Un im­pres­cin­di­ble es­ca­sa­men­te co­no­ci­do

Trabajadores - - CULTURA - | Jor­ge Ri­vas Ro­drí­guez

Co­mo par­te de los ho­me­na­jes por el aniver­sa­rio 80 del em­ble­má­ti­co pin­tor y es­cul­tor Jo­sé De­la­rra (Jo­sé Ra­món de Lá­za­ro Bencomo, San An­to­nio de los Ba­ños, 26 de abril de 1938-La Ha­ba­na, 26 de agos­to del 2003), re­cien­te­men­te fue clausurada en el Museo de Ar­te Co­lo­nial, en la Pla­za de la Ca­te­dral, La Ha­ba­na Vie­ja, la ex­po­si­ción Yo soy un es­cul­tor que pin­ta, inau­gu­ra­da el pa­sa­do 6 de abril con una vein­te­na de di­bu­jos (tin­ta so­bre car­tu­li­na), por vez pri­me­ra mos­tra­dos al pú­bli­co por sus hi­jos, los tam­bién crea­do­res de la plás­ti­ca Isis y Leo D' Lá­za­ro, y la co­le­ga Flor de Paz, prin­ci­pa­les ve­la­do­res del le­ga­do ar­tís­ti­co de es­te gran hom­bre que me­re­ció el Tí­tu­lo Ho­no­rí­fi­co de Hé­roe del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba.

Se­ría im­per­do­na­ble no re­me­mo­rar, a tra­vés de es­tas lí­neas, al tam­bién di­ri­gen­te sin­di­cal, al maes­tro de maes­tros, al di­rec­tor de la Aca­de­mia de Ar­tes San Ale­jan­dro, quien le­gó a la cul­tu­ra, tan­to na­cio­nal co­mo uni­ver­sal, más de 130 obras mo­nu­men­ta­les, en­tre es­tas el Con­jun­to Es­cul­tó­ri­co Co­man­dan­te Er­nes­to Che Gue­va­ra, en Vi­lla Cla­ra; los mo­nu­men­tos al Hé­roe Na­cio­nal Jo­sé Mar­tí, en Mé­xi­co; a las víc­ti­mas de Na­ga­sa­ki, en Ja­pón; y al in­ter­na­cio­na­lis­mo, en An­go­la; ade­más de la Pla­za de la Pa­tria, en Ba­ya­mo; la Pla­za de la Re­vo­lu­ción, de Hol­guín; y mu­chos otros.

En­tre las ac­ti­vi­da­des, fun­da­men­tal­men­te or­ga­ni­za­das por sus jó­ve­nes des­cen­dien­tes en­ca­mi­na­das a reivin­di­car la fi­gu­ra de De­la­rra, tam­bién hu­bo un pa­nel so­bre su vi­da y su obra, rea­li­za­do el mis­mo día de su aniver­sa­rio, en­tre los alum­nos de la Aca­de­mia San Ale­jan­dro, co­mo par­te de los 200 años de esa ins­ti­tu­ción que lo pro­cla­mó di­rec­tor (1967-1968), por su pro­ba­da ca­li­dad co­mo pin­tor, es­cul­tor, gra­ba­dor y di­bu­jan­te. Loa­ble ini­cia­ti­va nun­ca an­tes efec­tua­da allí y que de al­gún mo­do coad­yu­va­rá a que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes co­mien­cen a va­lo­rar me­jor el real y gran­dio­so le­ga­do de quien asi­mis­mo con­sa­gró in­fi­ni­dad de ho­ras de in­som­nio a la fun­da­ción del Ta­ller de Li­to­gra­fía, ac­tual­men­te Ta­ller Ex­pe­ri­men­tal de Grá­fi­ca de La Ha­ba­na, des­ta­ca­dí­si­ma la­bor que in­clu­so no es ob­ser­va­da en la ma­yo­ría de los es­tu­dios y es­cri­tos re­la­cio­na­dos con ese cen­tro.

In­jus­ta pa­ra­do­ja. De­la­rra, el in­cues­tio­na­ble ar­tis­ta, el cu­bano afa­ble y en­te­ra­men­te com­pro­me­ti­do con la cau­sa de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, ha si­do ig­no­ra­do en la ma­yo­ría de los li­bros, en­sa­yos, con­fe­ren­cias y es­tu­dios so­bre ar­te cu­bano con­tem­po­rá­neo. An­te esas in­con­ce­bi­bles cir­cuns­tan­cias el tam­bién pro­lí­fi­co ce­ra­mis­ta sos­tu­vo su crea­ción con la más so­lem­ne dig­ni­dad éti­ca. Se con­si­de­ra­ba “el ti­po equi­vo­ca­do, pues soy un po­lí­ti­co que se de­di­có al ar­te”. Igual­men­te ol­vi­da­do fue por quie­nes tu­vie­ron en sus ma­nos de­ci­dir, du­ran­te va­rios años, que se le en­tre­ga­ra el me­re­ci­dí­si­mo Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas, el cual de­bió hon­rar­lo en vi­da. Y con esa par­ti­cu­lar mo­des­tia que lo ca­rac­te­ri­za­ba me di­jo unos me­ses an­tes de mo­rir: “Tal vez aún no lo me­rez­co”.

Pa­ra al­gu­nos, la tra­yec­to­ria de De­la­rra se re­su­me en el ca­li­fi­ca­ti­vo de que fue un cro­nis­ta de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na. Sin me­nos­pre­ciar se­me­jan­te honor pa­ra cual­quier ar­tis­ta, pien­so que esa fra­se no es­tá com­ple­ta y elu­de el ma­gis­te­rio que ca­rac­te­ri­zó la obra to­da de quien tra­ba­jó sus es­cul­tu­ras ca­si al pun­to de la per­fec­ción hi­per­rea­lis­ta, lo cual, por sí so­lo cons­ti­tu­ye una en­vi­dia­ble cua­li­dad. Ni si­quie­ra en el Museo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes exis­te una so­la pie­za —ni en pin­tu­ra, di­bu­jo, es­cul­tu­ra o ce­rá­mi­ca— de De­la­rra.

Evi­den­te­men­te de­sin­te­re­sa­do por las co­rrien­tes y los “is­mos” post­mo­der­nis­tas, su desem­pe­ño in­te­lec­tual fue inad­ver­ti­do por quie­nes no su­pie­ron apre­ciar la pro­fun­di­dad de sus dis­cur­sos de la plás­ti­ca, en los que, co­mo po­cos, con­ju­gó los va­lo­res his­tó­ri­cos, so­cia­les, cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cos en ca­da una de sus obras.

De en­tre sus más de mil 500 pin­tu­ras al óleo, tin­ta o acrí­li­co, se en­cuen­tran las se­lec­cio­na­das por sus hi­jos pa­ra con­for­mar la ex­po­si­ción Yo soy un es­cul­tor que pin­ta, trans­pa­ren­cias acuo­sas de pe­que­ños for­ma­tos me­dian­te las cua­les re­crea edi­fi­cios co­lo­nia­les, así co­mo sus re­cu­rren­tes alu­sio­nes fi­gu­ra­ti­vo-abs­trac­cio­nis­tas so­bre la fi­gu­ra de la mu­jer, amén del ca­ba­llo y el ga­llo —em­ble­mas de cu­ba­ni­dad—, y di­ver­sos sím­bo­los afro­cu­ba­nos.

Qui­zás, a par­tir de es­ta mo­vi­da (asu­mi­da ca­si en­te­ra­men­te por el es­fuer­zo de su fa­mi­lia) en torno a es­te im­pres­cin­di­ble nom­bre de la his­to­ria del ar­te in­su­lar, las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de tal fin co­mien­cen a pro­mo­ver más y me­jor la ex­tra­or­di­na­ria he­ren­cia que de­jó a su pue­blo y a nues­tra cul­tu­ra. Mu­cho que­da aún por co­no­cer y es­tu­diar so­bre la obra y la vi­da de Jo­sé De­la­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.