Re­fle­jo de la reali­dad cu­ba­na ac­tual

Trabajadores - - ECONO MÍA -

El pue­blo cu­bano es­tá in­mer­so en un am­plio y de­mo­crá­ti­co pro­ce­so de con­sul­ta del Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba. Par­te de la ne­ce­si­dad de ha­cer co­rres­pon­der nues­tra Car­ta Mag­na con el pre­sen­te, el fu­tu­ro pre­vi­si­ble y las de­más me­di­das que han si­do apro­ba­das en los úl­ti­mos años, co­mo se se­ña­la en la in­tro­duc­ción del tex­to que hoy es ob­je­to de aná­li­sis.

En el Tí­tu­lo II re­fe­ri­do a los Fun­da­men­tos Eco­nó­mi­cos se en­cuen­tran las for­mas de pro­pie­dad, den­tro de las cua­les la prin­ci­pal es la pro­pie­dad so­cia­lis­ta de to­do el pue­blo so­bre los me­dios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción, que de­ter­mi­na el sis­te­ma eco­nó­mi­co que ri­ge en el país.

En la to­ta­li­dad de las que se re­co­no­cen en el Pro­yec­to se ven re­fle­ja­dos los nue­vos ac­to­res eco­nó­mi­cos que han ido sur­gien­do en la na­ción, de­bi­do a la di­ver­si­dad de for­mas de ges­tión de la pro­pie­dad, con los mis­mos de­re­chos y de­be­res que los es­ta­ta­les.

El acer­ca­mien­to al te­ma que les pro­po­ne­mos a los lectores tie­ne la in­ten­ción de apor­tar­les ele­men­tos so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de al­gu­nas de es­tas for­mas de pro­pie­dad en el con­tex­to ac­tual, ya que in­clu­so la pro­pie­dad so­cia­lis­ta de es­tos tiem­pos no es la mis­ma que en dé­ca­das an­te­rio­res, por­que ha ido evo­lu­cio­nan­do de acuer­do con las trans­for­ma­cio­nes operadas en la so­cie­dad cu­ba­na.

Ami­gos de Cu­ba en vi­si­tas al país han ex­pre­sa­do preo­cu­pa­cio­nes res­pec­to a si las nue­vas for­mas de ges­tión pue­den con­ver­tir­se en un pe­li­gro pa­ra la con­ti­nui­dad del so­cia­lis­mo y la res­pues­ta ha si­do que es­tas se ha­llan con­tem­pla­das en la con­cep­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co de desa­rro­llo cu­bano, liberan al Es­ta­do de un gru­po de ac­ti­vi­da­des pa­ra que pue­da cen­trar­se en los asun­tos esen­cia­les, cons­ti­tu­yen una fuen­te de em­pleo y otra ma­ne­ra de par­ti­ci­pa­ción en la eco­no­mía.

An­te la com­ple­ji­dad del uni­ver­so la­bo­ral, la CTC y los sin­di­ca­tos se han tra­za­do una es­tra­te­gia pa­ra atraer a to­dos los tra­ba­ja­do­res de las di­ver­sas for­mas de pro­pie­dad y re­pre­sen­tar­los, por­que no se pue­den sen­tir apar­ta­dos de los víncu­los que ha crea­do la Re­vo­lu­ción con las ma­sas la­bo­rio­sas.

Los mé­to­dos y es­ti­los de in­fluen­cia del sin­di­ca­lis­mo tie­nen que ser di­fe­ren­tes pe­ro si al­go se des­ta­ca an­te es­tos cam­bios es que ca­da tra­ba­ja­dor, sea cual fue­re la for­ma de ges­tión a la que per­te­nez­ca, tie­ne la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par de ma­ne­ra ac­ti­va y dar sus cri­te­rios en el pro­ce­so or­gá­ni­co del XXI Con­gre­so de la CTC que se rea­li­za en to­do el país, en­ca­mi­na­do a per­fec­cio­nar la or­ga­ni­za­ción sin­di­cal con el fin de que pue­da en­cau­zar me­jor las ener­gías de los tra­ba­ja­do­res en fun­ción del avan­ce de la eco­no­mía y la cons­truc­ción en­tre to­dos de un so­cia­lis­mo prós­pe­ro y sos­te­ni­ble.

Nues­tro sis­te­ma de­be atraer a su seno a los que ges­tio­nan cual­quier ti­po de pro­pie­dad, por­que to­dos for­man par­te del en­tra­ma­do so­cial. | Ali­na Mar­tí­nez Triay

| fo­to: Joa­quín Her­nán­dez Me­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.