Ju­ven­tud y ex­pe­rien­cia, bi­no­mio in­elu­di­ble

Trabajadores - - NACIONALES - | Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

Es cier­to que los jó­ve­nes tie­nen so­bre sus hom­bros el pe­so del fu­tu­ro de la na­ción. Y es cier­to tam­bién que mu­chos de ellos, qui­zás más de los que ima­gi­na­mos, cuen­tan en sus cen­tros, ya sea de es­tu­dios o la­bo­ra­les, y en las zo­nas don­de re­si­den, un muy bien ga­na­do pres­ti­gio por el pa­pel pro­ta­gó­ni­co que desem­pe­ñan.

Sin em­bar­go, no to­dos ma­ni­fies­tan en la prác­ti­ca co­ti­dia­na el in­te­rés de be­ber de la sa­bi­du­ría de los más ex­pe­ri­men­ta­dos, de los que ya han an­da­do y des­an­da­do una bue­na par­te de la vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal, con acier­tos y desa­cier­tos, afron­tan­do y ven­cien­do obs­tácu­los a tra­vés de mu­chas “ho­ras de vue­lo”.

Ese asun­to, des­de ma­ti­ces di­ver­sos, ha es­ta­do pre­sen­te en las asam­bleas y con­fe­ren­cias que co­mo par­te del pro­ce­so or­gá­ni­co del XXI Con­gre­so de la CTC se han efec­tua­do, y de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, en el aná­li­sis del do­cu­men­to Ba­ses pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Mi­sión del Mo­vi­mien­to Sin­di­cal Cu­bano.

Re­cuer­do que cuan­do lle­gué muy jo­ven a la re­dac­ción del pe­rió­di­co Van­guar­dia, ór­gano in­for­ma­ti­vo de la en­ton­ces pro­vin­cia de Las Vi­llas (mul­ti­pli­ca­da en 1976 en tres te­rri­to­rios: Villa Cla­ra, San­cti Spí­ri­tus y Cien­fue­gos) con an­sias de ser pe­rio­dis­ta, so­lo te­nía la vo­lun­tad y la vo­ca­ción, pues me fal­ta­ban co­no­ci­mien­tos. Pe­ro tu­ve una op­ción va­lio­sa: apren­der de los que ejer­cían la pro­fe­sión. Y así lo hi­ce. Pre­gun­ta­ba, bus­ca­ba ase­so­ría, pe­día que re­vi­sa­ran y co­rri­gie­ran los ma­te­ria­les que re­dac­ta­ba. Pa­so a pa­so fui ad­qui­rien­do esos co­no­ci­mien­tos que me han si­do va­le­de­ros has­ta hoy.

Qui­zás por ese an­dar es que mi­ro con tan bue­nos ojos los em­pe­ños pues­tos en prác­ti­ca pa­ra que en los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les los más jó­ve­nes ten­gan siem­pre a su la­do a un téc­ni­co u obre­ro con ex­pe­rien­cia y sa­pien­cia su­fi­cien­tes pa­ra trans­mi­tir­les y en­se­ñar­les el in­trín­gu­lis y los ma­ti­ces de pro­fe­sio­nes u ofi­cios, co­mo su­ce­de con los maes­tros en el sec­tor de la cons­truc­ción, por so­lo ci­tar un ejem­plo.

Ha­ce po­co la te­le­vi­sión di­fun­dió una en­tre­vis­ta con un ve­gue­ro pi­na­re­ño. En una plan­ta­ción de ta­ba­co ta­pa­do, al res­pon­der por qué lo­gra tan bue­nos re­sul­ta­dos en ca­da co­se­cha re­fi­rió: “Por­que se­guí las en­se­ñan­zas y con­se­jos del ‘vie­jo’ y de otros que me trans­mi­tie­ron los se­cre­tos del cul­ti­vo”. Esas no­cio­nes em­pí­ri­cas las ha uni­do pa­ra bien a lo apren­di­do en la ca­rre­ra de In­ge­nie­ro Agró­no­mo que cur­só en la Uni­ver­si­dad.

Los jó­ve­nes que se gra­dúan de la en­se­ñan­za téc­ni­ca y su­pe­rior es­tán en el de­ber in­elu­di­ble de in­ter­cam­biar con quie­nes los an­te­ce­die­ron. En es­te mun­do cam­bian­te, di­ver­so y tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­do, es su­ma­men­te di­fí­cil “sa­bér­se­las to­das”. Tam­po­co re­sul­ta ne­ce­sa­rio des­cu­brir lo que ya es­tá des­cu­bier­to.

Se afir­ma con to­tal ra­zón que una vez ter­mi­na­dos los es­tu­dios es cuan­do co­mien­za el apren­di­za­je ver­da­de­ro, por­que “la prác­ti­ca es el cri­te­rio de la ver­dad”.

Ló­gi­ca es la vehe­men­cia del es­pí­ri­tu ju­ve­nil y el in­te­rés por trans­for­mar, pe­ro des­de las pro­pias au­las hay que in­cul­car la ac­ti­tud in­te­li­gen­te de acer­car­se a los más ex­pe­ri­men­ta­dos y apro­piar­se de sus he­rra­mien­tas cog­nos­ci­ti­vas. La mo­des­tia y el in­cen­ti­vo por apren­der de­ben iden­ti­fi­car a to­dos o al me­nos, a la ma­yo­ría.

En cual­quier es­fe­ra del queha­cer la­bo­ral, co­mo en la vi­da mis­ma, nun­ca se aca­ba de es­tu­diar, y esa sen­ten­cia no es pri­va­ti­va de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na, en la que sí hay ple­na con­cien­cia de que siem­pre que­da más por co­no­cer. Quien se su­pera cons­tan­te­men­te tie­ne mas po­si­bi­li­da­des de lle­gar a ser bueno o ex­ce­len­te en la es­pe­cia­li­dad que eli­gió, sin dis­tin­ción en­tre una y otra, por­que to­das re­quie­ren de co­no­ci­mien­tos am­plios.

El di­vino te­so­ro de la ju­ven­tud de­be unir­se al te­so­ro di­vino de la sa­pien­cia ad­qui­ri­da con el pa­so del tiem­po.

En ca­da per­so­na con ex­pe­rien­cia en el tra­ba­jo hay un enor­me cau­dal de sa­bi­du­ría que los de me­nor edad de­ben apro­ve­char más am­plia­men­te y de me­jor ma­ne­ra, no so­lo en las de­no­mi­na­das prác­ti­cas pre­pro­fe­sio­na­les o en el pe­río­do de adies­tra­mien­to la­bo­ral, cuan­do se les asig­na un tu­tor pa­ra guiar­los. Ese em­pe­ño por co­no­cer y per­fec­cio­nar lo apren­di­do de­be ir más allá y con­ver­tir­se en un in­te­rés cons­tan­te. Y si “la mon­ta­ña no vie­ne a uno, uno de­be ir a la mon­ta­ña”, por lo que de no manifestarse ese in­te­rés de ma­ne­ra es­pon­tá­nea hay que pro­pi­ciar­lo de al­gu­na for­ma y de eso de­ben ocu­par­se las di­rec­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y sin­di­ca­les en ca­da cen­tro. El fu­tu­ro no ad­mi­te des­cui­dos.

Muy bien lo re­co­no­ció el pa­pa Fran­cis­co: “Los jó­ve­nes ca­mi­nan rá­pi­do, pe­ro los vie­jos son los que co­no­cen el ca­mino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.