Un lar­go be­so, co­mo de re­en­cuen­tro

Pri­me­ra car­ta en­via­da a Alei­da March des­de el Con­go, 1965:

Trabajadores - - NATALICIO 90 -

Mi úni­ca en el mun­do:

(Se lo pe­dí pres­ta­do al vie­jo Hik­met) ¿Qué mi­la­gro has he­cho con mi po­bre y vie­jo ca­pa­ra­zón, ya no me in­tere­sa el abra­zo real y sue­ño con las con­ca­vi­da­des en que me aco­mo­da­bas y en tu olor y en tus ca­ri­cias tos­cas y gua­ji­ras?

Es­to es otra Sie­rra Maes­tra pe­ro sin el sa­bor de la cons­truc­ción ni, to­da­vía al me­nos, la sa­tis­fac­ción de sen­tir­lo mío.

To­do trans­cu­rre con un rit­mo len­to, co­mo si la gue­rra fue­ra una co­sa pa­ra pa­sa­do ma­ña­na. Por aho­ra, tu te­mor de que me ma­ten es tan in­fun­da­do co­mo tus ce­los.

Mi tra­ba­jo se com­po­ne de la en­se­ñan­za de fran­cés en va­rias cla­ses al día, apren­di­za­je de swahi­li y me­di­ci­na. Den­tro de unos días co­men­za­ré un tra­ba­jo se­rio, pe­ro de en­tre­na­mien­to. Una es­pe­cie de Mi­nas del Frío, de la de la gue­rra; no la que vi­si­ta­mos jun­tos.

Da­le un be­so cui­da­do­so a ca­da crío (tam­bién a Hil­di­ta).

Sá­ca­te una fo­to con to­dos ellos y mán­da­la. No muy gran­de y otra chi­qui­ta. Apren­de fran­cés, más que en­fer­me­ría y quié­re­me.

Un lar­go be­so, co­mo de re­en­cuen­tro. Te quie­re

Ta­tu

To­ma­da del li­bro Evo­ca­ción, mi vi­da al la­do del Che, Alei­da March, edi­ta­do por Ocean Sur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.