Pre­cau­cio­nes an­te in­ten­sas llu­vias

Trabajadores - - SALUD - Yoel Al­ma­guer de Ar­mas

Las in­ten­sas llu­vias en nues­tro país ha­ce unos días, pro­du­ci­das por la tor­men­ta sub­tro­pi­cal Al­ber­to, nos man­tu­vie­ron pre­ca­vi­dos y aler­tas, es­pe­cí­fi­ca­men­te a los ha­bi­tan­tes de la re­gión cen­tral, don­de fue­ron afec­ta­dos cul­ti­vos, puen­tes y ca­rre­te­ras, cen­tros edu­ca­cio­na­les, de sa­lud, y la elec­tri­ci­dad a más de 58 mil con­su­mi­do­res.

Hu­bo lu­ga­res don­de en so­lo 48 ho­ras ca­ye­ron las pre­ci­pi­ta­cio­nes co­rres­pon­dien­tes a las es­ta­ble­ci­das his­tó­ri­ca­men­te pa­ra to­do el mes de ma­yo. Sin em­bar­go, el pe­río­do llu­vio­so en Cu­ba re­cién co­mien­za, y lo ha­ce con ca­si la to­ta­li­dad de las pre­sas lle­nas. Inés Ma­ría Chapman, vi­ce­pre­si­den­ta del Con­se­jo de Es­ta­do y pre­si­den­ta del Ins­ti­tu­to de Re­cur­sos Hi­dráu­li­cos, en­fa­ti­zó que “es­te es un re­to pa­ra el cual hay que pre­pa­rar­se bien”.

To­man­do en con­si­de­ra­ción lo ocu­rri­do, y lo que po­si­ble­men­te pue­da su­ce­der en la tem­po­ra­da ci­cló­ni­ca, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que la po­bla­ción co­noz­ca las en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles que apa­re­cen co­mo con­se­cuen­cias de las in­ten­sas llu­vias.

El doc­tor Fran­cis­co Du­rán Gar­cía, di­rec­tor na­cio­nal de Epi­de­mio­lo­gía del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca, MINSAP, pre­ci­só a

que du­ran­te es­tos pe­río­dos au­men­tan las en­fer­me­da­des dia­rrei­cas agu­das, “por­que el agua se con­ta­mi­na, se po­ne tur­bia, arras­tra con las llu­vias mi­cror­ga­nis­mos y par­tí­cu­las que in­cre­men­tan los cua­dros dia­rrei­cos”.

Aña­dió que las inun­da­cio­nes de los días pa­sa­dos pro­pi­cian la pre­sen­cia de la lep­tos­pi­ro­sis, que lle­ga a tra­vés de la ori­na de los roe­do­res a las aguas y los ali­men­tos que con­su­mi­mos.

“La lep­tos­pi­ra pue­de pe­ne­trar por las he­ri­das y le­sio­nes en la piel”, y por eso, Du­rán ex­hor­tó a que las per­so­nas no ca­mi­nen des­cal­zas, y a que los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las y pe­cua­rios uti­li­cen co­rrec­ta­men­te bo­tas don­de hay pre­sen­cia de esos ani­ma­les.

Tam­bién por las he­ces fe­ca­les se trans­mi­te la hepatitis y la fie­bre tifoidea, es­ta úl­ti­ma, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, tie­ne muy ba­ja in­ci­den­cia en nues­tro país; pe­ro am­bas son muy sus­cep­ti­bles en pe­río­dos llu­vio­sos, y po­de­mos ad­qui­rir­las por la con­ta­mi­na­ción de las aguas y los ali­men­tos que in­ge­ri­mos.

Se ha he­cho muy co­mún que las per­so­nas sa­quen sus mas­co­tas a de­fe­car en las afue­ras de sus ca­sas o apar­ta­men­tos. Los des­he­chos de es­tos ani­ma­les, al­gu­nas ve­ces in­fes­ta­dos, son perseguidos por las mos­cas que atraen di­ver­sas en­fer­me­da­des.

El doc­tor Du­rán hi­zo un lla­ma­do a man­te­ner la hi­gie­ne en si­tios aglo­me­ra­dos co­mo son los al­ber­gues, don­de se eva­cúa a la po­bla­ción, pa­ra evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de la pe­dicu­losis y es­ca­bio­sis.

To­da­vía de­be­mos ga­nar en edu­ca­ción hi­gié­ni­ca, fun­da­men­tal­men­te en las ciu­da­des, don­de

Tra­ba­ja­do­res

no siem­pre la gen­te es dis­ci­pli­na­da, aun cuan­do po­seen los tan­ques pa­ra de­po­si­tar las ba­su­ras y es­com­bros.

Al­gu­nos con­se­jos

Hay ac­cio­nes que te­ne­mos que prio­ri­zar an­te si­tua­cio­nes de in­ten­sas llu­vias, co­mo son el sa­nea­mien­to am­bien­tal y la re­co­gi­da de desechos que fa­vo­re­cen la vi­da de los mi­cror­ga­nis­mos.

Mien­tras ha­ya pro­ble­mas de sa­nea­mien­to ha­brán cria­de­ros en el me­dio am­bien­te pro­pi­cios pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de mos­qui­tos. “Y es­to be­ne­fi­cia el au­men­to de den­gue y zi­ka, que he­mos te­ni­do en al­gu­nas pro­vin­cias del país, y que se pue­den in­cre­men­tar por el au­men­to de los vec­to­res”.

El Di­rec­tor Na­cio­nal de Epi­de­mio­lo­gía del MINSAP re­sal­tó que es im­pres­cin­di­ble el su­mi­nis­tro de agua con ca­li­dad a la po­bla­ción, y que es­ta ob­ten­ga el hi­po­clo­ri­to de sodio que hay en las far­ma­cias del país y en las bo­de­gas pa­ra quie­nes vi­ven en zo­nas ru­ra­les. “El agua pue­de ser her­vi­da pe­ro si des­pués se ma­ni­pu­la se con­ta­mi­na. Lo que ga­ran­ti­za que no pre­va­lez­can los mi­cror­ga­nis­mos es el hi­po­clo­ri­to”.

Es­ta eta­pa de llu­vias fa­vo­re­ce el in­cre­men­to de mos­cas en el am­bien­te. Por tan­to, “es im­por­tan­te la ade­cua­da con­ser­va­ción, coc­ción y ex­pen­dio de los ali­men­tos. Si no se con­ser­van bien se pro­du­cen bro­tes de dia­rreas, co­mo he­mos te­ni­do, so­bre to­do por ven­ta de dul­ces con cre­mas en el in­te­rior”.

En mu­chos cen­tros de tra­ba­jo se ha­cen gran­des can­ti­da­des de co­mi­das, y es por eso que las la­bo­res en la co­ci­na co­mien­zan des­de la ma­dru­ga­da, y al­gu­nos ali­men­tos es­tán lis­tos des­de esas ho­ras. Al res­pec­to, Fran­cis­co Du­rán aco­tó que si la co­mi­da no tie­ne la ade­cua­da con­ser­va­ción pue­de es­tar con­ta­mi­na­da y afec­tar la sa­lud de quie­nes la con­su­man.

Du­ran­te la con­ver­sa­ción el doc­tor Du­rán en­fa­ti­zó que en va­rios cen­tros de tra­ba­jo hay pro­ble­mas de sa­nea­mien­to, que traen con­si­go la acu­mu­la­ción de aguas en los al­re­de­do­res y con es­ta, los cria­de­ros de mos­qui­tos, mos­cas y roe­do­res.

“Hay que te­ner muy en cuen­ta las zo­nas don­de exis­ten mur­cié­la­gos por­que son un re­ser­vo­rio de la ra­bia”. En­fa­ti­zó la ne­ce­si­dad de que las per­so­nas va­cu­nen a sus pe­rros y di­jo que la man­gos­ta, co­no­ci­da por mu­chos co­mo hu­rón, trans­mi­te tam­bién la ra­bia, y una mor­de­du­ra de es­ta pue­de ser muy pe­li­gro­sa.

El per­so­nal de Con­trol Sa­ni­ta­rio In­ter­na­cio­nal, per­te­ne­cien­te al MINSAP, apli­ca me­di­das a ni­vel de fron­te­ras: puer­to, ae­ro­puer­to, ma­ri­na, a per­so­nas que vie­nen de otros paí­ses. Con es­tas pre­vi­sio­nes se evi­ta el tras­pa­so de en­fer­me­da­des ries­go­sas pa­ra los cu­ba­nos.

“Por ejem­plo, en Hai­tí se man­tie­ne la trans­mi­sión del có­le­ra, y a los pa­sa­je­ros que vie­nen des­de esa na­ción se les rea­li­za una qui­mio­pro­fi­la­xis, con­sis­ten­te en tres ta­ble­tas, pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de una in­fes­ta­ción”.

Otra me­di­da se apli­ca a los pa­sa­je­ros que van o vie­nen de Bra­sil. “En ese país hay un bro­te de fie­bre ama­ri­lla que ha lle­ga­do a lu­ga­res tan im­por­tan­tes co­mo Río de Ja­nei­ro y Sao Paulo. Por lo cual exi­gi­mos que to­do cu­bano que va­ya pa­ra esos lu­ga­res ten­ga pues­ta la va­cu­na con­tra la fie­bre ama­ri­lla”, y se pro­ce­de de igual mo­do con los via­je­ros que ven­gan des­de allá, sean bra­si­le­ños o de otra na­ción.

“No­so­tros no te­ne­mos fie­bre ama­ri­lla des­de 1909, pe­ro sí es­tá el Ae­des aegy­pti que es el vec­tor trans­mi­sor”, por eso el es­tric­to con­trol sa­ni­ta­rio, que se es­ta­ble­se en ca­da re­gión del mun­do.

El país im­ple­men­ta me­di­das co­rres­pon­dien­tes pa­ra cui­dar la sa­lud de la po­bla­ción, y es nues­tro de­ber asu­mir po­si­cio­nes que pre­ser­ven la es­ta­bi­li­dad per­so­nal.

En las ca­sas re­sul­ta pre­ci­so es­tar al tan­to del es­ta­do de con­ser­va­ción de ali­men­tos de al­to ries­go co­mo los pes­ca­dos, los ma­ris­cos, los dul­ces con cre­mas, las car­nes con sal­sa, que se pre­pa­ran por la ma­ña­na y que con fre­cuen­cia co­me­mos por las no­ches.

En es­tos días de in­ten­sas llu­vias es muy im­por­tan­te el buen la­va­do de los ve­ge­ta­les y las fru­tas que se in­gie­ren cru­das, pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción y los bro­tes dia­rrei­cos que ex­pli­ca­mos al ini­cio de es­te tra­ba­jo.

con­ti­nua­rá la pu­bli­ca­ción de tex­tos so­bre las me­di­das pre­ven­ti­vas que los cu­ba­nos de­be­mos asu­mir pa­ra con­tra­rres­tar en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles, pues re­cuer­de que mu­chas ve­ces la pro­pa­ga­ción de es­tas de­pen­de de nues­tra con­duc­ta.

Tra­ba­ja­do­res

Hay ac­cio­nes que te­ne­mos que prio­ri­zar an­te si­tua­cio­nes de in­ten­sas llu­vias, co­mo son el sa­nea­mien­to am­bien­tal y la re­co­gi­da de desechos que fa­vo­re­cen la vi­da de los mi­cror­ga­nis­mos. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Fran­cis­co Du­rán en­fa­ti­za que du­ran­te los pe­río­dos de lluvia au­men­tan las en­fer­me­da­des dia­rrei­cas agu­das. | fo­to: Del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.