Múscu­los fuer­tes… y sa­lu­da­bles

Trabajadores - - DEPORTES - | Ro­ber­to M. Ló­pez de Vi­vi­go

Lau­ra no se re­co­no­cía fren­te al es­pe­jo. Un ac­né se­ve­ro so­bre­sa­lía en su ros­tro y apa­re­cían ve­llos don­de nun­ca an­tes. La voz le ha­bía cam­bia­do y aho­ra so­na­ba más grue­sa. La fi­gu­ra fe­me­ni­na que qui­so me­jo­rar en el gim­na­sio con ejer­ci­cios y con­su­mien­do hor­mo­nas es­te­roi­deas, re­sul­tó to­do lo con­tra­rio, pues es­tas tu­vie­ron un efec­to mas­cu­li­ni­zan­te.

El ca­so an­te­rior ejem­pli­fi­ca un pro­ble­ma mun­dial que hoy ha lle­ga­do a to­das las pro­vin­cias de Cu­ba: el uso de sus­tan­cias pa­ra in­cre­men­tar el tono mus­cu­lar o ba­jar de pe­so, so­bre to­do en los jó­ve­nes.

Es­te­roi­des anabó­li­cos

Es­tos en­ca­be­zan una de las lis­tas prohi­bi­das por la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je pa­ra de­por­tes de al­to ren­di­mien­to. “Cons­ti­tu­yen una ame­na­za pa­ra la sa­lud por los da­ños que pro­du­cen a ni­vel sis­té­mi­co: cán­ce­res de hí­ga­do y prós­ta­ta, dis­mi­nu­ción del ta­ma­ño de los tes­tícu­los, de­pó­si­to de gra­sas en las ar­te­rias, ac­né, muer­te sú­bi­ta, en­tre otros”, ex­pli­ca el MSc. doc­tor Ya­mil Gu­tié­rrez, sub­di­rec­tor de Con­trol Mé­di­co del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na De­por­ti­va.

La in­fil­tra­ción de acei­te co­mes­ti­ble o de ma­ní en miem­bros su­pe­rio­res e in­fe­rio­res es tam­bién fre­cuen­te. Si bien el vo­lu­men del múscu­lo cre­ce, ino­cu­lar­se gra­sa es muy pe­li­gro­so. “Una go­ta que cai­ga en el to­rren­te cir­cu­la­to­rio des­en­ca­de­na me­ca­nis­mos he­ma­to­ló­gi­cos que pue­den pro­du­cir un em­bo­lis­mo pul­mo­nar, un in­far­to agudo o una dis­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos”, re­fie­re Gu­tié­rrez.

Am­bos acei­tes sustituyen al synt­hol, sus­tan­cia pro­du­ci­da en el ex­te­rior y que por su al­to cos­to, 300 dó­la­res el fras­co de 100 ml, es inac­ce­si­ble pa­ra los cu­ba­nos. Si bien se fa­bri­ca de for­ma in­dus­trial sus con­se­cuen­cias son per­ju­di­cia­les, ya que in­to­xi­ca y el or­ga­nis­mo so­lo de­se­cha un 30 % de ese áci­do gra­so.

Diu­ré­ti­cos

Pa­ra ba­jar de pe­so en po­co tiem­po son muy po­pu­la­res. En reali­dad cau­san des­hi­dra­ta­ción por pér­di­das hi­dro­elec­tro­lí­ti­cas que ocu­rren usual­men­te a tra­vés de vó­mi­tos. Ade­más se han re­gis­tra­do en cuer­pos de guar­dia, ado­les­cen­tes que lle­gan con ca­lam­bres co­mo con­se­cuen­cia de su con­su­mo.

To­dos los diu­ré­ti­cos es­tán con­tro­la­dos en el sis­te­ma mé­di­co de sa­lud por el tar­je­tón y los más con­su­mi­dos son la fu­ro­se­mi­da, la hi­dro­clo­ro­tia­zi­da y la clor­ta­li­do­na. En de­por­tes de al­to ren­di­mien­to es­tán prohi­bi­dos, por­que en­mas­ca­ran otras sus­tan­cias in­ge­ri­das co­mo los es­ti­mu­lan­tes.

Lu­cha de to­dos

El en­fren­ta­mien­to al con­su­mo de es­tas sus­tan­cias es ta­rea de va­rias ins­ti­tu­cio­nes y de la po­bla­ción en ge­ne­ral. El pri­mer pa­so de­be ser eva­luar pe­rió­di­ca­men­te los gim­na­sios por cuen­ta pro­pia, más de 900 en to­do el país, los cua­les tra­ba­jan en mu­chas oca­sio­nes sin per­so­nal es­pe­cia­li­za­do. Tam­bién, se po­drían ha­cer con­tro­les a los que se ejer­ci­tan allí pa­ra de­tec­tar el uso de sus­tan­cias per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud.

Los es­fuer­zos con­jun­tos en­tre el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­por­tes, Edu­ca­ción Física y Re­crea­ción; el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca; el de Edu­ca­ción; Edu­ca­ción Su­pe­rior; del In­te­rior, de Jus­ti­cia; la Adua­na Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca y el Ór­gano Na­cio­nal An­ti­do­pa­je de la Re­pú­bli­ca, trae­rán be­ne­fi­cios a cor­to pla­zo.

La edu­ca­ción y pre­ven­ción es tam­bién fun­da­men­tal. El mo­vi­mien­to de­por­ti­vo ya aler­ta so­bre el con­su­mo de sus­tan­cias prohi­bi­das des­de los de al­to ren­di­mien­to has­ta las Es­cue­las de Ini­cia­ción De­por­ti­va Es­co­lar. Pen­dien­te aún es­tá que la la­bor edu­ca­ti­va lle­gue a los prac­ti­can­tes sis­te­má­ti­cos de ac­ti­vi­dad física.

Por úl­ti­mo, que­re­mos reite­rar que lo úni­co que me­jo­ra la sa­lud es el ejer­ci­cio fí­si­co pres­cri­to por un mé­di­co y se­gui­do por un es­pe­cia­lis­ta de cul­tu­ra física, jun­to a una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción y ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da.

Lo úni­co que me­jo­ra la sa­lud es el ejer­ci­cio fí­si­co pres­cri­to por un mé­di­co y se­gui­do por un es­pe­cia­lis­ta. | fo­to: Calixto N. Lla­nes

Rich Pia­na, fi­si­co­cul­tu­ris­ta muer­to, re­co­no­ció el uso de es­te­roi­des. | fo­to: in­fo­bae.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.