino del hu­mo­ris­mo cu­bano y sus vi­ven­cias.

En su ca­so­na de Santos Suá­rez, y es­ti­mu­la­dos por humean­tes ta­zas de ca­fé, trans­cu­rre el diá­lo­go con Blan­qui­to, al que ca­si no le al­can­za el tiem­po pa­ra re­la­tar su ex­ten­sa tra­yec­to­ria.

Nos cuen­ta, pa­ra em­pe­zar, su in­cur­sión en la pren­sa: ca­ri­ca­tu­ris­ta edi­to­rial del pe­rió­di­co El Mun­do, pri­mer di­bu­jan­te de la agen­cia de no­ti­cias Pren­sa La­ti­na, don­de abor­dó te­mas de­por­ti­vos, y creó una es­pe­cie de lo­go­ti­po in­terno nom­bra­do Pre­li­to, un te­le­ti­po con cua­tro pa­tas con un som­bre­ri­to mam­bí; fun­da­dor del se­ma­na­rio Pa­lan­te, del que fue di­rec­tor du­ran­te 15 años y en el que se lu­ció co­mo ca­ri­ca­tu­ris­ta e his­to­rie­tis­ta.

Fun­dó la re­vis­ta LPV, an­te­ce­so­ra de Jit, pa­ra la cual reali­zó una pá­gi­na ti­tu­la­da Ga­ra­ba­tos de­por­ti­vos con el exa­ge­ra­do per­so­na­je Hi­per­bo­lo, ca­paz de prac­ti­car cual­quier dis­ci­pli­na; fue edi­tor de las re­vis­tas Có­mi­cos, Pa­blo y del ta­bloi­de El Mu­ñe, de la edi­to­rial Pa­blo de la To­rrien­te Brau, de la Upec; co­la­bo­ra­dor de la re­vis­ta de los CDR La Ca­lle e his­to­rie­tis­ta de Mi Ba­rrio, de la re­vis­ta de la Uneac, de Mar y Pes­ca, don­de tu­vo a su car­go la sec­ción de his­to­rie­tas Gran­des Aven­tu­ras del Mar; y co­la­bo­ra­dor es­po­rá­di­co en en el que ha pu­bli­ca­do ca­ri­ca­tu­ras edi­to­ria­les y una tira ti­tu­la­da Pru­den­cia, de­di­ca­da a la pre­ven­ción de ac­ci­den­tes en el ám­bi­to la­bo­ral. Ade­más, di­bu­jos su­yos han apa­re­ci­do en Gran­ma, Ju­ven­tud Re­bel­de, Tri­bu­na de La Habana, el si­tio di­gi­tal Cu­ba­pe­rio­dis­tas y la re­vis­ta Pris­ma… en­tre otros es­pa­cios.

Tra­ba­ja­do­res, De bal­cón a bal­cón

Se im­po­ne ha­blar de ¡Ay Ve­cino!, idea que sur­gió en 1967 cuan­do Blan­qui­to vi­vía en al­tos, en la ba­rria­da ca­pi­ta­li­na del Ce­rro y acos­tum­bra­ba a sen­tar­se en el bal­cón des­de don­de se veía el bal­cón de en­fren­te. Pen­só uti­li­zar ese es­ce­na­rio pa­ra co­lo­car dos per­so­na­jes ba­sa­dos en el con­tras­te hu­mo­rís­ti­co co­mo los de la his­to­rie­ta yan­qui Be­ni­tín y Eneas, el al­to y el ba­ji­to, o co­mo los co­me­dian­tes Stan Lau­rel y Oli­ver Hardy, el gordo y el fla­co del ci­ne; y así sur­gie­ron el gordo y el fla­co de ¡Ay Ve­cino!, que al co­mien­zo era una his­to­rie­ta sin pa­la­bras; los pin­tó des­nu­dos pa­ra que pu­die­ra cual­quie­ra iden­ti­fi­car­se con ellos, y la úni­ca re­fe­ren­cia a Cu­ba son los bal­co­nes co­lo­nia­les con ar­cos de me­dio pun­to.

“Cuan­do le pre­sen­té la his­to­rie­ta al di­rec­tor de Pa­lan­te me di­jo que el te­ma no da­ba; en una no­che le hi­ce cinco más y me dio una se­ma­na pa­ra pre­sen­tar­le otras cinco, pe­ro se las hi­ce pa­ra el día si­guien­te, y lo con­ven­cí. Des­pués em­pe­cé a in­cluir tex­to”.

En la ga­na­de­ría y la zafra

Una ver­tien­te en la que in­cur­sio­nó Blan­qui­to a fi­nes de los años 60 fue en la his­to­rie­ta di­dác­ti­ca.

Pa­ra apo­yar las ideas de Fi­del en torno al desa­rro­llo de la ga­na­de­ría sur­gió a fi­na­les de los 60 el li­bro de his­to­rie­tas que tu­vo una gran acep­ta­ción; más tar­de en apo­yo a la zafra azu­ca­re­ra Blan­qui­to reali­zó El Ca­ba­lle­ro de Pa­rís, la le­yen­da que ca­mi­na fue una com­pi­la­ción de ca­ri­ca­tu­ras so­li­ci­ta­das a di­ver­sos au­to­res so­bre es­te em­ble­má­ti­co per­so­na­je de La Habana, que in­clu­yó el tes­ti­mo­nio del psi­quia­tra que lo tra­tó en sus úl­ti­mos años.

“A Eusebio Leal le en­can­tó —re­cuer­da Blan­qui­to—, se mon­tó una ex­po­si­ción con los ori­gi­na­les de las obras en La Habana Vie­ja y des­pués or­ga­ni­cé otra en Ga­li­cia, don­de na­ció el Ca­ba­lle­ro, que tu­vo una gran aco­gi­da.

“Pu­bli­qué con Pa­lan­te en los años 60 va­rios bol­si­li­bros con otros ca­ri­ca­tu­ris­tas y re­dac­to­res hu­mo­rís­ti­cos; la edi­to­rial Pa­blo de la To­rrien­te Brau edi­tó ¡Ay Ve­cino! uno y dos; edi­cio­nes Ex­tra­mu­ros El Pe­que­ño ma­ta­bu­rros hu­mo­rís­ti­co ilus­tra­do, y jun­to con mi hi­jo Fran­cis­co Blan­co Her­nán­dez pu­bli­qué Bo­lí­var en Mar­tí,y 5 años, 5 me­ses y 5 días, so­bre la lu­cha de Fi­del, tam­bién de la edi­to­rial Pa­blo, de los cua­les hi­ce el guion y pues­ta en pa­pel.

“Una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te fue la del li­bro Amo­res en acei­te de oliva, que rea­li­cé a su­ge­ren­cia del mi­nis­tro de Cultura Abel Prie­to quien in­vi­tó a vin­cu­lar­se a ca­ri­ca­tu­ris­tas y ar­tis­tas de la plás­ti­ca, y yo me ba­sé en la obra de Pe­dro Pa­blo Oliva.

“Pue­do men­cio­nar, en­tre otros, His­to­rias mam­bi­sas, en el que par­ti­ci­pé con un co­lec­ti­vo de au­to­res, Ha­za­ñas del mar y K-mi­lo 100fue­gos crio­llo co­mo las pal­mas, to­dos pu­bli­ca­dos por la edi­to­rial Pa­blo de la To­rrien­te Brau”.

Mu­cho ha abar­ca­do y to­do lo ha apre­ta­do

Fal­ta espacio pa­ra abun­dar en su ma­gis­te­rio en ta­lle­res de for­ma­ción de his­to­rie­tis­tas, su in­cur­sión co­mo ilus­tra­dor de li­bros, en el di­se­ño grá­fi­co y la rea­li­za­ción de mu­ra­les, su la­bor co­mo ju­ra­do de con­cur­sos hu­mo­rís­ti­cos, su par­ti­ci­pa­ción co­mo con­cur­san­te, con­fe­ren­cis­ta y en la rea­li­za­ción de mu­ra­les co­lec­ti­vos en las Bie­na­les In­ter­na­cio­na­les de Hu­mor de San An­to­nio de los Ba­ños des­de su crea­ción, sus de­ce­nas de exposiciones per­so­na­les y co­lec­ti­vas, su más de me­dio cen­te­nar de pre­mios y men­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les…

No que­ría de­jar de aco­tar, co­mo una mues­tra de ese sen­ti­do creativo y la ori­gi­na­li­dad que siem­pre han ca­rac­te­ri­za­do a Blan­qui­to, ese ros­tro de José Mar­tí he­cho a partir de frases de su úl­ti­ma car­ta al ami­go Ma­nuel Mer­ca­do, y su idea de tra­ba­jar el di­bu­jo sin le­van­tar el lá­piz.

A la altura de sus más de ocho dé­ca­das, Blan­qui­to si­gue creando, pen­san­do en qué ha­cer, en el fu­tu­ro, con su en­vi­dia­ble di­na­mis­mo que pa­re­ce po­ner freno a su ve­jez. Hay Blan­qui­to pa­ra ra­to, di­ría yo, y me com­pla­ce ver­lo en los jar­di­nes de la Ca­sa de la Pren­sa jun­to a la es­cul­tu­ra que re­pro­du­ce una au­to­ca­ri­ca­tu­ra del Após­tol, quien nos en­se­ñó que esa mi­ra­da al mun­do tam­bién es po­si­ble y ne­ce­sa­ria.

Blan­qui­to jun­to a la es­cul­tu­ra de José Ne­grín, ubi­ca­da en los jar­di­nes de la Ca­sa de la Pren­sa que re­pro­du­ce una au­to­ca­ri­ca­tu­ra de Mar­tí co­mo la fi­gu­ra ya­cen­te del Chac-Mool.

Los fa­mo­sos per­so­na­jes de ¡Ay Ve­cino!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.