A su hi­ja Hil­di­ta y a la tía Bea­triz

Trabajadores - - NATALICIO 90 -

Dos car­tas en­via­das des­de Áfri­ca don­de se en­con­tra­ba vi­si­tan­do va­rios paí­ses al fren­te de una de­le­ga­ción cu­ba­na A su hi­ja Hil­di­ta di­ri­ge es­ta mi­si­va en fe­bre­ro de 1965:

Mi que­ri­da: Cuan­do re­ci­bas es­tas no­tas, es­ta­ré en al­gún país afri­cano y tú ha­brás cum­pli­do tus nue­ve años.

Te man­do es­te re­ga­li­to pa­ra que lo lle­ves de re­cuer­do; no sé si te ca­brá o te que­da­rá gran­de, pe­ro en al­guno de los cin­co de­di­tos pue­de ir.

Ten­go mu­chas ga­nas de ver­te. Ya lle­vo dos me­ses fue­ra y to­do es­ta­rá un po­qui­to cam­bia­do.

A ver si es­te año tam­bién eres alum­na ejem­plar pa­ra ha­cer­me que­dar bien, igual que a tu ma­má.

Vie­ji­ta, re­ci­be un be­so gran­do­te y un abra­zo muy fuer­te de tu pa­pá que te quie­re. Sa­lu­dos a to­dos por allí. Le es­cri­be a su tía Bea­triz el 8 de mar­zo de 1965 des­de Egip­to: Tií­ta:

Des­de Te­bas, pri­me­ra ca­pi­tal de los sue­ños, te man­da un re­cuer­do es­te poe­ta que no ha­ce poe­sía y se ha con­ver­ti­do en un digno bu­ró­cra­ta de pan­za res­pe­ta­ble y há­bi­tos tan se­den­ta­rios que mar­cha nim­ba­do de año­ran­zas de pan­tu­flas y críos

(con la co­rres­pon­dien­te fá­bri­ca, claro es­tá). Un abra­zo gran­de y re­cuer­do a las Her­ci­lias y, qui­zás al Her­ci­li­to, del an­ti­guo.

Te­te

En: Un hom­bre bravo. Adys Cu­pull y Froi­lán González. Edi­to­rial San Luis, 1994

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.