Ñi­co Ló­pez: sa­cri­fi­cio por la causa

Trabajadores - - NACIONALES -

“(...) bas­ta re­cor­dar có­mo lo vi­mos en una opor­tu­ni­dad con dos­cien­tos pe­sos del Mo­vi­mien­to in­ci­pien­te en los bol­si­llos y ver­lo ca­mi­nar cua­dras y cua­dras, por aho­rrar­le los seis cen­ta­vos del pa­sa­je al Mo­vi­mien­to; bas­ta re­cor­dar­lo ha­cien­do esos re­co­rri­dos con sen­dos agu­je­ros en sus gas­ta­dos za­pa­tos cu­bier­tos con un car­tón, co­sas que sa­be­mos por con­vi­vir con él no por­que las pre­go­na­se; bas­ta re­cor­dar­lo to­mán­do­se un café con le­che, co­mo úni­co ali­men­to, en cual­quier ca­fe­tín ha­ba­ne­ro, al fi­nal de ca­da jor­na­da, a al­tas ho­ras de la no­che, y te­nien­do en el bol­si­llo di­ne­ro del Mo­vi­mien­to; bas­ta re­cor­dar­lo em­pren­dien­do den­tro de cual­quier reunión una crí­ti­ca fir­me y fra­ter­na con­tra to­dos los erro­res y de­bi­li­da­des que los de­más pu­dié­se­mos co­me­ter; y bas­ta re­cor­dar­lo irre­duc­ti­ble, in­co­rrup­ti­ble, en la pos­tu­ra que man­tu­vo has­ta el día de su muer­te (...)”.

Así se re­fi­rió Raúl Cas­tro Ruz so­bre An­to­nio Ñi­co Ló­pez, asal­tan­te al cuar­tel de Ba­ya­mo, ex­pe­di­cio­na­rio del Gran­ma, ase­si­na­do por la sol­da­des­ca po­co des­pués del des­em­bar­co. A su fi­gu­ra es­tá de­di­ca­do el Día del Tra­ba­ja­dor Quí­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.