La nue­va gue­rra de Li­san­dra

Trabajadores - - DEPORTES -

Ha­ce un po­co de frío en el litoral ma­tan­ce­ro, pe­ro den­tro de la ca­sa de Li­san­dra Gue­rra hay un ca­lor úni­co. La ci­clis­ta pa­re­ce no ha­ber vi­vi­do un pe­río­do de ma­ter­ni­dad ha­ce me­nos de un año. Nos con­vi­da a sen­tar­nos mien­tras la­va pa­ña­les y le pre­pa­ra el al­muer­zo a Thia­go, quien des­de el co­rral nos re­ga­la una son­ri­sa, idén­ti­ca a la de su ma­dre cuan­do ga­na­ba me­da­llas cen­troa­me­ri­ca­nas, pan­ame­ri­ca­nas y mun­dia­les so­bre una bi­ci­cle­ta.

Des­de el 14 de abril del 2017 dis­fru­ta de “mi me­jor re­ga­lo”, aun­que ya no que­da si­quie­ra una hue­lla en su pe­so cor­po­ral del em­ba­ra­zo, pues de los 82 ki­lo­gra­mos que lle­gó a pe­sar an­da por 68 en es­tos pri­me­ros días de mar­zo. Con la na­tu­ra­li­dad de siem­pre suelta la no­ti­cia ex­clu­si­va, la que ve­nía­mos bus­can­do: “Sí, es­toy mon­tan­do de nue­vo por­que quie­ro ir a los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be de Ba­rran­qui­lla”.

Le ad­ver­ti­mos que que­da muy po­co tiem­po pa­ra la lid re­gio­nal en tie­rra ca­fe­ta­le­ra, pe­ro de nue­vo nos sor­pren­de con la se­gu­ri­dad que siem­pre tie­ne pa­ra re­ma­tar un sprint: “Me in­cor­po­ré ha­ce muy po­co con un plan que di­se­ñó mi en­tre­na­dor Flo­ren­cio Pé­rez. La idea es lle­gar en óp­ti­ma for­ma y com­pe­tir en la ve­lo­ci­dad in­di­vi­dual y por equi­pos, pe­ro so­lo iré si me sien­to bien, pues soy la campeona vi­gen­te, con cua­tro oros en Ve­ra­cruz 2014 y dos récords, y mi pres­ti­gio ten­go que cui­dar­lo”.

La de­ci­sión es sa­bia y cuan­do pre­ten­de dar­nos otra pri­mi­cia se su­ma a la con­ver­sa­ción y a la ayu­da con Thia­go su es­po­so Luis Ma­rio, otro­ra ve­le­ro del equi­po na­cio­nal. “Por su­pues­to, quie­ro ir tam­bién a los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos del 2019, pe­ro pa­so a pa­so. La cla­si­fi­ca­ción olím­pi­ca pa­ra To­kio 2020 es más di­fí­cil y hoy no pien­so en eso, so­bre to­do por­que en mi es­pe­cia­li­dad se es­tán ha­cien­do tiem­pos in­creí­bles co­mo se aca­ba de ver en el Mun­dial de Apel­doorn, con­clui­do la se­ma­na pa­sa­da”.

La cla­ri­dad de Li­san­dra en cuan­to a su fu­tu­ro de­por­ti­vo es to­tal. Quie­re re­tor­nar con la mis­ma am­bi­ción que le per­mi­tió su­bir a cinco po­dios mun­dia­les (1-1-3), a más de una vein­te­na con­ti­nen­ta­les y a ser la rei­na de la ve­lo­ci­dad en nues­tra área —con fuer­te opo­si­ción de co­lom­bia­nas, me­xi­ca­nas y ve­ne­zo­la­nas—, aun­que no se afe­rra­rá a su ca­ba­llo de acero si las fuer­zas y los re­sul­ta­dos no se apro­xi­man a la altura de una his­to­ria que la ubi­ca en­tre las im­pres­cin­di­bles de es­te de­por­te en Cu­ba y Amé­ri­ca.

Un re­cuen­to ne­ce­sa­rio

Thia­go da los pri­me­ros pa­sos y sus pa­dres se di­vier­ten con ca­da una de sus tra­ve­su­ras. “Lo pla­ni­fi­ca­mos des­pués de mi ac­tua­ción en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro. Ser ma­dre me ha per­mi­ti­do ser más sen­si­ble, amo­ro­sa y pre­ca­vi­da; y qui­zás por to­dos los sa­cri­fi­cios que pa­sa un de­por­tis­ta no qui­sie­ra que él si­guie­ra nues­tros pa­sos, pe­ro lo apo­ya­ré en lo que de­ci­da ser”, co­men­tó la yu­mu­ri­na, ve­lo­cis­ta des­de los 10 años.

“Guar­do mu­chos re­cuer­dos en mi ca­rre­ra: el pri­mer oro mun­dial en la ca­te­go­ría ju­ve­nil (2005) y de ma­yo­res (2008), la par­ti­ci­pa­ción en tres Jue­gos Olím­pi­cos, ser campeona cen­troa­me­ri­ca­na y del Ca­ri­be en el 2006 y el 2014, pe­ro los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos del 2011 son es­pe­cia­les por la caí­da que su­frí en el kei­rin y por el tí­tu­lo en la ve­lo­ci­dad, a pe­sar de la fa­ti­ga y la fal­ta de oxí­geno que tu­ve mi­nu­tos an­tes del even­to”, re­me­mo­ró la mul­ti­pre­mia­da Li­san­dra.

Tra­to de vol­ver a los ini­cios y al fu­tu­ro, a esa ni­ña y ado­les­cen­te que se hi­zo li­cen­cia­da en Cultura Fí­si­ca y tras el re­ti­ro año­ra tra­ba­jar con pe­que­ños en la ba­se, de la que nun­ca se ha apar­ta­do con con­se­jos, vi­si­tas y has­ta do­na­cio­nes de ma­te­ria­les de­por­ti­vos. “Siem­pre me pro­pu­se ser una bue­na atle­ta y una cu­ba­na dig­na. Vi­ví me­ses de so­le­dad y ale­ja­da de la fa­mi­lia, pe­ro con­si­de­ro que cum­plí esa idea. Ahora quie­ro se­guir apor­tan­do un ci­clo más y de­di­car­me a Thia­go y a en­se­ñar lo apren­di­do”.

La gra­ba­do­ra y el re­cor­te del pe­rió­di­co se­rán tes­ti­gos fie­les de es­tas pa­la­bras pa­ra su hi­jo. Un ve­lo­cípe­do aguar­da en la es­qui­na de la sa­la por ¿un fu­tu­ro cam­peón? Luis Ma­rio re­cuer­da un de­ta­lle muy im­por­tan­te pa­ra su com­pa­ñe­ra. Es­ta se­ma­na Li­san­dra de­be via­jar a La Habana pa­ra unas prue­bas fí­si­cas en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción del De­por­te Cu­bano (CIDC). No hay du­da, la nue­va gue­rra de Li­san­dra es­tá en mar­cha.

Li­san­dra, Luis Ma­rio y Thia­go, una fa­mi­lia fe­liz. Ro­ble­da | fo­to: José Raúl Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.