El Chi­cho, gim­nas­ta im­pe­ca­ble

Trabajadores - - DEPORTES - Daniel Re­yes Gar­cía, es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo

El 24 de no­viem­bre de 1926 fue un día apa­ren­te­men­te nor­mal en La Ha­ba­na. Apa­ren­te­men­te por­que mien­tras la ca­pi­tal asis­tía a una jor­na­da más de sus 407 años de his­to­ria na­cía uno de los gran­des ex­po­nen­tes de la gim­na­sia ar­tís­ti­ca na­cio­nal, Bal­do­me­ro Ru­bie­ra Fer­nán­dez.

El Chi­cho, co­mo jo­co­sa­men­te le apo­da­ban sus ami­gos, ini­ció la prác­ti­ca de­por­ti­va en la dé­ca­da de 1940 al in­gre­sar en el gim­na­sio del Cen­tro De­pen­dien­tes del Co­mer­cio de la ca­pi­tal cu­ba­na, jun­to a otras jó­ve­nes pro­me­sas de es­te de­por­te co­mo Ale­jan­dro Díaz Cor­pión y Emi­lio Marrero.

Quie­nes le co­no­cie­ron afir­man que era un hom­bre sui géneris. La sen­ci­llez, afa­bi­li­dad, ama­bi­li­dad y se­rie­dad le ca­rac­te­ri­za­ban tan­to en su vi­da de­por­ti­va co­mo so­cial. Tra­ba­jó siem­pre in­can­sa­ble­men­te con gran dis­ci­pli­na y de­di­ca­ción por su­pe­rar los re­sul­ta­dos com­pe­ti­ti­vos. Y los con­si­guió.

Do­ta­do de unas con­di­cio­nes y ap­ti­tu­des fí­si­cas im­pre­sio­nan­tes pa­ra la gim­na­sia, Bal­do­me­ro bro­mea­ba con sus com­pa­ñe­ros acer­ca de que no po­dían de­rro­tar­lo, y se jac­ta­ba de ser uno de los po­cos ca­pa­ces de rea­li­zar la cruz en las ani­llas.

Par­ti­ci­pó en los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be de 1946, 1950 y 1954, en la ci­ta olím­pi­ca de Lon­dres 1948 y en las dos pri­me­ras edi­cio­nes de los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos, celebrados en 1951 y 1955, res­pec­ti­va­men­te.

Los even­tos mul­ti­de­por­ti­vos re­gio­na­les fue­ron el es­ce­na­rio de las ma­yo­res ha­za­ñas de Ru­bie­ra. Un to­tal de 13 me­da­llas, seis de oro, dos de pla­ta y cin­co de bron­ce lo co­lo­can co­mo el oc­ta­vo má­xi­mo co­lec­cio­nis­ta de pre­seas de su de­por­te en es­te ti­po de com­pe­ti­ción. Tam­bién lo­gró agen­ciar­se dos se­gun­dos lu­ga­res por equi­pos en las ci­tas con­ti­nen­ta­les.

El Chi­cho do­mi­na­ba to­dos los apa­ra­tos de la gim­na­sia, pe­ro los me­jo­res re­sul­ta­dos lle­ga­ron tra­ba­jan­do en las ani­llas. Ade­más, de las es­pe­cia­li­da­des tra­di­cio­na­les, se des­ta­có en otras co­mo el es­ca­la­mien­to de so­ga y en la es­ca­le­ra de pu­ña­les, las cua­les des­apa­re­cie­ron del pro­gra­ma com­pe­ti­ti­vo ha­ce mu­chos años.

Des­pués del triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio en 1959 y del re­ti­ro co­mo de­por­tis­ta, Bal­do­me­ro de­ci­dió vin­cu­lar­se a la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Gim­na­sia y a la Co­mi­sión Pro­vin­cial en ca­li­dad de en­tre­na­dor. Pos­te­rior­men­te se in­tere­só por re­co­ger la his­to­ria de es­te de­por­te en Cu­ba y creó un equi­po en­car­ga­do de re­co­pi­lar las es­ta­dís­ti­cas de to­dos los gim­nas­tas an­ti­lla­nos, ac­ti­vi­dad que reali­zó has­ta el mo­men­to de su muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.