Hor­ta y el “da­le al que no te dio”

Trabajadores - - DEPORTES - Es­pe­cial pa­ra

En la his­to­ria que trans­por­ta el bien lla­ma­do bu­que in­sig­nia del de­por­te cu­bano hay una fi­gu­ra que, por su ma­gis­tral y (ca­si) per­fec­to es­ti­lo guan­te en ris­tre, le­van­ta­ba al gra­de­río de su feu­do y allen­de los ma­res: el ca­ma­güe­yano Adol­fo Hor­ta Mar­tí­nez, a quien se le ca­ta­lo­gó co­mo el Hom­bre del Bo­xeo To­tal.

Hor­ta es quien me­jor ha evi­den­cia­do la má­xi­ma de es­te de­por­te, esa in­di­ca­ción de los en­tre­na­do­res a sus alum­nos des­de eda­des tem­pra­nas: “Bus­car la for­ma de pe­gar y que no te pe­guen”.

Por su inigua­la­ble ta­len­to fue lla­ma­do a la se­lec­ción ma­yor por el pro­fe­sor Al­ci­des Sa­ga­rra con ape­nas 15 años. Com­pi­tió en las di­vi­sio­nes de 54, 57 y 60 ki­lo­gra­mos, y po­seía una es­gri­ma bo­xís­ti­ca tan de­pu­ra­da que po­día ga­nar con la efec­ti­vi­dad de su gol­peo en cual­quie­ra de las tres dis­tan­cias.

Era un ge­nio en la me­dia dis­tan­cia. Apo­ya­do en su ve­lo­ci­dad de ma­nos y pier­nas pa­ra en­trar y sa­lir del área de ata­que, lle­ga­ba con­ti­nua­men­te a la anato­mía ri­val y, al mis­mo tiem­po, se tor­na­ba in­to­ca­ble. Por­que, ade­más, cuan­do iba ha­cia atrás, tam­bién lo ha­cía lan­zan­do gol­pes.

Pe­ro si el ri­val era de ma­yor es­ta­tu­ra y al­can­ce, Hor­ta bus­ca­ba la cor­ta dis­tan­cia y con sus ex­ce­len­tes re­cur­sos de­fen­si­vos le ce­rra­ba las sa­li­das, lo aco­rra­la­ba en una es­qui­na y pro­pi­na­ba una sar­ta de gol­pes tan efec­ti­vos, que en oca­sio­nes obli­ga­ba al en­tre­na­dor con­tra­rio a ti­rar la toa­lla.

Y con otros tan­tos re­cur­sos, so­lo pro­pios de un pú­gil de su ca­li­bre, se des­ha­cía de opo­nen­tes más pe­que­ños, tra­ba­jan­do en la dis­tan­cia lar­ga, con el em­pleo de su po­ten­te jab de iz­quier­da, el cual com­bi­na­ba con gol­pes rec­tos, swin­nes o gan­chos im­pe­ca­bles.

Si se de­ci­día a lle­var una es­tra­te­gia de con­tra­ta­que tam­bién ga­na­ba, por­que de­fen­día muy bien de ma­nos y con mo­vi­mien­tos de tor­so, y su ve­lo­ci­dad le per­mi­tía lle­gar pron­to al cuer­po del ri­val. A es­tos atri­bu­tos, in­clú­ya­le a Hor­ta la prin­ci­pal vir­tud de un bo­xea­dor: era gua­po y nun­ca da­ba por per­di­do un com­ba­te, ade­más de po­seer muy bue­na pre­pa­ra­ción fí­si­ca.

Co­mo miem­bro de la pre­se­lec­ción na­cio­nal tu­vo de en­tre­na­dor di­rec­to a uno de los gran­des: Ho­no­ra­to Es­pi­no­sa. En esa épo­ca de­bió me­dir­se y ha­cer spa­rring con pú­gi­les de buen ar­se­nal téc­ni­co co­mo Án­gel He­rre­ra o Je­sús So­llet, así co­mo el pe­ga­dor Jo­sé Agui­lar, quie­nes siem­pre pug­na­ron por es­ca­lar a lo más al­to del po­dio en sus res­pec­ti­vas di­vi­sio­nes. Pe­ro Hor­ta no que­ría “in­vi­ta­dos” en su Fin­ca del Wa­jay.

El agra­mon­tino fue tri­cam­peón mun­dial al ga­nar en Bel­gra­do 1978, Mú­nich 1982 y Reno 1986. Sin em­bar­go, no pu­do le­van­tar el ce­tro en su úni­ca par­ti­ci­pa­ción en Jue­gos Olím­pi­cos, en Mos­cú 1980, al caer en la gran fi­nal con­tra el ale­mán Rudi Finn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.