¿Por qué va­mos a la Cum­bre?

Trabajadores - - NACIONALES - Ariad­na A. Pé­rez

El es­ce­na­rio po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal se ha tor­na­do más com­ple­jo en los úl­ti­mos días y, al de­cir de al­gu­nos me­dios, ha si­tua­do a la Cum­bre de las Amé­ri­cas en un cli­ma de in­cer­ti­dum­bre, de­bi­do a la re­nun­cia del pre­si­den­te del país an­fi­trión, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, por es­tar in­vo­lu­cra­do en un es­cán­da­lo de co­rrup­ción. Y es es­te, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, uno de los ejes te­má­ti­cos del en­cuen­tro que se ce­le­bra­rá en abril pró­xi­mo.

Ha­ce po­co más de un mes, ese mis­mo Go­bierno ha­bía de­ja­do cla­ro que el man­da­ta­rio de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro Mo­ros, no se­ría bien­ve­ni­do a la ci­ta, a la que asis­ti­rán una trein­te­na de je­fes de Es­ta­do.

En con­se­cuen­cia que­dó ex­clui­da, co­mo lo fue Cu­ba en va­rias oca­sio­nes, lo cual evi­den­cia un nue­vo in­ten­to de los Es­ta­dos Uni­dos en su cam­pa­ña de des­cré­di­to con­tra los que pien­san di­fe­ren­te por­que —cla­ro— Kuczyns­ki, al igual que tan­tos otros, es un tí­te­re im­pe­rial.

De­fen­der a Ve­ne­zue­la de las ca­lum­nias y los in­ten­tos de des­le­gi­ti­ma­ción, co­mo hi­cie­ron por no­so­tros en múl­ti­ples es­ce­na­rios, es uno de los mo­ti­vos pa­ra que los cu­ba­nos asis­tan a ese even­to, lo que que­dó pa­ten­ta­do en las de­cla­ra­cio­nes fi­na­les de los fo­ros Pen­san­do Amé­ri­cas de la so­cie­dad ci­vil y los jó­ve­nes y, so­bre to­do, en las in­ter­ven­cio­nes de la vo­ce­ra Ya­mi­la González Fe­rrer y el di­plo­má­ti­co Juan An­to­nio Fernández Pa­la­cios en el Diá­lo­go He­mis­fé­ri­co, en Li­ma.

Co­mo di­jo re­cien­te­men­te en uno de es­tos es­pa­cios el pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na, Juan Car­los Im­bert Ma­yo­la, “el im­pe­rio le te­me a las fuer­zas de las ideas de Ve­ne­zue­la”, y a que se de­mues­tre que un sis­te­ma so­cial más jus­to es po­si­ble y via­ble. “Si no­so­tros so­mos un país po­bre, sub­de­sa­rro­lla­do y he­mos lo­gra­do con­quis­tas so­cia­les qué pu­die­ra ha­cer el mun­do si pri­ma­ra un sis­te­ma di­fe­ren­te”, re­fi­rió.

¡Qué iro­nía!…, los que ha­blan de to­le­ran­cia, diá­lo­go y res­pe­to mu­tuos fi­nan­cian cam­pa­ñas, se agen­cian mer­ce­na­rios, pre­mios, tram­pas, pro­vo­ca­cio­nes, pa­ra des­acre­di­tar cual­quier al­ter­na­ti­va que pon­ga en jue­go sus in­tere­ses. No ol­vi­de­mos que lo de “Amé­ri­ca pa­ra los ame­ri­ca­nos” es una pie­dra an­gu­lar en su po­lí­ti­ca ex­te­rior des­de la Doc­tri­na Mon­roe, en 1823.

¿Aca­so no se­ría más pro­ve­cho­so que los cuan­tio­sos re­cur­sos que em­plean en su ca­ce­ría de bru­jas los usa­ran en be­ne­fi­cio del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se, el desa­rro­llo del con­ti­nen­te u otra cau­sa no­ble?

Cu­ba siem­pre ha si­do un ejem­plo de dig­ni­dad an­te el mun­do y una de­fen­so­ra de las cau­sas jus­tas. En­ton­ces asis­tir a es­ta Cum­bre re­sul­ta tam­bién una con­quis­ta ga­na­da sin ha­ber ce­di­do a chan­ta­jes, ni trai­cio­nar nues­tros prin­ci­pios éti­cos.

No so­mos una so­cie­dad per­fec­ta, pe­ro sí una de las más de­mo­crá­ti­cas y hu­ma­nis­tas. Te­ne­mos con­cien­cia de que es pre­ci­so cam­biar lo que sea ne­ce­sa­rio en fun­ción del pro­gre­so y bie­nes­tar del pue­blo tra­ba­ja­dor y son los tra­ba­ja­do­res —pre­ci­sa­men­te— quie­nes lle­van a ca­bo las trans­for­ma­cio­nes en la vi­da eco­nó­mi­ca y so­cial del país, ba­jo la guía del Par­ti­do.

Tiem­pos co­mo es­tos ha­cen pen­sar en José Mar­tí. Jus­to en mar­zo de 1889 es­cri­bió Vin­di­ca­ción de Cu­ba, la car­ta don­de res­pon­día a las de­ni­gran­tes acu­sa­cio­nes que ver­tía so­bre los cu­ba­nos el ar­tícu­lo ¿Que­re­mos a Cu­ba?, re­pli­ca­do por el pe­rió­di­co The Eve­ning Post de Nue­va York.

El gi­gan­te de las sie­te le­guas siem­pre tra­ta­rá de que nues­tras man­chas sean más vi­si­bles que la luz. Por eso, ar­ma­dos de las ideas del Maes­tro, los re­pre­sen­tan­tes de las más de 2 mil or­ga­ni­za­cio­nes que in­te­gran la ver­da­de­ra so­cie­dad ci­vil cu­ba­na con­ti­nua­rán de­nun­cian­do las cam­pa­ñas de des­cré­di­to y ma­ni­pu­la­ción que te­jen a dia­rio, los que se ha­cen lla­mar de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia y la go­ber­na­bi­li­dad, pa­ra no per­mi­tir que los mer­ce­na­rios usur­pen la ge­nui­na re­pre­sen­ta­ción de nues­tro pue­blo.

Ire­mos a la Cum­bre de las Amé­ri­cas con la fra­se acu­ña­da por Fernández Pa­la­cios de “Con Cu­ba no te me­tas”, y la cla­ra po­si­ción uná­ni­me y con­sen­sua­da de no com­par­tir el es­pa­cio con quie­nes per­si­guen re­ver­tir el or­den in­terno, el bie­nes­tar so­cial y el sis­te­ma po­lí­ti­co que he­mos ele­gi­do de ma­ne­ra so­be­ra­na y de­mo­crá­ti­ca.

Con Cu­ba no han po­di­do ni po­drán, y al de­cir de un fo­ris­ta en nues­tra pá­gi­na di­gi­tal “pa­ra ha­blar de Cu­ba hay que ser cu­bano, patriota y te­ner lo que ha­ce fal­ta, sin que na­die pa­gue o me­ta rui­do en el sis­te­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.