El mun­do la­bo­ral an­te el re­to me­dioam­bien­tal

Trabajadores - - INTERNACIONALES - | Ha­rol­do Romero Pé­rez

El 5 de ju­nio se con­me­mo­ra el Día Mun­dial del Me­dio Am­bien­te en un pla­ne­ta ca­da día más da­ña­do por quie­nes ges­tio­nan sus ri­que­zas de for­ma de­pre­da­do­ra

EN TO­DO el or­be tra­ba­jan mil 200 mi­llo­nes de per­so­nas en ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a la agri­cul­tu­ra, la pes­que­ría, la sil­vi­cul­tu­ra y el tu­ris­mo. El da­to re­ve­la de mo­do elo­cuen­te la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra el ám­bi­to la­bo­ral la pre­ser­va­ción de las con­di­cio­nes na­tu­ra­les de vi­da en la Tie­rra, pues sig­ni­fi­ca que el 40 % del em­pleo a ni­vel glo­bal de­pen­de di­rec­ta­men­te del me­dio am­bien­te y de los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos.

Sin em­bar­go, en­tre los años 2000 y 2015 se pro­du­jo la pér­di­da de 23 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, de­bi­do al au­men­to de los desas­tres na­tu­ra­les re­la­cio­na­dos con el queha­cer hu­mano; y se pre­vé que des­de aho­ra y has­ta el 2030 des­apa­rez­can otros 72 mi­llo­nes de em­pleos a tiem­po com­ple­to, por la mis­ma cau­sa.

Los des­truc­ti­vos fe­nó­me­nos se ori­gi­nan en los gra­ves tras­tor­nos me­dioam­bien­ta­les que hoy pa­de­ce el pla­ne­ta, y prin­ci­pal­men­te en el más de­vas­ta­dor de ellos, el cam­bio cli­má­ti­co, ge­ne­ra­do por el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra me­dia glo­bal de­bi­do a la pro­gre­si­va acu­mu­la­ción en la at­mós­fe­ra de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI), ema­na­dos esen­cial­men­te de la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les.

Lo ex­pues­to acer­ca de la in­ci­den­cia de los ci­ta­dos tras­tor­nos en la es­fe­ra la­bo­ral es par­te del in­for­me Pers­pec­ti­vas so­cia­les y del em­pleo en el mun­do 2018: Sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal con em­pleo, di­vul­ga­do el pa­sa­do mes por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), agen­cia de Na­cio­nes Uni­das que pres­ta una sis­te­má­ti­ca aten­ción a la re­fe­ri­da pro­ble­má­ti­ca, co­mo en­te en­car­ga­do de ve­lar por to­do cuan­to se re­la­cio­na con el te­ma del tra­ba­jo a ni­vel mun­dial.

De acuer­do al in­for­me, la cre­cien­te con­ta­mi­na­ción de la at­mós­fe­ra, del agua y del sue­lo, jun­to al pro­pio es­trés pro­du­ci­do por el au­men­to del ca­lor, cons­ti­tu­yen fac­to­res pri­mor­dia­les que per­ju­di­can di­rec­ta­men­te a los tra­ba­ja­do­res en tér­mi­nos de sa­lud, pro­duc­ti­vi­dad, in­gre­sos, ali­men­tos y se­gu­ri­dad; ello con­tri­bu­ye, uni­do a la mer­ma del mer­ca­do la­bo­ral, al de­te­rio­ro de sus con­di­cio­nes de vi­da y las de sus fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des.

En par­ti­cu­lar, los au­men­tos de tem­pe­ra­tu­ra ha­brán re­du­ci­do en el 2030 el nú­me­ro to­tal de ho­ras de tra­ba­jo en un 2 % a ni­vel mun­dial —so­bre to­do en paí­ses en vías de desa­rro­llo y en sec­to­res agrí­co­las—, pues cier­tos ho­ra­rios se­rán de­ma­sia­do ca­lu­ro­sos pa­ra tra­ba­jar.

Co­mo par­te de su agen­da, la OIT pro­mue­ve en­tre los tra­ba­ja­do­res, em­plea­do­res y Go­bier­nos un diá­lo­go di­ri­gi­do a con­ci­liar los in­tere­ses so­cia­les y eco­nó­mi­cos con las preo­cu­pa­cio­nes so­bre el me­dio am­bien­te, e in­sis­te en que las po­lí­ti­cas y las nor­ma­ti­vas ju­rí­di­cas en ma­te­ria am­bien­tal que in­clu­yen cues­tio­nes la­bo­ra­les son fun­da­men­ta­les pa­ra cum­plir el Pro­gra­ma de Tra­ba­jo De­cen­te pro­mo­vi­do por la or­ga­ni­za­ción.

En el do­cu­men­to tam­bién se for­mu­lan im­por­tan­tes pro­pues­tas, co­mo la que ins­ta a dar ma­yor im­pul­so a una in­dis­pen­sa­ble tran­si­ción ha­cia mo­de­los de pro­duc­ción ener­gé­ti­cos lim­pios, no con­ta­mi­nan­tes, a fin de li­mi­tar el au­men­to glo­bal de la tem­pe­ra­tu­ra, se­gún se es­ta­ble­ce en el Acuer­do de Pa­rís so­bre cam­bio cli­má­ti­co, adop­ta­do por la ONU en el 2015.

La con­cre­ción de las prác­ti­cas sos­te­ni­bles en el sec­tor ener­gé­ti­co pro­pues­tas por la OIT po­drían sig­ni­fi­car la crea­ción de 24 mi­llo­nes de em­pleos en el mun­do has­ta el 2030, prin­ci­pal­men­te en los sec­to­res ener­gé­ti­co, agrí­co­la, del trans­por­te, la cons­truc­ción y el re­ci­cla­je. Es de­cir, se per­de­rían unos 6 mi­llo­nes de em­pleos pe­ro el sal­do es po­si­ti­vo, pues se ge­ne­ra­rían 18 mi­llo­nes de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo.

Con­si­de­ran­do que el con­tex­to ac­tual re­quie­re de es­que­mas in­no­va­do­res pa­ra pro­mo­ver pro­duc­tos, ser­vi­cios e in­fra­es­truc­tu­ras que im­pli­quen el cui­da­do del me­dio am­bien­te, y la ge­ne­ra­ción de per­fi­les de em­pleos que se adap­ten a las exi­gen­cias de la de­no­mi­na­da eco­no­mía ver­de, la or­ga­ni­za­ción aler­ta so­bre la ne­ce­si­dad de em­pren­der ac­cio­nes ur­gen­tes des­ti­na­das a for­mar a los tra­ba­ja­do­res en las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das pa­ra el trán­si­to ha­cia las nue­vas ocu­pa­cio­nes la­bo­ra­les.

El in­for­me re­cla­ma ade­más po­lí­ti­cas de pro­tec­ción la­bo­ral pa­ra com­ba­tir los efec­tos ad­ver­sos al em­pleo de­ri­va­dos del cam­bio cli­má­ti­co, co­mo me­di­das de re­ubi­ca­ción an­te la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo y pro­gra­mas que con­tri­bu­yan a re­du­cir la vul­ne­ra­bi­li­dad de las per­so­nas en si­tua­ción de des­em­pleo.

Tam­bién con­vo­ca a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a pres­tar apo­yo a los paí­ses de ba­jos y me­dios in­gre­sos, re­que­ri­dos de ayu­da pa­ra fi­nan­ciar y desa­rro­llar es­tra­te­gias en­ca­mi­na­das a una tran­si­ción jus­ta ha­cia eco­no­mías y so­cie­da­des am­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles.

Ba­jo el aus­pi­cio de la ONU, se rea­li­za­rá el pró­xi­mo año una con­fe­ren­cia di­ri­gi­da a lo­grar tra­ba­jo de­cen­te y sos­te­ni­ble pa­ra to­dos. A ce­le­brar­se en oca­sión del cen­te­na­rio de la OIT, cen­tra­rá el de­ba­te en la in­fluen­cia que so­bre el uni­ver­so la­bo­ral ejer­cen los lla­ma­dos me­ga­fac­to­res de cam­bio: tec­no­lo­gía, demografía y glo­ba­li­za­ción, ade­más del cam­bio cli­má­ti­co.

El even­to guar­da sin­to­nía con la pro­yec­ción de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, re­su­mi­da por su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Guy Ry­der: “Ca­da vez es más evi­den­te que el mun­do del tra­ba­jo tie­ne que adap­tar­se a los im­pe­ra­ti­vos de la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co”.

Sin lu­gar a du­das exis­ten ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra que la ne­ce­sa­ria y apre­mian­te cau­sa am­bien­ta­lis­ta mun­dial re­ci­ba el más de­ci­di­do apo­yo de los tra­ba­ja­do­res en to­dos los con­ti­nen­tes.

La muer­te de pe­ces, co­mo con­se­cuen­cia de la con­ta­mi­na­ción de las aguas, afec­ta la ali­men­ta­ción y el em­pleo. | fo­to: Reuters

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.