Las prohi­bi­das tum­bo­nas en Va­ra­de­ro

Trabajadores - - NACIONALES -

A pe­sar de la de­man­da de es­te pro­duc­to, el Cen­tro Co­mer­cial Pla­za Amé­ri­ca des­apro­ve­cha la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar a su car­te­ra de op­cio­nes el al­qui­ler de ha­ma­cas

Le­ván­te­se, es so­lo pa­ra hués­pe­des, di­ce el agen­te de se­gu­ri­dad y la mu­jer len­ta­men­te se po­ne de pie. Con una mano aga­rra el bol­so, con la otra a su pe­que­ña ni­ña. ¿Y dón­de me sien­to aho­ra?, pre­gun­ta des­con­cer­ta­da, pe­ro el hom­bre ves­ti­do de azul no la es­cu­cha, se ha ido a de­cir lo mis­mo a otras per­so­nas.

Mu­chas ve­ces la es­ce­na se re­pi­te en el área de pla­ya de­trás del Cen­tro de Con­ven­cio­nes Pla­za Amé­ri­ca, un re­cin­to de Va­ra­de­ro aba­rro­ta­do en los me­ses de ju­lio y agos­to, da­da la po­si­bi­li­dad ofre­ci­da por el po­li­va­len­te si­tio de disfrutar de ese tra­mo de mar, y de sus ofer­tas de tien­das, y tam­bién gas­tro­nó­mi­cas.

Su­ce­de que al lle­gar a la ori­lla de la pla­ya, la pri­me­ra reac­ción del vi­si­tan­te es arri­mar­se a una tum­bo­na, de­jar­se caer en es­ta co­mo si es­tu­vie­ra ya en el mis­mo pa­raí­so, has­ta que el pla­cer que­da ro­to, trun­co, in­te­rrum­pi­do por la prohi­bi­ción.

Quien no lle­ve la ma­ni­lla del ho­tel Me­liá Va­ra­de­ro, im­pe­di­do es­tá de usar los có­mo­dos asien­tos. La ins­ta­la­ción apro­ve­cha su con­di­ción de ve­ci­na de Pla­za Amé­ri­ca pa­ra ser­vir­se tam­bién de la por­ción de agua jus­to de­trás del Cen­tro Co­mer­cial, una prác­ti­ca muy an­ti­gua.

Y es al­go en­ten­di­ble. Co­mo las tum­bo­nas son propiedad del ho­tel, so­lo las pue­dan uti­li­zar sus clien­tes. Y en eso, po­dría pen­sar­se, no hay na­da que ob­je­tar, a no ser las tum­bo­nas allí api­la­das, sin uso al­guno, un re­cur­so que qui­zás el pro­pio Me­liá Va­ra­de­ro ad­mi­nis­tra­ra me­jor, so­bre to­do en ju­lio y agos­to, épo­ca en la que sue­le ba­jar el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal y cre­ce el na­cio­nal.

Sin em­bar­go, a Pla­za Amé­ri­ca, per­te­ne­cien­te a la ex­tra­ho­te­le­ra Pal­ma­res, bien le con­ven­dría dar­se cuen­ta de un asun­to que, pa­re­ce, no ha lo­gra­do ver. Sus va­ca­cio­nis­tas, na­cio­na­les y ex­tran­je­ros que eli­gen pa­sar­se un día allí, cons­ti­tu­yen un mer­ca­do po­ten­cial pa­ra la ren­ta de es­tos asien­tos, in­gre­sos se­gu­ros pa­ra una en­ti­dad a la que bien con­ven­dría crear ri­que­zas, va­lor agre­ga­do bru­to, bus­car­se, en buen cu­bano, un po­co de di­ne­ro con el al­qui­ler de tum­bo­nas.

In­cluir la op­ción en su car­te­ra de ser­vi­cios no so­lo re­dun­da­ría en una in­te­gra­li­dad de sus pres­ta­cio­nes, sino en un be­ne­fi­cio adi­cio­nal al bol­si­llo de los tra­ba­ja­do­res de un sec­tor don­de con­tra­dic­to­ria­men­te los sa­la­rios son muy ba­jos, pe­se a fi­gu­rar co­mo la se­gun­da fuen­te que ma­yor can­ti­dad de di­vi­sas apor­ta a las ar­cas del Es­ta­do.

Que Pla­za Amé­ri­ca se de­ci­da por es­te ser­vi­cio, ayu­da­ría, ade­más, en dos di­rec­cio­nes. Pri­me­ro, a co­rre­gir una suer­te de en­ga­ño, si es cier­to lo con­ta­do por al­guien que pa­gó una ex­cur­sión en La Ha­ba­na con la pro­me­sa de es­tar in­clui­do el ser­vi­cio de tum­bo­nas, co­sa que no fue así, y, en se­gun­do lu­gar, eli­mi­na­ría de­fi­ni­ti­va­men­te el al­qui­ler ile­gal de esos asien­tos por un pre­cio de 2 CUC, una prác­ti­ca fre­cuen­te tiem­pos atrás (no pu­de com­pro­bar que aho­ra su­ce­da), di­je­ron en­tre­vis­ta­dos.

A la fal­ta de tum­bo­nas, di­cen, se ti­ran en la are­na, ar­man una ca­sa de cam­pa­ña, o se ins­ta­lan en asien­tos traí­dos por ellos mis­mos, en una suer­te de anar­quía que no po­cas ve­ces afea el en­torno y peor aún, lo da­ña, al­go muy per­ju­di­cial pa­ra un des­tino co­mo Va­ra­de­ro que tie­ne en la pla­ya su te­so­ro ma­yor.

Por don­de se mi­re, fa­vo­re­cer es me­jor que prohi­bir. Pla­za Amé­ri­ca de­bie­ra de­ci­dir­se por la pri­me­ra op­ción y pen­sar en más, en la ma­ne­ra de op­ti­mi­zar el apro­ve­cha­mien­to de un tra­mo de mar en que hoy po­co o ca­si na­da se be­ne­fi­cia.

Las per­so­nas se co­bi­jan en cual­quier es­pa­cio sin re­pa­rar en el da­ño pro­vo­ca­do al en­torno.

Es­tas tum­bo­nas, de­trás de Pla­za Amé­ri­ca, son de uso exclusivo de los clien­tes del Me­liá Va­ra­de­ro, ho­tel al que per­te­ne­ce ese mo­bi­lia­rio. | fotos: Nor­yis

El cha­pu­zón en las pis­ci­nas cons­ti­tu­yó la op­ción ve­ra­nie­ga más re­fres­can­te. | fo­to: Del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.