El hé­roe que en­ca­rri­la bar­cos

Trabajadores - - NACIONALES - Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

De­no­mi­na­dor co­mún de los Hé­roes del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba son la mo­des­tia y la sen­ci­llez. No im­por­ta qué ac­ti­vi­dad reali­cen ni cuán­to tiem­po le ha­yan de­di­ca­do. Lo nor­mal es que tra­ten de res­tar­le ca­te­go­ría a su obra, aun­que es­té pla­ga­da de he­chos re­le­van­tes, y co­mo di­ría mi ami­go Jo­sé, “se ha­yan co­mi­do un tren de mar­cha atrás”.

Y pen­san­do en eso con­ver­sé con Ma­nuel Mar­ce­lino Poo La­zo, me­re­ce­dor ha­ce 15 años de la má­xi­ma dis­tin­ción que otor­ga el Con­se­jo de Es­ta­do a pro­pues­ta de la CTC, y que él ob­tu­vo por el Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res Ci­vi­les de la De­fen­sa.

Es lo­cuaz y en­tu­sias­ta, ca­rac­te­rís­ti­cas que agra­de­cen los pe­rio­dis­tas y que con cer­te­za lo han ayu­da­do a in­fluir en sus com­pa­ñe­ros des­de los ini­cios co­mo es­pe­cia­lis­ta has­ta aho­ra, al fren­te del ta­ller de elec­tró­ni­ca de la Em­pre­sa Mi­li­tar In­dus­trial (EMI) Gran­ma, en el que re­pa­ran me­dios téc­ni­cos de na­ve­ga­ción.

No­ti­cia, ho­nor y com­pro­mi­so

Qui­zás una pi­to­ni­sa le hu­bie­se au­gu­ra­do a Poo el no­ti­ción de la me­da­lla, allá en el po­bla­do pi­na­re­ño de Las Mar­ti­nas, en Gua­ne, que mar­ca su ori­gen cam­pe­sino. Pe­ro lo más se­gu­ro es que él pa­sa­ra por al­to el au­gu­rio, que he­cho reali­dad co­no­ció por in­ter­me­dio de re­pre­sen­tan­tes del sin­di­ca­to y de su cen­tro la­bo­ral.

Nu­me­ro­sos re­cuer­dos y sen­ti­mien­tos se le agol­pa­ron. Su via­je pa­ra La Habana con el triun­fo de la Re­vo­lu­ción. La ter­mi­na­ción de los es­tu­dios pri­ma­rios y ac­to se­gui­do el ni­vel se­cun­da­rio, mo­men­to en el que acu­dió al lla­ma­do de Fi­del pa­ra for­mar par­te de las tro­pas de la De­fen­sa An­tiaé­rea y Fuer­za Aé­rea Re­vo­lu­cio­na­ria (DAAFAR), don­de es­tu­vo seis años.

Allí se li­cen­ció y co­men­zó co­mo tra­ba­ja­dor ci­vil en la EMI Gran­ma, a la cual di­ce le de­be la con­de­co­ra­ción, igual que a quie­nes com­par­ten con él la fae­na dia­ria y “a la fa­mi­lia gran­de que son las FAR.

“Uno sen­ci­lla­men­te tra­ba­ja y tra­ba­ja, que es el pri­mer com­pro­mi­so de un re­vo­lu­cio­na­rio, y de pron­to te dan la no­ti­cia, sorpresa agra­da­ble que es un gran ho­nor y siem­pre he di­cho tie­ne ca­rác­ter co­lec­ti­vo”, con­fie­sa es­te hom­bre de ha­blar pau­sa­do, al que en­con­tra­mos le­jos de su ta­rea ha­bi­tual pues les co­rres­pon­día la lim­pie­za de las áreas ex­te­rio­res.

Por eso pre­fie­re ha­blar ro­dea­do de sus co­le­gas, di­ri­gi­dos por él lue­go de ju­bi­lar­se ha­ce un lus­tro, cuan­do ya acu­mu­la­ba 44 años co­mo ex­per­to en me­dios téc­ni­cos de na­ve­ga­ción.

To­da­vía extraña las jor­na­das in­ten­sas pres­tan­do ser­vi­cio en la Ma­ri­na de Gue­rra Re­vo­lu­cio­na­ria, des­de Pi­nar del Río has­ta Guan­tá­na­mo. Pe­ro el tiem­po no pa­sa por gus­to y lle­gó la ho­ra de per­ma­ne­cer en tie­rra “pa­ra trans­mi­tir mi ex­pe­rien­cia, co­mo obre­ro y en lo per­so­nal”. Y en es­ta nue­va fa­ce­ta no le ha ido na­da mal, por­que se ha cua­dru­pli­ca­do la pro­duc­ti­vi­dad men­sual del equi­po, in­te­gra­do por 10 hom­bres.

Pri­me­ro era du­ran­te los cons­tan­tes via­jes por mar des­de oc­ci­den­te has­ta orien­te y ha­ce un lus­tro en tie­rra, don­de siem­pre la proeza dia­ria ha co­bra­do vi­sos de sen­ci­llez

Ni va­cas gor­das, ni fla­cas

Los tiem­pos de pro­di­ga­li­dad en re­cur­sos ma­te­ria­les ja­más bo­rra­ron de Poo y sus com­pa­ñe­ros la vo­lun­tad de aho­rro y de guar­dar pa­ra pe­río­dos de me­nos bo­nan­za.

“Cuan­do exis­tía la Unión So­vié­ti­ca ha­bía abun­dan­cia de pie­zas, sin em­bar­go nun­ca mal­gas­ta­mos las nue­vas, cons­tan­te­men­te ha pri­ma­do el es­pí­ri­tu de re­cu­pe­ra­ción e in­no­va­ción. Lo he­mos con­ser­va­do e in­cul­ca­do a quie­nes es­tán con no­so­tros”, sub­ra­ya.

Re­sul­ta­dos de tal desem­pe­ño son los es­tí­mu­los re­ci­bi­dos co­mo aniris­tas a ni­vel de em­pre­sa, pro­vin­cia y na­ción; si bien el re­co­no­ci­mien­to que los sa­tis­fa­ce es la re­cu­pe­ra­ción de equi­pos con un efec­to eco­nó­mi­co de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res y man­te­ner de al­ta la téc­ni­ca.

“El ob­je­to so­cial de nues­tro ta­ller es tra­ba­jar pa­ra las FAR, aun­que en oca­sio­nes he­mos cum­pli­do en­co­mien­das pa­ra el sec­tor ci­vil, co­mo el mon­ta­je de pi­za­rras de al­ta ten­sión en el Com­bi­na­do Lác­teo de La Habana, la ins­ta­la­ción del sis­te­ma de lu­ces en la an­te­rior re­pa­ra­ción del tú­nel de la bahía, en el Ho­tel Na­cio­nal, en los fe­rro­ca­rri­les. En ge­ne­ral, en la em­pre­sa hay mu­chos com­pa­ñe­ros que apor­tan pa­ra to­das las ramas de la eco­no­mía”.

¿La fa­mi­lia?

“A mí me en­tre­ga­ron el tí­tu­lo de Hé­roe del Tra­ba­jo pe­ro en la re­ta­guar­dia hay otros hé­roes y he­roí­nas. Son los que han te­ni­do que en­fren­tar y re­sol­ver ca­da si­tua­ción en la ca­sa, aten­der a los mu­cha­chos, por­que he par­ti­ci­pa­do po­co en su crian­za.

“So­lo mi ejem­plo ha es­ta­do siem­pre pre­sen­te y me enor­gu­llez­co de mis hi­jas, una li­cen­cia­da en His­to­ria y Mar­xis­mo y la otra Doc­to­ra en Me­di­ci­na; que me han da­do tres be­llos nie­tos, a quie­nes de­mo­ro en ver­los, pe­ro ha­go el tiem­po. No sé có­mo lo mul­ti­pli­co tam­bién pa­ra apo­yar a mi her­ma­na y a mi ma­má”.

A es­tas al­tu­ras de la en­tre­vis­ta se no­ta su emo­ción, por eso no pue­de res­pon­der de in­me­dia­to a la pregunta de có­mo es un día la­bo­ral pa­ra él. Se re­po­ne, y a la proeza dia­ria le da vi­sos de sen­ci­llez.

“Siem­pre ac­túo pa­ra ser ejem­plo. Apro­ve­cho la jor­na­da al má­xi­mo y exi­jo por eso a los de­más, y cuan­do ter­mi­na­mos nun­ca nos al­can­za pa­ra res­pon­der a to­das las de­man­das.

“Y eso que es­te co­lec­ti­vo es muy uni­do y ca­paz de la­bo­rar in­ten­sa­men­te en va­rias co­sas. An­tes éra­mos especialistas por áreas y nos con­ver­ti­mos en in­te­gra­les pa­ra ren­dir más”, ex­pli­ca.

To­do in­di­ca que la edad no es un im­pe­di­men­to, más bien se ga­ran­ti­za el re­le­vo es­ca­lo­na­do, pues si al­gu­nos ya han des­ho­ja­do 70 al­ma­na­ques, la ma­yo­ría acu­mu­la 40 y 50 años de edad, y las ma­nos le­van­ta­das de dos jó­ve­nes di­si­pan cual­quier du­da acer­ca de quie­nes es­tán pa­ra be­ber de tan­ta sa­pien­cia.

Ase­gu­ra que la con­de­co­ra­ción se la de­be “a la fa­mi­lia gran­de que son las FAR”. | fo­to: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

Co­mo je­fe de equi­po ha con­tri­bui­do a que se cua­dru­pli­que la pro­duc­ti­vi­dad men­sual. | fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.