La útil ex­pe­rien­cia de Muñeca

Trabajadores - - CULTURA - | Jor­ge Ri­vas Ro­drí­guez

La coc­te­le­ría* cu­ba­na for­ma par­te de nues­tra ri­ca y di­ver­sa cul­tu­ra. In­fi­ni­dad de bar­mans del pa­tio han ob­te­ni­do im­por­tan­tes pre­mios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les en acre­di­ta­dos con­cur­sos, en los que el ron Ha­ba­na Club ha ad­qui­ri­do pro­ta­go­nis­mo, fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de los tres tra­gos es­tre­llas que nos iden­ti­fi­can en ca­da con­fín del mun­do: el Mo­ji­to, el Dai­qui­rí y el Cu­ba Li­bre; y de otros mu­chos que igual­men­te go­zan de pres­ti­gio uni­ver­sal, co­mo: Ron Co­llins, Cu­ba­ni­to, Sao­co, Pre­si­den­te, Mu­la­ta y Mary Pick­ford.

Pe­ro en es­ta oca­sión no voy a re­fe­rir­me a la ela­bo­ra­ción de los re­fres­can­tes lí­qui­dos; sino a uno de los más distinguidos maes­tros del ar­te del es­tu­dio y la prác­ti­ca de la re­la­ción en­tre las be­bi­das, las fru­tas, las flo­res, las hier­bas, los he­la­dos, y cual­quier otro in­gre­dien­te co­mes­ti­ble que pue­da ser trans­for­ma­do en bre­ba­je por dis­tin­tos mé­to­dos de pre­pa­ra­ción. Se tra­ta del pi­na­re­ño Car­los Or­lan­do Suá­rez Gar­cía (Sá­ba­lo, Gua­nes, 1956), nom­bra­do por to­dos Muñeca, quien du­ran­te cin­co años con­se­cu­ti­vos se man­tu­vo en­tre los tres pri­me­ros bar­mans del país; ade­más de ser acree­dor de va­rios lau­ros na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

El tam­bién vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Can­ti­ne­ros en el oc­ci­den­te, ac­tual­men­te ejer­ce es­ta es­pe­cia­li­dad en el crio­llo y aco­ge­dor res­tau­ran­te El Ba­ca­nal; y se desem­pe­ña co­mo maî­tre en ese lu­gar que se in­ser­ta den­tro del Pro­yec­to Cul­tu­ral de Desa­rro­llo Lo­cal Fi­dias. Amén de la va­rie­dad, be­lle­za y ca­li­dad de las pro­duc­cio­nes ar­tís­ti­cas que se rea­li­zan en ese si­tio, ba­jo la di­rec­ción del re­co­no­ci­do ar­tí­fi­ce Pe­dro Al­ber­to Lua­ces, Pe­dri­to, igual­men­te se pres­ta es­pe­cial aten­ción al res­ca­te de nu­me­ro­sos pla­tos de la cocina tra­di­cio­nal, así co­mo a la reivin­di­ca­ción y pro­mo­ción de lo me­jor de la coc­te­le­ría crio­lla, de­trás de la cual exis­ten in­fi­ni­dad de anéc­do­tas, per­so­na­jes y re­mem­bran­zas.

“Nues­tra Aso­cia­ción tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos eli­mi­nar el al­coho­lis­mo en los jó­ve­nes. Exis­ten mu­chos ti­pos de coc­te­les que po­seen po­cos ni­ve­les de al­cohol, o nin­guno, y son ex­qui­si­tos. Asi­mis­mo nos he­mos pro­pues­to for­mar pro­fe­sio­na­les con co­no­ci­mien­to, cul­tu­ra y ca­pa­ci­dad”, ex­pre­só el aten­to es­pe­cia­lis­ta quien ase­gu­ró que exis­te una ar­mo­nía ex­ce­len­te en­tre los tra­ba­ja­do­res y los di­rec­ti­vos de Fi­dias. “Aquí —agre­gó— nun­ca me han re­cha­za­do una idea, por el con­tra­rio, me per­mi­ten lle­var­las a ca­bo, y trans­mi­tir­les a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes mis ex­pe­rien­cias. Es­to no lo ha­bía lo­gra­do nun­ca an­tes”.

Gra­dua­do de las es­cue­las de Ho­te­le­ría y Turismo, pro­vin­cial (Pi­nar del Río, 1976) y na­cio­nal (Ho­tel Se­vi­lla, La Ha­ba­na, 1978), Muñeca acon­se­ja a los mu­cha­chos que se de­ci­dan por es­te ofi­cio que apren­dan a dis­tin­guir­se co­mo “ver­da­de­ros pro­fe­sio­na­les, que no be­ban al­cohol. Quien es­tá de­trás de un bar es­tá pro­pen­so a con­ver­tir­se en adic­to, y pa­ra cual­quier clien­te es des­agra­da­ble que un bar­man ten­ga alien­to etí­li­co”, pun­tua­li­zó.

Aña­dió que ya en trán­si­to por la sex­ta dé­ca­da de vi­da, ja­más de­ja de es­tu­diar, “por­que los ba­res es­tán en cons­tan­te evo­lu­ción, las mez­clas de los dis­tin­tos coc­te­les van cam­bian­do en to­do el mun­do, y sur­gen nue­vas be­bi­das. En Pi­nar del Río es­ta­mos ha­cien­do es­tu­dios e in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra lo­grar nue­vos tra­gos, tan­to pa­ra los ni­ños co­mo pa­ra los ado­les­cen­tes, los jó­ve­nes y los adul­tos, y nin­guno de es­tos con al­cohol. Tam­bién de­di­ca­mos es­me­ra­do cui­da­do a las de­co­ra­cio­nes, los aro­mas y los sa­bo­res, tra­tan­do de re­la­cio­nar­los con el en­torno”.

Co­mo par­te del ex­ten­so pro­gra­ma de orien­ta­ción y for­ma­ción cul­tu­ral del Pro­yec­to Fi­dias, es­te maes­tro im­par­te allí un ta­ller so­bre can­ti­na, el cual cuen­ta con una gran can­ti­dad de se­gui­do­res.

Con más de 25 años de ex­pe­rien­cia, el bar­man pi­na­re­ño ha de­ja­do su im­pron­ta en pres­ti­gio­sas ins­ta­la­cio­nes de esa pro­vin­cia, en­tre es­tas los ho­te­les Pi­nar del Río, Los Jaz­mi­nes (Vi­ña­les), El Glo­bo y Ca­yo Le­vi­sa, ade­más de los cen­tros noc­tur­nos Su­per Word y El Crio­llo, y el res­tau­ran­te La Ca­so­na. Fue pro­fe­sor de la Es­cue­la pro­vin­cial de Ho­te­le­ría y Turismo, y ga­na­dor del tí­tu­lo de Bar­man más téc­ni­co en la Co­pa de la Amistad Pa­na­me­ri­ca­na, don­de com­pi­tió jun­to a otros 20 co­le­gas.

“Nues­tra Aso­cia­ción tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos eli­mi­nar el al­coho­lis­mo en los jó­ve­nes”, en­fa­ti­zó Muñeca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.