Pence “bom­bar­deó” in­sul­tos con­tra Cu­ba y Ve­ne­zue­la

Trabajadores - - NACIONALES -

El vi­ce­pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Mike Pence, arre­me­tió con­tra Cu­ba y Ve­ne­zue­la al in­ter­ve­nir en la Cumbre de las Américas que tu­vo lu­gar en Lima, Pe­rú.

Ca­li­fi­có a la Re­vo­lu­ción cu­ba­na co­mo “un ré­gi­men co­mu­nis­ta can­sa­do” que “con­ti­núa em­po­bre­cien­do a su pue­blo y le niega sus de­re­chos fun­da­men­ta­les”.

Pence alar­deó so­bre las me­di­das de su Ad­mi­nis­tra­ción con­tra Cu­ba, las cua­les en­co­mió co­mo “de­ci­si­vas pa­ra apo­yar al pue­blo cu­bano y ha­cer fren­te a su opre­sor”, y lue­go aña­dió hi­pó­cri­ta­men­te que “los Es­ta­dos Uni­dos con­ti­nua­rán apo­yan­do al pue­blo cu­bano en su lu­cha por la li­ber­tad”.

Tam­bién acu­só a Cu­ba de tra­tar de “ex­por­tar su fa­lli­da ideo­lo­gía a to­da la re­gión”, y de ayu­dar y apo­yar a Ve­ne­zue­la, a cu­yo Go­bierno ca­li­fi­có igual­men­te de ti­ra­nía.

Con un ci­nis­mo de cam­peo­na­to, el vi­ce­pre­si­den­te Pence atri­bu­yó la po­bre­za, las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y la vio­len­cia en Ve­ne­zue­la a la ges­tión del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, des­co­no­cien­do que son el re­sul­ta­do de las ma­nio­bras de la bur­gue­sía res­pal­da­das por los Es­ta­dos Uni­dos, las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, y en ge­ne­ral la gue­rra su­cia que ha te­ni­do que en­fren­tar la na­ción su­da­me­ri­ca­na.

Pre­mió ade­más con su agra­de­ci­mien­to ex­pre­so a va­rios Go­bier­nos de de­re­cha de la re­gión que hoy son cóm­pli­ces de la arre­me­ti­da im­pe­ria­lis­ta con­tra la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na, co­mo Cos­ta Ri­ca, Ca­na­dá, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Pa­na­má y al pro­pio Pe­rú, por ex­cluir al man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano de la Cumbre. Co­mo si es­to fue­ra po­co, ex­hor­tó a “to­mar me­di­das más enérgicas pa­ra ais­lar” a Ve­ne­zue­la.

Al co­men­zar su dia­tri­ba, el vi­ce­pre­si­den­te Pence ya ha­bía in­ten­ta­do jus­ti­fi­car los ata­ques con­tra Si­ria rea­li­za­dos por las fuer­zas de los Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do y Fran­cia la no­che an­te­rior, al cul­par al Go­bierno de Bas­har al-Ásad por el pre­sun­to em­pleo de ar­mas quí­mi­cas, sin apor­tar pa­ra ello prue­ba al­gu­na.

Con igual pre­tex­to em­bis­tió con­tra Ru­sia e Irán, na­cio­nes a las que acu­só de apo­yar, equi­par y fi­nan­ciar al Go­bierno si­rio, y agra­de­ció a los re­pre­sen­tan­tes de paí­ses que en la Cumbre res­pal­da­ron su ar­te­ra agre­sión, co­mo el pri­mer mi­nis­tro Jus­tin Tru­deau, de Ca­na­dá; y el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos, de Co­lom­bia.

Pence re­cor­dó el os­cu­ro origen de es­tas Cum­bres ha­ce 24 años en Mia­mi, con la re­tó­ri­ca de “tra­ba­jar jun­tos co­mo nun­ca an­tes pa­ra pro­mo­ver la pros­pe­ri­dad y los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, así co­mo las ins­ti­tu­cio­nes y la se­gu­ri­dad en nues­tro he­mis­fe­rio”.

No obs­tan­te, el Vi­ce­pre­si­den­te de­jó cla­ro que ba­jo la pre­si­den­cia de Do­nald Trump, los Es­ta­dos Uni­dos siem­pre pon­drán pri­me­ro la se­gu­ri­dad y la pros­pe­ri­dad de ese país, aun­que qui­so sua­vi­zar su pos­tu­ra al re­pe­tir que ello no sig­ni­fi­ca un Es­ta­dos Uni­dos so­lo.

Ade­más de ha­cer pro­pa­gan­da so­bre los su­pues­tos lo­gros eco­nó­mi­cos de la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción, Pence en­fo­có el trá­fi­co de dro­gas y de per­so­nas, y el te­rro­ris­mo, co­mo si es­tos fue­ran pro­ble­mas ex­ter­nos a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. | Redacción Na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.