El vuel­to o ha­cer­se el sue­co

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO - Vi­vian Bus­ta­man­te Molina

La úl­ti­ma sec­ción de Periodismo ciu­da­dano que pu­bli­ca­mos no fue pa­sa­da por al­to. Los lec­to­res de Bu­zón abier­to opi­na­ron una vez más a tra­vés de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y men­sa­jes por co­rreo elec­tró­ni­co, y los in­ter­nau­tas tam­po­co que­da­ron de­trás.

Re­cor­de­mos que dos es­tu­dian­tes hol­gui­ne­ros nos es­cri­bie­ron pa­ra de­nun­ciar y cues­tio­nar lo que ocu­rre por la no en­tre­ga del vuel­to, tan­to en CUP co­mo en CUC.

Le­jos es­ta­mos de pe­dir una cam­pa­ña con­tra quie­nes vio­lan lo es­ta­ble­ci­do al res­pec­to. Abo­ga­mos por la sis­te­ma­ti­ci­dad, por el buen ha­cer an­te un de­re­cho pú­bli­co, por­que en las uni­da­des de co­mer­cio exis­ta la mo­ne­da frac­cio­na­ria pa­ra dar­le al clien­te lo que le per­te­ne­ce. Si es­te de­cli­na es ha­ri­na de otro cos­tal, aun­que re­sul­ta inad­mi­si­ble el em­pleo de ar­ti­lu­gios, men­ti­ras o “ha­cer­se el sue­co”, a fin de de­jar del la­do de allá la cal­de­ri­lla, que en oca­sio­nes no es tal.

En es­to coin­ci­den los arri­ba men­cio­na­dos e in­clu­so plan­tean que un he­cho se­me­jan­te al des­cri­to pu­die­ra pa­re­cer ton­te­ría, pe­ro for­ma par­te de va­lo­res per­di­dos o muy bien ocul­tos.

Otros ase­gu­ran que, con to­da po­tes­tad, el afec­ta­do de­be “exi­gir por el res­pe­to de sus de­re­chos, re­cla­mar el com­por­ta­mien­to res­pon­sa­ble de quie­nes se creen con atri­bu­cio­nes so­bre el di­ne­ro ajeno; y es­tar fue­ra del jue­go de aque­llos con­ven­ci­dos de que que­dar­se con el vuel­to en­tra en el ‘pa­que­te de la lu­cha dia­ria”’, una ma­ne­ra de jus­ti­fi­car des­de ac­ti­tu­des inade­cua­das has­ta el de­li­to y la co­rrup­ción.

¿Que exa­ge­ro? El de­pen­dien­te que ale­ga ca­re­cer de me­nu­do —ar­gu­men­ta un lec­tor— tie­ne je­fe, cu­ya ac­ti­tud con­tem­pla­ti­va o de des­co­no­ci­mien­to pue­de ade­cuar­se a lo ti­pi­fi­ca­do en el Re­gla­men­to de la Ley no. 107 de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba.

Asi­mis­mo hu­bo quie­nes, pa­ra ser to­tal­men­te jus­tos, ex­hor­tan a sus con­gé­ne­res a con­tar con di­ne­ro frac­cio­na­rio, al me­nos pa­ra abor­dar el óm­ni­bus. En La Ha­ba­na, des­de ha­ce va­rios años, apa­re­cie­ron y per­ma­ne­cen al­gu­nos cuen­ta­pro­pis­tas, creo que por su cuen­ta pre­go­nan en las pa­ra­das el cam­bio de 80 cen­ta­vos por un pe­so. Y go­zan de acep­ta­ción.

Pro­ble­ma añe­jo

Re­sul­ta vie­ja la di­co­to­mía de a quién co­rres­pon­de ga­ran­ti­zar el ben­di­to me­nu­do y son de­ce­nas los ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos que tra­tan el te­ma, so­bre el cual vol­vió ha­ce po­cos me­ses Ga­bino Man­gue­la, re­por­te­ro de

Tra­ba­ja­do­res.

En entrevista con fun­cio­na­rios del Ban­co Cen­tral le reite­ra­ron que cual­quie­ra pue­de ob­te­ner me­dios, pe­se­tas…, tan­to en CUP co­mo en CUC, en las su­cur­sa­les de los Ban­cos Me­tro­po­li­tano, de Cré­di­to y Co­mer­cio o Po­pu­lar de Aho­rro.

En­ton­ces el re­por­te­ro se pre­gun­ta­ba y no­so­tros tam­bién: ¿por qué los rec­to­res no exi­gen a sus uni­da­des —en­tre es­tas las de co­mer­cio, gas­tro­no­mía y mer­ca­dos agro­pe­cua­rios— dis­po­ner de la su­fi­cien­te can­ti­dad de mo­ne­da frac­cio­na­ria pa­ra abrir al día si­guien­te o man­te­ner su la­bor dia­ria?

Pa­re­ce sen­ci­llo, pe­ro to­dos los días en mi­les de aque­llas ins­ta­la­cio­nes el vuel­to bri­lla por su au­sen­cia y la obli­ga­ción es lo úni­co que se mul­ti­pli­ca por ce­ro.

| Ilus­tra­ción: Ma­la­gón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.