Ini­cio del cur­so: Reali­da­des y sue­ños

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na M. Lotti

Es­te lu­nes comienza un nue­vo cur­so es­co­lar y con ello la di­ná­mi­ca de la vi­da du­ran­te los me­ses de ve­rano cam­bia­rá ra­di­cal­men­te. Los re­lo­jes des­per­ta­rán más tem­prano, el desa­yuno se­rá con ma­yor pre­mu­ra y la fa­mi­lia, a par­tir de hoy, es­ta­rá aten­ta de cuan­to su­ce­da en la es­cue­la, con in­de­pen­den­cia del ni­vel de en­se­ñan­za.

Y es que en Cu­ba el ini­cio del pe­río­do lec­ti­vo se con­vier­te en un acon­te­ci­mien­to po­pu­lar, pre­ci­sa­men­te por el ca­rác­ter ma­si­vo e in­clu­si­vo de la edu­ca­ción, sec­tor al cual se des­ti­na cer­ca del 23 % del pre­su­pues­to del Es­ta­do y al­re­de­dor del 10 % del PIB.

Con la ga­ran­tía de los ase­gu­ra­mien­tos bá­si­cos e in­dis­pen­sa­bles, tan­to la Edu­ca­ción ge­ne­ral co­mo la Su­pe­rior pre­vén ma­trí­cu­las ma­yo­res que años pre­ce­den­tes, y am­bos or­ga­nis­mos de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral del Es­ta­do vie­nen tra­ba­jan­do con an­te­la­ción pa­ra ase­gu­rar el éxi­to del pro­ce­so do­cen­te edu­ca­ti­vo.

Pa­ra el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción (MINED) otras prio­ri­da­des se cen­tran en se­guir lle­van­do a la prác­ti­ca el ter­cer pro­ce­so de per­fec­cio­na­mien­to, que en el pre­sen­te abarcará 158 es­cue­las de to­dos los ni­ve­les y te­rri­to­rios. En es­ta eta­pa el ex­pe­ri­men­to con­ti­núa en los gra­dos 2.º, 5.º, 8.º y 11.º, de pri­ma­ria, se­cun­da­ria y preuni­ver­si­ta­rio, res­pec­ti­va­men­te e in­clu­ye tam­bién la Pri­me­ra In­fan­cia.

Par­ti­cu­lar im­por­tan­cia otor­ga el MINED a la for­ma­ción y su­pera­ción de los do­cen­tes, fi­gu­ra esen­cial en la es­cue­la, cu­ya plan­ti­lla se ga­ran­ti­za en es­tos mo­men­tos al 93 % sin el em­pleo de otras al­ter­na­ti­vas, a lo que se ha te­ni­do que re­cu­rrir en los úl­ti­mos años. El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior (MES) —con la al­tí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad de apor­tar fuer­za de tra­ba­jo ca­li­fi­ca­da y es­pe­cia­li­za­da al país— la­bo­ra en el per­fec­cio­na­mien­to de su queha­cer en las 22 uni­ver­si­da­des que se le su­bor­di­nan, lue­go de un pro­ce­so de in­te­gra­ción exi­to­so, que pro­pi­ció un em­pleo más ra­cio­nal de los re­cur­sos hu­ma­nos, ma­te­ria­les y fi­nan­cie­ros.

En es­te cur­so una no­ve­dad se­rá el na­ci­mien­to de un pro­gra­ma de ci­clo cor­to, de­no­mi­na­do Téc­ni­co Su­pe­rior, so­bre el cual se vie­ne tra­ba­jan­do des­de ha­ce al­gún tiem­po, y pró­xi­ma­men­te se ma­te­ria­li­za­rá en 25 pro­gra­mas: 8 de ellos pe­da­gó­gi­cos, 15 de sa­lud, uno so­bre ad­mi­nis­tra­ción de re­des y otro de­di­ca­do a la adua­na.

Se tra­ta de un nue­vo ni­vel, NO es una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, al cual po­drán as­pi­rar los egre­sa­dos de ni­vel me­dio su­pe­rior que, por de­ter­mi­na­das ra­zo­nes, no ha­yan po­di­do ac­ce­der a al­gu­na es­pe­cia­li­dad, se­gún pre­ci­só la vi­ce­mi­nis­tra pri­me­ra del MES, Mart­ha del Car­men Me­sa Va­len­ciano, re­cien­te­men­te.

En ma­te­ria edu­ca­ti­va no to­do es­tá lo­gra­do, pe­ro al mar­gen de ca­ren­cias y di­fi­cul­ta­des ma­te­ria­les, fun­da­men­tal­men­te cau­sa­das por el blo­queo —que tran­si­tan en el MINED por el es­ta­do cons­truc­ti­vo de al­gu­nos cen­tros y la dis­po­ni­bi­li­dad téc­ni­ca de los equi­pos de compu­tación, o los pro­ble­mas con el trans­por­te que afron­ta el MES, por men­cio­nar al­gu­nos— nues­tros edu­ca­do­res es­tán cons­cien­tes de que hoy en la au­las es­tán los jó­ve­nes y adul­tos del ma­ña­na.

Mu­chos son los re­tos, den­tro de es­tos se en­cuen­tra el im­par­tir una bue­na cla­se, y si es ex­ce­len­te me­jor. No obs­tan­te, los do­cen­tes de­ben ha­cer hin­ca­pié, so­bre la ba­se del ejem­plo per­so­nal, en la edu­ca­ción cí­vi­ca y mo­ral de los es­tu­dian­tes, pa­ra que den­tro y fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes es­co­la­res sean ca­pa­ces de man­te­ner con­duc­tas y ac­ti­tu­des com­pa­ti­bles con el res­to de la so­cie­dad.

Es­ta ba­ta­lla —tal y co­mo ha se­ña­la­do en más de una oca­sión el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Castro Ruz— de­be rea­li­zar­se de ma­ne­ra per­ma­nen­te con­tra las ma­ni­fes­ta­cio­nes cha­ba­ca­nas y vul­ga­res, que cuan­do ocu­rren echan por tie­rra la la­bor que, de for­ma ma­yo­ri­ta­ria, rea­li­za la es­cue­la.

Man­te­ner la ejem­pla­ri­dad ha si­do el lla­ma­do cons­tan­te del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción, la Cien­cia y el De­por­te (SNTECD), que ha orien­ta­do de­ba­tir el te­ma con pro­fun­di­dad en las asam­bleas de afi­lia­dos y de tra­ba­ja­do­res.

En es­te sen­ti­do ha­brán de te­ner­se muy pre­sen­te las pa­la­bras del Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Castro Ruz, el 7 de ju­lio de 1981, du­ran­te el ac­to de gra­dua­ción del Des­ta­ca­men­to Pe­da­gó­gi­co Ma­nuel As­cun­ce Domenech, cuan­do ase­gu­ró que ser maestro es ser­lo en to­dos los ór­de­nes de la vi­da.

A eso es­tán lla­ma­dos los edu­ca­do­res del pre­sen­te, a tra­ba­jar en la for­ma­ción y edu­ca­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, a su­pe­rar las li­mi­ta­cio­nes y a con­ver­tir en reali­da­des las as­pi­ra­cio­nes y los sue­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.