Equi­li­brio en­tre sen­ti­mien­to y pro­fe­sio­na­li­dad

Trabajadores - - NACIONALES - | Ana Mar­ga­ri­ta González | fotos: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Una proeza: la iden­ti­fi­ca­ción, con ab­so­lu­ta se­gu­ri­dad y en so­lo ocho días, de los ca­dá­ve­res del ac­ci­den­te aé­reo del 18 de ma­yo. Res­pal­do de los fa­mi­lia­res y de to­do el pue­blo

Hon­rar a la Pa­tria y la jus­ti­cia a tra­vés de la cien­cia y la ver­dad. die­ron los fa­mi­lia­res, la lis­ta de pa­sa­je­ros, el vi­deo de abor­da­je, lo que per­mi­te avan­zar con ra­pi­dez. Era un re­to pro­fe­sio­nal”, ase­gu­ró la doc­to­ra.

“Los ni­ños fue­ron una prio­ri­dad: eran cin­co con eda­des di­fe­ren­tes y se de­ter­mi­na­ron en el pri­mer mo­men­to. El otro re­to fue tra­tar de en­con­trar a la ma­dre o al pa­dre, bus­car aso­cia­cio­nes.

“En no­so­tros pri­ma el fac­tor hu­mano del co­no­ci­mien­to; la tec­no­lo­gía en mu­chos ca­sos la apor­ta cri­mi­na­lís­ti­ca: las fo­to­gra­fías, los den­ti­gra­mas cuan­do exis­tían, si hay ra­dio­gra­fías pre mor­tem, las uñas, ta­tua­jes, las ro­pas. La fa­mi­lia jue­ga un pa­pel ele­men­tal en la iden­ti­fi­ca­ción de los ca­dá­ve­res.

“Cual­quier muer­te que ocu­rre nos due­le, el sen­ti­mien­to aflo­ra, pe­ro tie­nes que bus­car el pun­to de equi­li­brio que te da la pro­fe­sio­na­li­dad pa­ra no que­brar­te. No to­dos pue­den ac­tuar con los fa­mi­lia­res, hay que de­fi­nir la per­so­na y dar­le la ta­rea, no pue­de ir a llo­rar. Na­da tie­ne mé­ri­to per­so­nal, to­do se hi­zo con la co­la­bo­ra­ción de cien­tos de per­so­nas, de otros hos­pi­ta­les, cen­tros de la sa­lud, vo­lun­ta­rios de la Cruz Ro­ja, la so­li­da­ri­dad de los cu­ba­nos y de par­te del mun­do”, re­co­no­ció Ha­li­na.

No hu­bo que lla­mar a na­die

La asis­ten­te ad­mi­nis­tra­ti­va Ta­nia Mon­te­jo, y el pa­ra­mé­di­co Gui­ller­mo Va­lla­da­res se en­con­tra­ban ca­da uno en sus ca­sas al en­te­rar­se del ac­ci­den­te. Tam­po­co se ha­lla­ba allí Beryl Fia­lle­ga, sub­di­rec­to­ra ad­mi­nis­tra­ti­va, a quien ca­ta­lo­gan el al­ma de la lo­gís­ti­ca de to­do el pro­ce­so. Vi­ni­mos pa­ra acá y fui­mos pre­pa­ran­do los ex­pe­dien­tes, las con­di­cio­nes pa­ra que cuan­do lle­ga­ran los cuer­pos se pu­die­ra tra­ba­jar de in­me­dia­to con ellos, afir­man.

“El pri­mer con­tac­to con los cuer­pos fue muy du­ro”…, di­jo Ta­nia. “Es­tu­vi­mos dos días se­gui­dos tra­ba­jan­do, des­can­sá­ba­mos sen­ta­dos. Pri­mó la dis­po­si­ción, no ha­bía ran­gos, cum­plía­mos la ta­rea en­co­men­da­da. Pen­sa­ba en el do­lor de los fa­mi­lia­res; nun­ca los vi, pe­ro en ellos es­ta­ba mi pen­sa­mien­to”, agre­gó Gui­ller­mo.

Lo más di­fí­cil son los ni­ños

Pa­ra Car­los Luis Cas­ti­llo Ro­drí­guez, un téc­ni­co ta­na­tó­lo­go (ha­ce ne­crop­sias, re­cons­truc­cio­nes, em­bal­sa­ma) con 20 años de ex­pe­rien­cia, lo más di­fí­cil es tra­ba­jar con los cuer­pos de los ni­ños. “El mo­men­to más ten­so fue cuan­do vi a los ni­ños ubi­ca­dos muy cer­ca de un adul­to que pa­ra mí eran fa­mi­lia: papá o ma­má. Lo otro que me im­pre­sio­nó fue­ron las fa­mi­lias, yo no las vi, pe­ro sa­bía que es­pe­ra­ban que se les en­tre­ga­ran los ca­dá­ve­res, uno no lo de­mues­tra, pe­ro lo sien­te”.

Cris­ti­na Ca­bre­ra, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Le­gal y se­cre­ta­ria ge­ne­ral del sin­di­ca­to allí pi­dió “bo­te­lla” y en el ca­mino su­po la no­ti­cia; le di­jo al cho­fer que la de­ja­ra en el Ins­ti­tu­to, y sa­lió pa­ra el le­van­ta­mien­to de los ca­dá­ve­res, don­de per­ma­ne­ció to­do el tiem­po.

“Es­ta es mi ter­ce­ra ex­pe­rien­cia en un ac­ci­den­te aé­reo y siem­pre so­bre­co­ge por­que es al­go que nun­ca es­pe­ras, es im­pac­tan­te. ¡Los ni­ños, eso es in­des­crip­ti­ble! To­dos los cuer­pos de los ni­ños los le­van­té yo en mi equi­po, que era el cuar­to, le­van­ta­mos 54 ca­dá­ve­res de los 109. Cuan­do lle­ga­mos ha­bían sa­ca­do a los so­bre­vi­vien­tes.

“El le­van­ta­mien­to de los ca­dá­ve­res re­quie­re mu­cho cui­da­do, tra­tar de iden­ti­fi­car des­de el lu­gar, el se­xo, la ra­za, las pren­das que te­nía, las per­te­nen­cias a su al­re­de­dor que pu­die­ran es­tar aso­cia­das a es­tos, por­que esos ele­men­tos ayu­dan du­ran­te el tra­ba­jo en la mor­gue.

“Lo que es­ta­mos le­van­tan­do no es una per­so­na, es un ca­dá­ver, que tie­ne otro es­ta­tus le­gal, pe­ro me­re­ce res­pe­to a lo que fue, a sus fa­mi­lia­res; re­quie­re éti­ca pro­fe­sio­nal.

“Se tra­ba­jó muy or­ga­ni­za­da­men­te, con el apo­yo de las au­to­ri­da­des; lu­cha­mos por el mis­mo ob­je­ti­vo. La ac­ti­tud de los tra­ba­ja­do­res fue ge­nial. To­do fun­cio­nó co­mo un re­loj”.

Las anéc­do­tas de có­mo evi­tar mos­trar el do­lor y que emer­gie­ran los sen­ti­mien­tos son in­con­ta­bles, mas tie­nen mu­cho va­lor las na­rra­das por las es­pe­cia­lis­tas en Me­di­ci­na Le­gal Di­no­rah Si­món y Nory To­le­do, quie­nes se en­car­ga­ron de en­tre­vis­tar a los fa­mi­lia­res y dar­les in­for­ma­ción de los iden­ti­fi­ca­dos.

“To­dos los ca­sos fue­ron di­fí­ci­les; una de­be po­ner­se co­mo una co­ra­za por­que se sien­te el do­lor, pe­ro al mis­mo tiem­po brin­dar­les a los fa­mi­lia­res con­fian­za, se­gu­ri­dad, pe­dir­les que tu­vie­ran pa­cien­cia, lo cual era muy di­fí­cil en esas cir­cuns­tan­cias; en las fa­mi­lias ha­bía de­ses­pe­ra­ción, an­sie­dad, mu­cho do­lor, su­fri­mien­to”, ase­ve­ró Nory.

Sin em­bar­go, el doc­tor Ser­gio Ra­bell tu­vo una de­fe­ren­cia: “Los fa­mi­lia­res se por­ta­ron muy bien, nin­guno tra­tó de vio­len­tar el sis­te­ma y mos­tra­ban mu­cho agra­de­ci­mien­to, aún lo ha­cen.

“No se rin­dió na­die; en ocho días con­clui­mos la iden­ti­fi­ca­ción de los ca­dá­ve­res. Los tiem­pos fue­ron ré­cord pa­ra to­do; tra­ba­ja­mos con un prin­ci­pio en me­di­ci­na le­gal: tiem­po que pa­sa, ver­dad que hu­ye”, con­clu­yó.

El es­tu­dio de res­tos óseos es muy im­por­tan­te en la iden­ti­fi­ca­ción de ca­dá­ve­res.

Los ex­per­tos se agru­pa­ron en equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios y ro­ta­ban las ta­reas pa­ra no ago­tar el in­te­lec­to.

“Te­nía­mos el com­pro­mi­so de ha­cer el tra­ba­jo en el me­nor tiem­po po­si­ble”, di­jo la ex­per­ta Ha­li­na.

Cris­ti­na: “Es­ta­mos ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ros de que ca­da ca­dá­ver que en­tre­ga­mos a un fa­mi­liar era el su­yo”.

El doc­tor Ser­gio Ra­bell agra­de­ció al pue­blo de Cu­ba y a las au­to­ri­da­des por la so­li­da­ri­dad de­mos­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.