El tor­men­to que un hi­jo le ali­vió

Trabajadores - - HISTORIA -

Gra­dua­do co­mo ci­ru­jano den­tis­ta, el doc­tor Car­los Gar­cía Vé­lez bus­có la ex­ce­len­cia en su pro­fe­sión con el evi­den­te in­te­rés de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de su pa­dre

al­veo­lar, pa­de­ci­mien­tos muy co­mu­nes en esa épo­ca. Fun­dó y di­ri­gió la Re­vis­ta Es­to­ma­to­ló­gi­ca en Es­pa­ña, se­gun­da en el mun­do; tra­ba­jó en ca­sos de ne­cro­sis del ma­xi­lar y de puen­te, e hi­zo nu­me­ro­sas ex­trac­cio­nes y ob­tu­ra­cio­nes uti­li­zan­do clo­ro­for­mo y tri­me­ti­leno co­mo anes­te­sia. Ejer­ció por nue­ve años, du­ran­te los cua­les se es­for­zó por or­ga­ni­zar la es­pe­cia­li­dad de Ci­ru­gía Den­tal, con el ob­je­ti­vo de sis­te­ma­ti­zar sus nor­mas cien­tí­fi­cas.

El ri­gu­ro­so y opor­tuno ar­tícu­lo ti­tu­la­do: Aná­li­sis his­tó­ri­co y mé­di­co qui­rúr­gi­co de la he­ri­da bu­co-fa­cial del Ge­ne­ral Ca­lix­to Gar­cía Íñi­guez, re­sul­ta­do de una in­ves­ti­ga­ción de tres pro­fe­sio­na­les cu­ba­nos, ilus­tra y per­mi­te re­eva­luar al­gu­nos as­pec­tos de la vi­da del ge­ne­ral cu­bano.

En 1893, dos años an­tes del reini­cio de la gue­rra in­de­pen­den­tis­ta en Cu­ba, el doc­tor Gar­cía Vé­lez se con­si­de­ró pre­pa­ra­do pa­ra in­ter­ve­nir qui­rúr­gi­ca­men­te a su pa­dre, pro­pó­si­to la­tien­te des­de su ni­ñez, cuan­do an­he­la­ba ali­viar­le el cons­tan­te do­lor que le veía pa­de­cer de­bi­do a las de­for­ma­cio­nes pro­vo­ca­das en el in­te­rior de su bo­ca por el pro­yec­til, así co­mo las mo­les­tias del san­gra­mien­to por los ori­fi­cios abier­tos por es­te, los cua­les nun­ca ci­ca­tri­za­ron.

El dis­pa­ro le ha­bía atra­ve­sa­do el cie­lo de la bo­ca y dis­lo­ca­do se­ve­ra­men­te la den­ta­du­ra. Pa­ra res­tau­rar los da­ños, su hi­jo le ex­tra­jo va­rias pie­zas dentales y le co­lo­có una pró­te­sis de cau­cho pro­ba­ble­men­te es­ta­dou­ni­den­se. El 11 de di­ciem­bre de 1980, más de 80 años des­pués, el Go­bierno Re­vo­lu­cio­na­rio hi­zo reali­dad la an­ti­gua so­li­ci­tud de sus fa­mi­lia­res de efec­tuar­le un en­tie­rro cu­bano, ya que Ca­lix­to Gar­cía ha­bía fa­lle­ci­do mien­tras cum­plía una mi­sión de los pa­trio­tas de nues­tro país en Es­ta­dos Uni­dos, y allá ha­bía si­do su in­hu­ma­ción. Se ex­hu­ma­ron en­ton­ces los res­tos mor­ta­les del Ge­ne­ral pa­ra tras­la­dar­los a su na­tal Hol­guín, y se pu­do com­pro­bar la in­só­li­ta tra­yec­to­ria del pro­yec­til a tra­vés de su crá­neo, y la pró­te­sis co­lo­ca­da por su hi­jo sir­vió de ayu­da a su iden­ti­fi­ca­ción, cuan­do: “(…) el Dr. So­to Iz­quier­do, an­tro­pó­lo­go fo­ren­se tu­vo la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­ci­sar la iden­ti­dad de la evi­den­cia ósea; co­mo par­te de es­ta en­con­tró un frag­men­to en for­ma de bi­sel de­bi­do al pa­so de una ba­la, pe­ro fue la pró­te­sis de cau­cho co­lo­ca­da por el Dr. Car­los Gar­cía Vé­lez el ha­llaz­go que ayu­dó a es­ta­ble­cer la iden­ti­dad de los res­tos del pa­trio­ta (…)”. Con ello, el amor fi­lial se hi­zo pre­sen­te en el sa­gra­do mo­men­to del tras­la­do de sus res­tos.

Ma­yor ge­ne­ral Ca­lix­to Gar­cía an­tes de que su hi­jo Car­los le rea­li­za­ra la ci­ru­gía.

Des­pués de la ope­ra­ción.

Ori­fi­cio de sa­li­da Ori­fi­cio de en­tra­da Re­cons­truc­ción que se­ña­la los ori­fi­cios de en­tra­da (men­tón) y de sa­li­da (fren­te).

Ori­fi­cio de sa­li­da Ori­fi­cio de en­tra­da Tra­yec­to­ria se­gui­da por el pro­yec­til. | fotos: Ar­chi­vo del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.