Ma­tar al sím­bo­lo

Trabajadores - - INTERNACIONALES - | Ama­lia Ra­mos Ivi­sa­te

Esa pa­re­ce ser la or­den re­ci­bi­da por los cri­mi­na­les que dis­pa­ra­ron a la ac­ti­vis­ta y con­ce­ja­la bra­si­le­ña Ma­rie­lle Fran­co. Su ase­si­na­to ha­ce 12 días ha de­ja­do con­mo­ción en las ca­lles de Río de Ja­nei­ro, es­ce­na­rio de múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes

El miér­co­les 14 de mar­zo, Ma­rie­lle Fran­co, la úni­ca con­ce­ja­la ne­gra de Río de Ja­nei­ro, re­gre­sa­ba en su au­to de un even­to po­lí­ti­co. Eran pa­sa­das las nue­ve de la no­che cuan­do en el cen­tro de la ciu­dad se es­cu­cha­ron va­rios dis­pa­ros. Más tar­de las no­ti­cias lo con­fir­ma­rían: cua­tro ba­la­zos im­pac­ta­ron en la ca­be­za de la ac­ti­vis­ta Ma­rie­lle Fran­cis­co da Sil­va, de 38 años; el con­duc­tor del vehícu­lo tam­bién fa­lle­ció; y una asis­ten­te re­sul­tó he­ri­da.

La Po­li­cía Ci­vil in­for­mó que el ata­que fue efec­tua­do des­de otro au­to por pis­to­le­ros, quie­nes hu­ye­ron sin ro­bar na­da. Aun­que las au­to­ri­da­des no se atre­ven a afir­mar­lo, los me­dios es­tán se­gu­ros de que se tra­ta de un aten­ta­do con­tra la quin­ta can­di­da­ta más vo­ta­da en las elec­cio­nes del 2016 pa­ra el Con­ce­jo de Río.

Ma­rie­lle cre­ció en la fa­ve­la de Ma­ré, una de las más vio­len­tas, y en­tró en la po­lí­ti­ca lue­go de que una ami­ga mu­rie­ra por una ba­la per­di­da du­ran­te un en­fren­ta­mien­to en­tre po­li­cías y nar­cos. Co­mo de­fen­so­ra de los de­re­chos hu­ma­nos era co­no­ci­da su lu­cha a fa­vor de los más vul­ne­ra­bles, en es­pe­cial de las mu­je­res ne­gras y los ho­mo­se­xua­les.

En los úl­ti­mos tiem­pos, la mi­li­tan­te del iz­quier­dis­ta Par­ti­do So­cia­lis­mo y Li­ber­tad se ha­bía con­ver­ti­do en una fuer­te crí­ti­ca de la in­ter­ven­ción del Ejér­ci­to en la se­gu­ri­dad de Río —me­di­da im­pul­sa­da un mes atrás por el man­da­ta­rio bra­si­le­ño Mi­chel Te­mer pa­ra com­ba­tir la ola de vio­len­cia que vi­ve el es­ta­do ca­rio­ca—.

La so­ció­lo­ga ocu­pa­ba el car­go de re­la­to­ra en la co­mi­sión del Con­ce­jo que fis­ca­li­za las ope­ra­cio­nes po­li­cia­les en el con­tex­to de la in­ter­ven­ción. Jus­to un día an­tes de su cri­men de­nun­ció en Twit­ter otro homicidio fru­to de la mi­li­ta­ri­za­ción: “¿Cuán­tos más tie­nen que mo­rir pa­ra que es­ta gue­rra aca­be?”, es­cri­bió en su per­fil.

Bra­sil llo­ra cer­ca de 60 mil ase­si­na­tos ca­da año. En Río se in­vier­ten mi­llo­nes pa­ra man­te­ner las Fuer­zas Armadas en la ciu­dad mien­tras tres per­so­nas dia­ria­men­te re­ci­ben un dis­pa­ro por ba­las per­di­das. Ca­da 24 ho­ras mue­ren dos ca­rio­cas a ma­nos de uni­for­ma­dos, y ca­da dos días ma­tan a un mi­li­tar. Se­gún Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, la na­ción su­r­ame­ri­ca­na es el país don­de mue­ren más de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos en el con­ti­nen­te.

Es­ta es una reali­dad co­no­ci­da de so­bra, co­mo lo es que ca­da 23 mi­nu­tos un jo­ven ne­gro pier­de la vi­da, de acuer­do con da­tos di­vul­ga­dos por el Co­mi­té Le­gis­la­ti­vo de In­ves­ti­ga­cio­nes, en­ti­dad ads­cri­ta al Se­na­do Fe­de­ral. Has­ta ha­ce muy po­co esos he­chos no tras­cen­dían las es­ta­dís­ti­cas ni los ti­tu­la­res de los dia­rios, pe­ro la muer­te de Ma­rie­lle “des­per­tó a un gi­gan­te dor­mi­do” a me­ses de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de oc­tu­bre, co­mo re­fie­re el ro­ta­ti­vo Fol­ha de São Pau­lo.

Na­die es­pe­ra­ba que ella fue­ra “un blan­co”, por lo que su ase­si­na­to ha ge­ne­ra­do ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias. Mi­les de bra­si­le­ños han sa­li­do a las ca­lles pa­ra exi­gir res­pues­ta por un homicidio que con­mo­cio­na a la tie­rra don­de más del 50 % de la po­bla­ción se iden­ti­fi­ca co­mo de ra­za ne­gra o mes­ti­za.

“To­do lo que la gen­te quie­re es un es­pa­cio en la so­cie­dad, es te­ner ac­ce­so a la edu­ca­ción de ca­li­dad, a la sa­lud. Cuan­do fi­nal­men­te en­con­tra­mos a alguien que nos re­pre­sen­ta es muy tris­te ver a esa per­so­na si­len­cia­da. Era nues­tra voz, lu­chan­do por el pue­blo de aquí, que su­fre tan­to”, co­men­tó a BBC Lui­cia­na Be­ze­rra, residente de Ma­ré y edu­ca­do­ra en la red mu­ni­ci­pal.

Las ré­pli­cas del su­ce­so se han es­cu­cha­do tam­bién más allá de las fron­te­ras bra­si­le­ñas. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal pi­dió al Go­bierno ga­ran­ti­zar a tra­vés de los ór­ga­nos com­pe­ten­tes “una in­ves­ti­ga­ción in­me­dia­ta y ri­gu­ro­sa”. “No pue­den que­dar du­das acer­ca del con­tex­to, mo­ti­va­ción y au­to­ría del ase­si­na­to de Ma­rie­lle Fran­co”, exi­gió la or­ga­ni­za­ción en un co­mu­ni­ca­do.

Es­te cri­men po­lí­ti­co, sin an­te­ce­den­tes en la his­to­ria más re­cien­te de Bra­sil, de­ja cla­ro otro re­vés de Te­mer: en me­dio del fue­go cru­za­do, la de­ci­sión de ce­der a los mi­li­ta­res el con­trol de la se­gu­ri­dad en Río has­ta fi­na­les del 2018 no es la so­lu­ción pa­ra fre­nar la de­lin­cuen­cia. En es­te com­ple­jo es­ce­na­rio no ser­vi­rán las sa­li­das sim­ples.

Se­gún re­ve­la­ron in­ves­ti­ga­cio­nes, la mu­ni­ción uti­li­za­da por los ata­can­tes la no­che del día 14 per­te­ne­cía a lo­tes ven­di­dos a la Po­li­cía Fe­de­ral en el 2006. An­te esas evi­den­cias, el mi­nis­tro ex­tra­or­di­na­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Bra­sil, Raul Jung­mann, afir­mó que las ba­las fue­ron ro­ba­das en la se­de de Co­rreos, en el es­ta­do de Pa­raí­ba, ha­ce al­gu­nos años. No obs­tan­te, la po­si­ble vin­cu­la­ción de ele­men­tos po­li­cia­les o pa­ra­po­li­cia­les com­pli­ca aún más la si­tua­ción.

En diá­lo­go con el si­tio web No­dal, la fe­mi­nis­ta Na­lu Fa­ria, coor­di­na­do­ra de la Mar­cha Mun­dial de Mu­je­res, con­si­de­ró que “una de las co­sas que más ha­ce el Go­bierno es pro­pa­gar el mie­do. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de la per­se­cu­ción con­tra Lu­la y el in­ten­to de en­car­ce­lar­lo sin prue­bas, por­que to­dos los mo­vi­mien­tos sa­ben que no es so­la­men­te Lu­la quien es­tá en la mi­ra de los gol­pis­tas. El blan­co son tam­bién las iz­quier­das, los mo­vi­mien­tos so­cia­les, las or­ga­ni­za­cio­nes de mu­je­res, de ne­gros y ne­gras, de la ju­ven­tud, las sin­di­ca­les. (…) así que to­do es­to, su­ma­do al ines­pe­ra­do ase­si­na­to de Ma­rie­lle, nos de­ja en si­tua­ción de aler­ta”.

En ello coin­ci­de Lou­re­nço Ce­zar, residente de Ma­ré y pro­fe­sor de Geo­gra­fía en la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía, Cien­cias y Letras de Du­que de Ca­xias, pues es­ti­ma que el ase­si­na­to de Fran­co “es tam­bién la muer­te de un sím­bo­lo que la gen­te pro­yec­ta­ba”. Y el pre­cio pue­de ser al­to.

Mi­les de bra­si­le­ños se reunie­ron a las puer­tas de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal de Río de Ja­nei­ro pa­ra asis­tir al fu­ne­ral de la des­ta­ca­da ac­ti­vis­ta.

Una de las imá­ge­nes más com­par­ti­das en las re­des so­cia­les es la de es­te hom­bre crean­do un gra­fi­ti con el ros­tro de Ma­rie­lle Fran­co en la fa­ve­la de Ma­ré. | fo­tos: EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.