La con­vi­ven­cia co­mo eje rec­tor de la Cons­ti­tu­ción

Con­si­de­ra­cio­nes de Ariel Man­te­cón Ra­mos, pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Bu­fe­tes Co­lec­ti­vos e in­te­gran­te de la co­mi­sión en­car­ga­da de la re­dac­ción del nue­vo do­cu­men­to, que por es­tos días se lle­va a con­sul­ta po­pu­lar

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na M. Lotti

UNA SIM­BIO­SIS in­elu­di­ble en­tre el Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción y la reali­dad de la Cu­ba ac­tual mar­ca el con­te­ni­do de es­te do­cu­men­to va­lio­sí­si­mo, so­bre to­do pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, se­gún el cri­te­rio de Ariel Man­te­cón Ra­mos, pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Bu­fe­tes Co­lec­ti­vos (ONBC) e in­te­gran­te de la co­mi­sión en­car­ga­da de la re­dac­ción del tex­to.

Pa­ra el Doc­tor en Cien­cias Ju­rí­di­cas, lec­tor y es­tu­dio­so insaciable, “la Cons­ti­tu­ción es un pro­duc­to mo­de­la­dor de la con­vi­ven­cia, que tie­ne dos fi­na­li­da­des fun­da­men­ta­les: ins­ti­tuir los de­re­chos de las per­so­nas fren­te al or­den es­ta­ble­ci­do y or­ga­ni­zar la es­truc­tu­ra del po­der”.

Al com­pa­rar las cons­ti­tu­cio­nes pre­ce­den­tes con el Pro­yec­to que hoy se lle­va a con­sul­ta po­pu­lar, elo­gió la apro­ba­da en 1976 —“que cris­ta­li­zó ju­rí­di­ca­men­te una idea na­cien­te, efer­ves­cen­te”— y agre­gó que la ac­tual re­for­ma “es su­pe­rior por­que con­tem­pla un dia­gra­ma his­tó­ri­co más am­plio, se apro­xi­ma a otras ex­pe­rien­cias cons­ti­tu­cio­na­les y es ca­paz de cap­tar las ne­ce­si­da­des del mo­de­lo cu­bano del mo­men­to”.

La Cons­ti­tu­ción no se pue­de con­for­mar con el sta­tu quo, con lo es­ta­ble­ci­do. Hay que te­ner en cuen­ta su vi­sión de futuro, de­be ob­ser­var no so­lo lo que exis­te, sino lo que es­tá por ve­nir; es­tá sus­ten­ta­da en una as­pi­ra­ción de per­du­ra­bi­li­dad.

El pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va de la ONBC ini­ció el diá­lo­go con

Tra­ba­ja­do­res co­men­tan­do el ar­tícu­lo 5 (Tí­tu­lo I: Fun­da­men­tos Po­lí­ti­cos) re­la­cio­na­do con el li­de­raz­go po­lí­ti­co del Par­ti­do. “Es ne­ce­sa­rio com­pren­der la idea de la go­ber­na­bi­li­dad en Cu­ba des­de Mar­tí, to­do lo que lle­vó su idea­rio a con­si­de­rar la tras­cen­den­cia de la uni­dad. De for­ma ais­la­da no se pue­de en­ten­der es­te pre­cep­to que no se en­cuen­tra en otras cartas mag­nas”, su­bra­yó.

Ciu­da­da­nía efec­ti­va, una no­ve­dad

Aten­dien­do a su desempeño en el sec­tor ju­rí­di­co, re­sul­tó con­ve­nien­te que abor­da­ra la lla­ma­da ciu­da­da­nía efec­ti­va, una de las no­ve­da­des de es­ta Re­for­ma. “La Cons­ti­tu­yen­te de 1976 tu­vo en es­te sen­ti­do una vi­sión res­tric­ti­va, no ad­mi­tía la po­si­bi­li­dad de que un cu­bano tu­vie­ra otra ciu­da­da­nía. Cla­ro que nun­ca se ins­tru­men­tó el me­ca­nis­mo le­gal pa­ra ha­cer­lo cum­plir.

“Aho­ra se ha in­tro­du­ci­do el tér­mino co­mo una for­ma de adap­ta­ción a lo que real­men­te su­ce­de. En­ton­ces no va­mos a de­cir más que quien tie­ne la ciu­da­da­nía cu­ba­na pier­de la ex­tran­je­ra. Lo que in­tere­sa es que en el te­rri­to­rio na­cio­nal el cu­bano ha­ga uso de la ciu­da­da­nía del país. Es un cam­bio re­la­ti­vo a al­go que ya ve­nía ocu­rrien­do en la prác­ti­ca”.

De­re­chos, de­be­res y ga­ran­tías, me­jor or­de­na­dos

En re­la­ción con los de­re­chos, de­be­res y ga­ran­tías de los ciu­da­da­nos (abor­da­dos en el Tí­tu­lo IV), con­si­de­ró que lo aho­ra ex­pues­to es­tá me­jor or­ga­ni­za­do y es más abar­ca­dor que lo re­fle­ja­do en la Cons­ti­tu­ción de 1976 al res­pec­to.

Es­te Tí­tu­lo —ex­pli­có— bus­ca el aco­mo­do de la nor­ma­ti­va, de ma­ne­ra tal que aquí se con­cen­tre la ma­yor par­te de esos con­te­ni­dos, an­tes di­se­mi­na­dos en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal. “Es cier­to que no es­tán to­dos, por­que lue­go te en­cuen­tras en otras par­tes del Pro­yec­to de­be­res con­sa­gra­dos, co­mo es el ca­so del ar­tícu­lo 189, en re­la­ción con los de­le­ga­dos del Po­der Po­pu­lar”.

Co­men­tó que ca­si siem­pre las cons­ti­tu­cio­nes se abo­can a or­ga­ni­zar los de­re­chos. La de no­so­tros in­clu­ye de­be­res, fun­da­men­tal­men­te, cí­vi­cos. “En el Pro­yec­to hay un or­den me­jor plan­tea­do. Por ejem­plo, hay un des­glo­se im­por­tan­te de las ca­te­go­rías del lla­ma­do de­bi­do pro­ce­so, con­ce­bi­do co­mo el sis­te­ma de de­re­chos de la per­so­na so­bre la cual se des­plie­ga el or­den ju­di­cial. La Ley as­pi­ra que a esas per­so­nas se les re­co­noz­can sus de­re­chos de una ma­ne­ra muy cla­ra.

“De igual for­ma, pro­te­ge los de­re­chos de los adul­tos ma­yo­res y de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad (ar­tícu­los 73 y 74). Si nos fi­ja­mos de­ta­lla­da­men­te hay una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de ele­men­tos que se adi­cio­nan, los que le im­pri­men más pro­fun­di­dad al Pro­yec­to Cons­ti­tu­cio­nal, com­pa­ti­ble con otros cer­ca­nos a nues­tra ex­pe­rien­cia, ha­blo de Ecua­dor, Bo­li­via, Co­lom­bia, in­clu­so Es­pa­ña”.

Re­sal­tó la re­le­van­cia del ar­tícu­lo 94 (Ca­pí­tu­lo VI: Ga­ran­tías Ju­ris­dic­cio­na­les de los De­re­chos), “pues de na­da va­le que se de­cla­re un de­re­cho, si la per­so­na no tie­ne un lu­gar don­de di­rec­ta­men­te pue­de ha­cer­lo va­ler en con­for­mi­dad con la ley, bus­can­do la co­rres­pon­dien­te re­pa­ra­ción o in­dem­ni­za­ción”.

Aho­ra —se­ña­ló— en­con­tra­mos una me­tó­di­ca na­rra­ti­va más ade­cua­da del ar­ti­cu­la­do en ma­te­ria de De­re­cho, lo cual ha­ce que es­te Pro­yec­to sea un ins­tru­men­to más téc­ni­co que el vi­gen­te y, por lo tan­to, nos per­mi­ti­rá mo­de­lar me­jor la con­vi­ven­cia.

Un te­ma muy de­ba­ti­do

En re­la­ción con el ar­tícu­lo 68, el cual pro­cla­ma el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio (Ca­pí­tu­lo III: De­re­chos So­cia­les, Eco­nó­mi­cos y Cul­tu­ra­les), re­fi­rió que no de­be mar­car el cen­tro de los de­ba­tes en torno al Pro­yec­to.

“Hay que ob­ser­var­lo con mu­cha ma­du­rez, por­que la con­cep­ción que se pu­die­ra te­ner so­bre ello no de­bie­ra de­ter­mi­nar la idea ge­ne­ral res­pec­to a la mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal en su con­jun­to, en tiem­pos en que es­ta re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra ver­te­brar un futuro me­jor pa­ra los cu­ba­nos.

“La Asam­blea Na­cio­nal con su fa­cul­tad cons­ti­tu­yen­te fue muy va­lien­te al no elu­dir el asun­to, pues re­co­no­ce una reali­dad que se vie­ne im­po­nien­do en el mun­do. Al mar­gen de es­to, no­so­tros va­mos a lu­char con­tra una cul­tu­ra ma­chis­ta, pa­triar­cal, y eso no es fá­cil.

“De­be com­pren­der­se que la Cons­ti­tu­ción no se vo­ta por ar­tícu­los, sino el tex­to en su in­te­gri­dad. De ma­ne­ra par­ti­cu­lar, es­toy de acuer­do, ya que la Car­ta Mag­na tie­ne que pa­re­cer­se al país don­de vi­vi­mos y a lo que su­ce­de a ni­vel glo­bal”.

La obli­ga­ción de brin­dar un ser­vi­cio de ca­li­dad

Te­nien­do en cuen­ta que los bu­fe­tes co­lec­ti­vos* brin­dan ser­vi­cios a la po­bla­ción, el pre­si­den­te de su jun­ta di­rec­ti­va se de­tu­vo en el ar­tícu­lo 64 (Tí­tu­lo IV), el cual se pro­nun­cia por la res­pues­ta a la ciu­da­da­nía en un pla­zo ade­cua­do.

Al res­pec­to re­co­no­ció que en la prác­ti­ca ad­mi­nis­tra­ti­va cu­ba­na exis­te un fe­nó­meno de des­orien­ta­ción y des­ubi­ca­ción del de­re­cho de la que­ja. “En mu­chos ca­sos lo que ha­cen las ins­ti­tu­cio­nes es re­cir­cu­lar­la a don­de mis­mo se pro­du­jo el pro­ble­ma”.

Es­te ar­tícu­lo cons­ti­tu­cio­nal tra­ta de man­te­ner ese es­que­ma de aten­ción en un tiem­po pru­den­cial. No obs­tan­te, de ahí pa­ra aba­jo son las nor­ma­ti­vas y los sis­te­mas de ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­vas los que de­ben ocu­par­se.

“Hay que te­ner bien cla­ro, co­mo de­cía, que la Ley de le­yes es esen­cial pa­ra mo­de­lar el futuro de la con­vi­ven­cia, pe­ro ella no va a re­sol­ver nues­tras di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, so­cia­les y otras”.

Ase­gu­ró que la in­quie­tud ciu­da­da­na en cuan­to a re­ci­bir una res­pues­ta apro­pia­da en el tiem­po es­ta­ble­ci­do lle­va una in­ten­ción, la crea­ción de sis­te­mas, el per­fec­cio­na­mien­to del mo­de­lo de ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en el país. Es una asig­na­tu­ra pen­dien­te y no­so­tros co­mo or­ga­ni­za­ción pro­fe­sio­nal for­ma­mos par­te de eso. Quie­nes van a un bu­fe­te tie­nen un pro­ble­ma que de­be ser ges­tio­na­do an­te de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes, pues el abo­ga­do es so­lo un in­ter­me­dia­rio.

La Cons­ti­tu­ción se pro­nun­cia por un pla­zo ade­cua­do; lue­go las nor­mas es­pe­cí­fi­cas de ca­da sec­tor se­rán las que ten­drán que de­fi­nir los tér­mi­nos, pues no es lo mis­mo una sen­ten­cia ju­di­cial que una de­ci­sión de un ór­gano ad­mi­nis­tra­ti­vo.

*Del Có­di­go de Éti­ca de los Abo­ga­dos: “El abo­ga­do en el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión de­be ser con­sa­gra­do al in­te­rés que de­fien­de, di­li­gen­te en la tra­mi­ta­ción de los asun­tos y pro­cu­rar la óp­ti­ma ca­li­dad de los ser­vi­cios que pres­ta (…)”.

| fo­to: He­ri­ber­to Gon­zá­lez Bri­to

Se­gún el pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va de la ONBC, la ac­tual re­for­ma “es su­pe­rior por­que con­tem­pla un dia­gra­ma his­tó­ri­co más am­plio, se apro­xi­ma a otras ex­pe­rien­cias cons­ti­tu­cio­na­les y es ca­paz de cap­tar las ne­ce­si­da­des del mo­de­lo cu­bano del mo­men­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.