For­ta­le­zas de la Fá­bri­ca Me­cá­ni­ca de Ba­ya­mo

Trabajadores - - PORTADA - Lia­net Suá­rez Sán­chez

Sur­gi­mos con el pe­río­do es­pe­cial, por lo que no fue­ron tiem­pos buenos. Y so­lo ha­cía­mos un ti­po de má­qui­na. Lue­go nos le­van­ta­mos ha­cien­do va­rie­da­des y re­pa­ra­cio­nes has­ta con­so­li­dar­nos co­mo lo que so­mos, di­ce José Arjona Mon­te­ro, téc­ni­co de ni­vel me­dio en Con­for­ma­ción de Me­ta­les, quien no de­ja de pre­su­mir, al ha­blar, de su suer­te de fun­da­dor de lo que es hoy la uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se (UEB) Fá­bri­ca Me­cá­ni­ca de Ba­ya­mo, Em­ba.

“He­mos avan­za­do du­ran­te es­tos ca­si 30 años en cuan­to a la or­ga­ni­za­ción, lim­pie­za, dis­ci­pli­na, cul­tu­ra in­dus­trial, sen­ti­do de per­te­nen­cia y el de­seo de ha­cer”, sub­ra­yó

Tal dis­po­si­ción cau­ti­va. Una apro­xi­ma­ción a es­te en­torno de­ja cla­ra la ma­te­ria, tam­bién fé­rrea, que los in­te­gra, co­mo lo des­cri­be el jo­ven Luis Er­nes­to Aguilar Gar­cía, je­fe del gru­po téc­ni­co y ope­ra­cio­nes: “Re­sul­ta ad­mi­ra­ble la ma­ne­ra en que rea­li­zan sus ta­reas. Las jor­na­das son in­ten­sas por­que, por las ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas de los pro­ce­sos, nor­mal­men­te es­tán so­me­ti­dos al rui­do, la ma­ni­pu­la­ción de ele­men­tos pe­sa­dos, la in­ter­ac­ción con sus­tan­cias no­ci­vas y a las al­tí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras pro­ve­nien­tes de los hor­nos don­de se fun­den los me­ta­les”.

La fá­bri­ca, per­te­ne­cien­te a la Em­pre­sa In­dus­trial de Rie­go, se de­di­ca esen­cial­men­te a la pro­duc­ción de ma­qui­na­rias pa­ra sec­to­res que tri­bu­tan al pro­gra­ma agroa­li­men­ta­rio del país y a la ex­por­ta­ción. Sus ta­lle­res son los úni­cos en con­ce­bir los di­se­ños pa­ra con­fec­cio­nar la má­qui­na de rie­go de pi­vo­te cen­tral eléc­tri­co y los mo­li­nos de vien­to.

El pri­me­ro de es­tos equi­pos, una vez en­sam­bla­do en los te­rre­nos pa­ra plan­ta­cio­nes, pue­de al­can­zar has­ta 500 me­tros y el sis­te­ma de irri­ga­ción in­cor­po­ra­do le per­mi­te un uso más efi­cien­te del agua.

El se­gun­do es co­no­ci­do des­de si­glos an­te­rio­res en los cam­pos cu­ba­nos por su em­pleo pa­ra ex­traer agua de los po­zos con el apro­ve­cha­mien­to de la ener­gía eó­li­ca. De for­ma ge­ne­ral era des­ti­na­do a la ga­na­de­ría, sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad, se tra­ta de com­bi­nar con tec­no­lo­gías más in­te­gra­les que per­mi­tan la mul­ti­pli­ci­dad de su fun­ción.

“El ter­cer surtido que for­ma par­te de nues­tro en­car­go es­ta­tal son las ca­sas de cul­ti­vo pro­te­gi­do y se­mi­pro­te­gi­do, las cua­les eran im­por­ta­das des­de Is­rael en otra eta­pa”, ex­pli­ca Luis Al­ber­to Suá­rez Rey­na, di­rec­tor ge­ne­ral de la UEB.

“Tie­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas de pro­pi­ciar un cli­ma re­gu­la­do las 24 ho­ras, con­tro­lar la apa­ri­ción de gér­me­nes, la eje­cu­ción del rie­go y la apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­tes. Es­to ge­ne­ra una pro­duc­ti­vi­dad pro­me­dio cua­tro ve­ces ma­yor res­pec­to a las siem­bras en con­di­cio­nes nor­ma­les”, aco­tó.

La ca­pa­ci­dad me­dia ac­tual cal­cu­la­da de la in­dus­tria per­mi­te pro­du­cir 220 má­qui­nas de rie­go, 800 ca­sas de cul­ti­vo pro­te­gi­do y se­mi­pro­te­gi­do y mil mo­li­nos de vien­to; sin em­bar­go la de­man­da con­tra­ta­da se que­da por de­ba­jo de es­tas po­ten­cia­li­da­des.

Afir­ma el di­rec­ti­vo que los tres bie­nes tie­nen mer­ca­do se­gu­ro en Cu­ba y Ve­ne­zue­la (en el ca­so de las má­qui­nas de rie­go y las ca­sas de cul­ti­vo), don­de com­pi­ten con otros si­mi­la­res de paí­ses del pri­mer mun­do.

Di­ver­si­fi­car

“A par­tir de la im­ple­men­ta­ción de la Re­so­lu­ción no. 134 del 2013, emi­ti­da por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, que fle­xi­bi­li­za el ob­je­to so­cial de las em­pre­sas, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar las ma­te­rias pri­mas re­si­dua­les pa­ra desa­rro­llar al­ter­na­ti­vas”, ase­gu­ra Suá­rez Rey­na.

“En­tre las ini­cia­ti­vas es­tán las se­ries de an­da­mios de cua­tro sec­cio­nes, es­ca­le­ras plegables pa­ra uso in­dus­trial y ho­ga­re­ño, mol­des pa­ra la ela­bo­ra­ción de hie­lo, así co­mo es­truc­tu­ras me­cá­ni­cas di­ver­sas en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de otras en­ti­da­des”.

Pa­ra las ope­ra­cio­nes en el Ma­riel con­fec­cio­na­ron ma­llas me­tá­li­cas de di­fe­ren­tes ti­pos que for­ta­le­cen la cons­truc­ción de los puen­tes de ac­ce­so, y que tu­vie­ron am­plia acep­ta­ción.

Una de las ta­reas que ocu­pa hoy al co­lec­ti­vo de la Em­ba es la re­pa­ra­ción ca­pi­tal de los re­mol­ques del pro­gra­ma arro­ce­ro, 174 en to­tal, y que rea­li­zan con la pre­mu­ra de ga­ran­ti­zar par­te de la efi­ca­cia de la ve­ni­de­ra cam­pa­ña, te­nien­do en cuen­ta que en Gran­ma se pro­du­cen los ma­yo­res vo­lú­me­nes na­cio­na­les del ce­real.

De acuer­do con Ma­rit­za Blan­co Ta­ma­yo, je­fa del gru­po de Con­ta­bi­li­dad y Finanzas, el cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos y las enun­cia­das ini­cia­ti­vas, in­clui­dos los ser­vi­cios, ha per­mi­ti­do en los úl­ti­mos años un in­cre­men­to de los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos:

“En el 2017, por ejem­plo, cre­ció en 27 % el plan de ven­tas y, asi­mis­mo, au­men­ta­ron las uti­li­da­des, el va­lor agre­ga­do, la pro­duc­ti­vi­dad y el sa­la­rio me­dio, que de 567 pe­sos pre­vis­tos as­cen­dió a 802 pe­sos, pa­ra sa­tis­fac­ción de to­dos”.

Se­gu­ri­da­des

Otra de las for­ta­le­zas de la Em­ba es la es­ta­bi­li­dad de la fuer­za de tra­ba­jo. La con­for­mi­dad con los sis­te­mas de pa­go, a des­ta­jo en las áreas pro­duc­ti­vas y por re­sul­ta­dos en las de re­gu­la­ción y con­trol, ade­más, la cons­tan­cia en la aten­ción al hom­bre, la ali­men­ta­ción y en­tre­ga de me­dios de pro­tec­ción, tri­bu­tan a la ba­ja fluc­tua­ción la­bo­ral.

Juan Ma­nuel Alia­ga Aguilar, con más de 10 años de ex­pe­rien­cia al fren­te del bu­ró sin­di­cal, ale­ga en­tre los lo­gros con­tar con el 100 % de los tra­ba­ja­do­res afi­lia­dos; el pa­go de los apor­tes, en es­pe­cial Mi Apor­te a la Pa­tria; la de­cla­ra­ción de 60 áreas pro­te­gi­das pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les; la es­ti­mu­la­ción mo­ral y ma­te­rial opor­tu­na; el cum­pli­mien­to con las dis­po­si­cio­nes de la Anir. “Ese buen áni­mo nos con­vi­da a es­for­zar­nos pa­ra man­te­ner la con­di­ción de Vanguardia Na­cio­nal ob­te­ni­da en el 2016”, se­ña­ló.

La fá­bri­ca ba­ya­me­sa fue se­de el pa­sa­do 24 de mar­zo del ac­to na­cio­nal por el Día del Tra­ba­ja­dor Me­ta­lúr­gi­co y Elec­tró­ni­co, al de­cir de Ma­ri­lú Mar­tí­nez, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del bu­ró pro­vin­cial, un re­co­no­ci­mien­to ma­yor por rea­li­zar­se jus­to es­te 2018 en que el Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de In­dus­trias cum­ple cin­co años de fun­da­do.

Los tra­ba­ja­do­res de la Em­ba fue­ron los úni­cos de su sin­di­ca­to en Gran­ma en re­ci­bir el pa­sa­do año la Ban­de­ra de Co­lec­ti­vo Vanguardia Na­cio­nal. | fo­to: De la au­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.