Cu­ba­nos cui­dan el co­ra­zón de las em­pre­sas

Trabajadores - - SALUD - | Enrique Mi­la­nés León, Tra­ba­ja­do­res

Aun­que su ima­gen más re­cu­rren­te los mues­tra en ins­ta­la­cio­nes for­ma­les y ba­rrios hu­mil­des, nues­tros co­la­bo­ra­do­res de la sa­lud son tam­bién pro­tec­ción fre­cuen­te de co­lec­ti­vos la­bo­ra­les de Ve­ne­zue­la

Ma­ra­cai­bo, Ve­ne­zue­la.— Por los re­cur­sos na­tu­ra­les con que ope­ra y por su mi­sión, la Cor­po­ra­ción de Desa­rro­llo de la Re­gión Zu­lia­na (Cor­poZu­lia) tie­ne por ob­je­ti­vo im­pul­sar des­de es­te es­ta­do, pa­ra el país, un sal­to eco­nó­mi­co que me­jo­re la ca­li­dad de vi­da del pue­blo y lo blin­de fren­te a los efec­tos de la gue­rra de cuar­ta ge­ne­ra­ción or­ques­ta­da por los “de­ge­ne­ra­dos” de siem­pre.

En un ma­pa eco­nó­mi­co se pue­de apre­ciar que, ade­más del pe­tró­leo que bor­dea el la­go Ma­ra­cai­bo, Zu­lia pa­re­ce ben­de­ci­da por un ge­ne­ro­so me­nú de la na­tu­ra­le­za: plá­tano, ca­fé, pal­ma acei­te­ra, plan­tas fru­tí­co­las, sá­bi­la, ga­na­de­ría, ca­ma­rón, el ex­clu­si­vo ca­cao por­ce­la­na y otros tesoros de la pla­ni­cie. Sin em­bar­go, to­da esa ma­ra­vi­lla se­ría pol­vo en el vien­to si no se acom­pa­ña­ra con la for­tu­na ma­yor: la sa­lud. Ahí apa­re­ce en­ton­ces, pa­ra ase­gu­rar­la, un cá­li­do “ya­ci­mien­to” de cu­ba­nos.

Co­mo em­pre­sa so­cia­lis­ta, Cor­poZu­lia ve­la por el bie­nes­tar de sus tra­ba­ja­do­res. Cuen­ta pa­ra ello con Cor­poSa­lud, una coor­di­na­ción mé­di­ca pro­pia de­di­ca­da a atender al per­so­nal y a sus fa­mi­lia­res, pe­ro en el ac­tual pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co sus es­fuer­zos no son su­fi­cien­tes.

La lla­ma­da a la coor­di­na­ción de la Mi­sión Mé­di­ca cu­ba­na en Zu­lia bas­tó pa­ra que nues­tros co­la­bo­ra­do­res or­ga­ni­za­ran pa­ra ese co­lec­ti­vo una jor­na­da de sa­lud.

La doc­to­ra Martha Rosa Gar­cía Ávi­la, es­pe­cia­lis­ta prin­ci­pal en asis­ten­cia mé­di­ca de nues­tra mi­sión en Zu­lia y or­ga­ni­za­do­ra de esos za­fa­rran­chos de bien, ex­pli­ca la reac­ción al pe­di­do: “Or­ga­ni­za­mos dos días con la par­ti­ci­pa­ción de cua­tro es­pe­cia­lis­tas en me­di­ci­na ge­ne­ral in­te­gral (MGI), un odon­tó­lo­go, una li­cen­cia­da en Far­ma­cia, un elec­tro­mé­di­co, una en­fer­me­ra, un of­tal­mó­lo­go y dos op­to­me­tris­tas”.

Fui­mos a ver­lo. Lleno to­tal, per­so­nas de to­das las eda­des pre­gun­tan­do dón­de se ha­ce la pla­ca del to­bi­llo, dón­de con­sul­ta el mé­di­co de los es­pe­jue­los, si ten­drán es­ta me­di­ci­na, quién me mi­ra el dien­te de la ni­ña… una her­mo­sa lo­cu­ra en el in­mue­ble.

Se­re­na, acos­tum­bra­da a no de­jar­se pre­sio­nar por la pre­sión, la doc­to­ra Martha am­plía: “Así son nues­tras jornadas de sa­lud, co­mo un en­la­ce en­tre Ba­rrio Aden­tro y las em­pre­sas; nos so­li­ci­tan y aquí es­ta­mos. Co­mo a las es­cue­las, co­mu­ni­da­des y zo­nas de ex­tre­ma po­bre­za, to­dos los me­ses va­mos a cen­tros de tra­ba­jo”.

Una co­le­ga su­ya la respalda: “En el año 2017 su­ma­mos en las 64 Áreas de Sa­lud In­te­gral Co­mu­ni­ta­rias (Asic) de Zu­lia unas 9 mil 600 jornadas co­mo es­ta”, re­fie­re Ar­lety Bazán To­rres, nues­tra ase­so­ra de Ba­rrio Aden­tro 1 en el es­ta­do.

Así fue: la em­pre­sa de trans­por­te Me­troMa­ra, las in­ten­den­cias de las pa­rro­quias, la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial, los co­lec­ti­vos de al­cal­días y de la go­ber­na­ción, y has­ta la for­mi­da­ble Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la S.A. (PDVSA) sin­tie­ron en el 2017 la mano de ali­vio de es­pe­cia­lis­tas de nues­tro país que, al­ter­na­da­men­te con sus com­pa­ñe­ros de mi­sión, vi­vie­ron la her­mo­sa ex­pe­rien­cia de los mé­di­cos am­bu­lan­tes. Y no es me­tá­fo­ra: ade­más de las me­di­ci­nas, cuan­do ha­ce fal­ta, ellos lle­van in­clu­so si­llo­nes mó­vi­les de odon­to­lo­gía.

A la pos­tre abun­dan los re­co­no­ci­mien­tos. El año pa­sa­do los cu­ba­nos re­ci­bie­ron el aga­sa­jo mo­ral de Me­troMa­ra y del pro­gra­ma La sa­lud va a la es­cue­la, de­di­ca­do a acer­car la aten­ción es­pe­cia­li­za­da a pe­que­ños estudiantes.

La doc­to­ra Ar­lety men­cio­na otra for­ta­le­za de es­ta prác­ti­ca: an­tes, el pe­so de las jornadas lo asu­mían nues­tros mé­di­cos, pe­ro aho­ra la aten­ción de MGI co­rre a car­go de ve­ne­zo­la­nos for­ma­dos por aque­llos co­mo par­te de la pre­pa­ra­ción del re­le­vo. “A me­nu­do —am­plía— ha­ce­mos jornadas a par­tir de pro­ble­mas de sa­lud es­pe­cí­fi­cos de una zo­na o co­lec­ti­vo la­bo­ral”.

Una se­ma­na pre­via al pa­so del pe­rio­dis­ta por Ma­ra­cai­bo, coope­ran­tes cu­ba­nos ha­bían he­cho una cam­pa­ña de va­li­da­ción de em­ba­ra­za­das y pa­cien­tes dis­ca­pa­ci­ta­dos con mi­ras a que re­ci­bie­ran el bono de ayu­da del Go­bierno Bo­li­va­riano. Tal ac­ción per­mi­tió que 3 mil 937 ges­tan­tes y 10 mil 269 dis­ca­pa­ci­ta­dos re­ci­bie­ran des­de en­ton­ces otra mano de la Re­vo­lu­ción.

Pe­ro si­ga­mos en Cor­poZu­lia. Esos dos días de abra­zo cu­bano se se­lla­ron con 389 pa­cien­tes con­sul­ta­dos en MGI, 168 en of­tal­mo­lo­gía y óp­ti­ca, y 58 en odon­to­lo­gía.

Mi­ran­do las ci­fras uno en­tien­de me­jor el en­tu­sias­mo que el co­man­dan­te bo­li­va­riano y lí­der de Cor­poZu­lia Francisco Arias Cár­de­nas re­fi­rió, en ple­na jor­na­da de sa­lud: “Cu­ba y Ve­ne­zue­la tie­nen un sis­te­ma so­li­da­rio. Nues­tros mé­di­cos ya lo apren­den de us­te­des. Los cu­ba­nos siem­pre dan una aten­ción di­rec­ta, per­so­na­li­za­da, ca­ri­ño­sa… que ayu­da a nues­tros pla­nes en Zu­lia”.

Allí, pal­pan­do per­so­nas cual si fue­ra un mé­di­co más, el hom­bre que un día se al­zó con Hu­go Chá­vez cons­ta­tó que, de ca­ra a los pro­yec­tos eco­nó­mi­cos, esos ros­tros ali­via­dos con sim­ples pas­ti­llas de amor son el más fuer­te hi­dro­car­bu­ro que guar­da el sue­lo de Zu­lia.

Los ser­vi­cios of­tal­mo­ló­gi­cos son muy de­man­da­dos en las jornadas de sa­lud.

Doc­to­ra cu­ba­na en ple­na jor­na­da de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.