Al­ber­to qui­so su­pe­rar a Flo­ra

Trabajadores - - NACIONALES - | Vi­vian Bus­ta­man­te Molina

Da­tos pre­li­mi­na­res re­fle­jan que el acu­mu­la­do na­cio­nal de lluvia en ma­yo cla­si­fi­ca co­mo el se­gun­do ma­yor pa­ra cual­quier mes del año des­de 1961

RÉCORDS EN acu­mu­la­dos por las in­ten­sas llu­vias e inun­da­cio­nes po­co vis­tas, con las con­si­guien­tes afec­ta­cio­nes aún por eva­luar to­tal­men­te, son re­sul­ta­dos de la tor­men­ta sub­tro­pi­cal Al­ber­to.

¿Es un au­gu­rio pa­ra la re­cién ini­cia­da tem­po­ra­da ci­cló­ni­ca del Atlán­ti­co Norte, el mar Ca­ri­be y el gol­fo de Mé­xi­co? No nos ade­lan­te­mos a los acon­te­ci­mien­tos, pe­ro sí po­de­mos abun­dar en la si­tua­ción hi­dro­ló­gi­ca que pre­sen­ta el país y en otras in­for­ma­cio­nes que brin­da en ex­clu­si­va a el más­ter in­ge­nie­ro Ar­ge­lio Fer­nán­dez Ri­chel­me, es­pe­cia­lis­ta de la Di­rec­ción de Uso Ra­cio­nal del Agua en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Re­cur­sos Hi­dráu­li­cos (INRH).

Tra­ba­ja­do­res, ¿De qué agua dis­po­ne­mos lue­go de ese even­to ex­tre­mo?

Co­men­za­mos la tem­po­ra­da ci­cló­ni­ca, que se ex­tien­de del pri­me­ro de ju­nio al 30 de no­viem­bre, con al­re­de­dor de 8 mil mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua al­ma­ce­na­dos en los 242 em­bal­ses que ad­mi­nis­tra el INRH, el 85 % de lle­na­do de la ca­pa­ci­dad na­cio­nal. Es­ta es una ci­fra sin pre­ce­den­te no so­lo pa­ra el ini­cio de ju­nio sino, in­clu­so, de los me­ses de oc­tu­bre y no­viem­bre, en los que nor­mal­men­te se pre­sen­tan los ma­yo­res acu­mu­la­dos en el año.

¿Cuán­tos récords en acu­mu­la­dos de llu­vias y lle­na­do de em­bal­ses se al­can­za­ron con la tor­men­ta sub­tro­pi­cal Al­ber­to?

To­da­vía pa­sa­rán al­gu­nas se­ma­nas pa­ra dis­po­ner de las ci­fras exac­tas. Sí es un he­cho que se al­can­zó el lle­na­do más so­bre­sa­lien­te pa­ra cual­quier mes del año des­de 1990, con 8 mil 12 mi­llo­nes. Aun­que pre­li­mi­nar, el acu­mu­la­do na­cio­nal de ma­yo —402,4 mi­lí­me­tros (mm)— cla­si­fi­ca co­mo el se­gun­do ma­yor pa­ra cual­quier mes del año des­de 1961, des­pués de los 490 mm de oc­tu­bre de 1963, mes en que azo­tó el ci­clón Flo­ra.

¿Qué im­pli­ca la so­bre­sa­tu­ra­ción de los sue­los?

La sa­tu­ra­ción de los sue­los, aun fue­ra de la tem­po­ra­da ci­cló­ni­ca, im­pli­ca la acen­tua­ción del dre­na­je na­tu­ral de es­tos. Pro­vo­ca que en el trans­cur­so de va­rios días ha­ya es­cu­rri­mien­to su­per­fi­cial sin pre­ci­pi­ta­cio­nes pre­ce­den­tes en un in­ter­va­lo re­la­ti­va­men­te cor­to (po­cos días). Es un pro­ce­so de cor­ta du­ra­ción si no se pre­sen­tan llu­vias abun­dan­tes de ma­ne­ra in­me­dia­ta o en un bre­ve pla­zo.

La ocu­rren­cia de un even­to de in­ten­sa plu­vio­si­dad co­mo Al­ber­to con­lle­va la apa­ri­ción más rá­pi­da del pi­co (va­lor má­xi­mo) de los cau­da­les flu­via­les, pues se acor­ta o des­apa­re­ce el lap­so de tiem­po du­ran­te el cual el sue­lo va asi­mi­lan­do par­te o to­da la lluvia. Por tan­to re­tar­da la apa­ri­ción del es­cu­rri­mien­to su­per­fi­cial o lo ate­núa una vez que apa­re­ce.

¿Tie­nen que ver las inun­da­cio­nes con las in­dis­ci­pli­nas de la po­bla­ción al cons­truir en lu­ga­res pro­cli­ves o re­ser­va­dos pa­ra el es­cu­rri­mien­to de las pre­sas?

No ne­ce­sa­ria­men­te si lo ve­mos des­de el pun­to de vis­ta de la ge­ne­ra­ción del es­cu­rri­mien­to. Es­te en su ma­ni­fes­ta­ción su­per­fi­cial tie­ne mu­chas con­di­cio­nan­tes co­mo la in­ten­si­dad y la du­ra­ción de la lluvia, la di­rec­ción de la tor­men­ta, la co­ber­tu­ra del te­rreno, el re­lie­ve, et­cé­te­ra.

La com­bi­na­ción de es­tos ele­men­tos ha­ce que el es­cu­rri­mien­to sea ma­yor o me­nor y que, por tan­to, pue­da ser asi­mi­la­do más ade­lan­te por los cau­ces. In­clu­so si re­sul­ta muy ele­va­do es po­si­ble que se pro­duz­can inun­da­cio­nes en zo­nas lla­nas sin ha­ber des­bor­da­mien­to de los cau­ces. Tal si­tua­ción es fac­ti­ble que ocu­rra por ocu­pa­ción o no de las lla­nu­ras de inun­da­ción aguas aba­jo de los em­bal­ses.

En lo que sí in­ci­de to­tal­men­te la cons­truc­ción de vi­vien­das y has­ta el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en es­tas zo­nas iden­ti­fi­ca­das co­mo inun­da­bles por el ver­ti­mien­to de los em­bal­ses es en el ries­go de desas­tre, en la cre­cien­te pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­can pér­di­das hu­ma­nas y ma­te­ria­les.

¿Có­mo es­tá com­pues­ta y quié­nes ma­ne­jan la red plu­vio­mé­tri­ca del INRH? ¿Es la úni­ca fuen­te pa­ra ob­te­ner da­tos de lluvia?

La red plu­vio­mé­tri­ca de Cu­ba es­tá com­pues­ta por más de 2 mil es­ta­cio­nes de me­di­ción de acu­mu­la­dos en 24 ho­ras. Es­to re­pre­sen­ta una den­si­dad su­pe­rior a la re­co­men­da­da por la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial. Del to­tal, unas 800 nos re­por­tan da­tos a la ins­tan­cia pro­vin­cial y na­cio­nal; con fre­cuen­cia dia­ria y, en ca­so de even­tos de in­ten­sas llu­vias y hu­ra­ca­nes, in­for­man ca­da ocho, cua­tro o dos ho­ras, en de­pen­den­cia de la fa­se de­cre­ta­da.

En su ma­ne­jo in­ter­vie­ne per­so­nal del INRH (ofi­ci­nis­tas, ope­ra­do­res de es­ta­cio­nes de bom­beo y de afo­ro, je­fes de pre­sa, etc.), de te­le­co­rreos y ob­ser­va­do­res vo­lun­ta­rios (más de mil 100).

Se in­clu­yen en es­ta red los plu­vió­me­tros de las 68 es­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas del Ins­ti­tu­to de Me­teo­ro­lo­gía. No es la úni­ca vía pa­ra re­co­pi­lar da­tos de lluvia, pe­ro sí es la ofi­cial.

En la ac­tua­li­dad ya se ob­tie­nen es­ti­ma­dos de pre­ci­pi­ta­ción a par­tir de ob­ser­va­cio­nes sa­te­li­ta­les y de ra­da­res me­teo­ro­ló­gi­cos, aun­que es­tos da­tos aún re­quie­ren de un pro­ce­so de va­li­da­ción–ca­li­bra­ción en el que pron­to es­ta­re­mos tra­ba­jan­do. Fue­ra de es­to, exis­ten plu­vió­me­tros en re­des pro­pias de al­gu­nos or­ga­nis­mos co­mo el Mi­nis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra y el Gru­po Az­cu­ba y has­ta de al­gu­nas per­so­nas na­tu­ra­les co­mo por ejem­plo, de ra­dio­afi­cio­na­dos, que no es­tán insertados en la red ofi­cial de nues­tro ins­ti­tu­to.

¿Son se­gu­ras las pre­sas en Cu­ba?

Las pre­sas en Cu­ba no so­lo son se­gu­ras sino que sus­ten­tan la pro­tec­ción de las per­so­nas y los re­cur­sos eco­nó­mi­cos an­te el em­ba­te de even­tos ex­tre­mos del cli­ma, sean se­quías, in­ten­sas llu­vias y hu­ra­ca­nes.

Lo más co­mún es pen­sar en el efec­to del ver­ti­mien­to de un em­bal­se, el cual tie­ne en­tre sus fun­cio­nes re­gu­lar las ave­ni­das de las aguas, es de­cir, de­jar que sal­ga me­nos que la que re­ci­be. Sin em­bar­go, po­cas ve­ces pa­ra­mos mien­tes o has­ta se des­co­no­ce que en­tre dos ver­ti­mien­tos con­se­cu­ti­vos la pre­sa ha ajus­ta­do, o me­jor, ha in­te­rrum­pi­do va­rias ave­ni­das, que hu­bie­sen po­di­do ge­ne­rar inun­da­cio­nes aguas aba­jo de no exis­tir es­ta obra.

Aho­ra bien, tan­to en su ope­ra­ción co­ti­dia­na co­mo du­ran­te un even­to ex­tre­mo, las pre­sas y las de­más obras hi­dráu­li­cas es pro­ba­ble que su­fran afec­ta­cio­nes de dis­tin­to gra­do. Es nor­mal y por eso el INRH sis­te­má­ti­ca­men­te vi­gi­la, con­tro­la y pla­ni­fi­ca (tiem­po y re­cur­sos) y eje­cu­ta el man­te­ni­mien­to o re­pa­ra­ción.

En mu­chos años se han da­do muy po­cos ca­sos de alar­ma por po­si­ble fa­llo es­truc­tu­ral de un em­bal­se. El ejem­plo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es el de Le­bri­je, en San­cti Spí­ri­tus, en ju­nio del 2002.

Des­pués de tan­ta lluvia, ¿po­de­mos se­guir men­cio­nan­do la pa­la­bra se­quía?

Sí. Por­que que­dan zo­nas con ba­ja dis­po­ni­bi­li­dad de agua com­pa­ra­da con la me­dia his­tó­ri­ca, prin­ci­pal­men­te en aque­llos te­rri­to­rios don­de no tu­vo efec­tos la tor­men­ta sub­tro­pi­cal Al­ber­to.

La se­quía, al me­nos des­de el pun­to de vis­ta con­cep­tual, pue­de es­tar pre­sen­te en cual­quier mo­men­to, así sea a una es­ca­la muy re­du­ci­da tan­to en es­pa­cio co­mo en tiem­po. Ba­jo ese pre­cep­to se en­tien­de que exis­te mien­tras las con­di­cio­nes de re­ser­va de agua son in­fe­rio­res a las que nor­mal­men­te se tie­nen, y afec­tan al­gu­na(s) ac­ti­vi­dad(es) so­cio­eco­nó­mi­ca(s).

De­sa­for­tu­na­da­men­te nos he­mos acos­tum­bra­do a que se de­cre­te o de­cla­re la se­quía cuan­do ya abar­ca una gran ex­ten­sión del país, des­pués de va­rios o mu­chos me­ses evo­lu­cio­nan­do y no de­be ser así. Es un fe­nó­meno que se vi­gi­la to­do el año, en aras de de­tec­tar su apa­ri­ción y des­de en­ton­ces de­ben eje­cu­tar­se ac­cio­nes de res­pues­ta.

| fo­to: Vol­vie­ron a abrir­se las com­puer­tas de la pre­sa Za­za.

El ac­tual lle­na­do de los em­bal­ses en el país no tie­ne pre­ce­den­te, in­clu­so pa­ra los récords de oc­tu­bre y no­viem­bre, cuan­do nor­mal­men­te se pre­sen­tan los ma­yo­res acu­mu­la­dos en el año, afir­ma el más­ter Ar­ge­lio Fer­nán­dez Ri­chel­me. He­ri­ber­to González Bri­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.