Ca­ril­da enamo­ra­da

Trabajadores - - CULTURA - | Yu­ris Nó­ri­do

Ca­ril­da Oli­ver La­bra fue una mu­jer va­lien­te. Y no so­lo por­que en 1957, en los tiem­pos du­ros de la tiranía ba­tis­tia­na, se atre­vie­ra a es­cri­bir unos ver­sos que pu­die­ron ha­ber­le cos­ta­do mu­cho: No voy a nom­brar a Orien­te,/ no voy a nom­brar la Sie­rra,/ no voy a nom­brar la gue­rra/ —pe­no­sa luz di­fe­ren­te—,/ no voy a nom­brar la fren­te,/ la fren­te sin un cor­del,/ la fren­te pa­ra el lau­rel,/ la fren­te de plo­mo y uva:/ voy a nom­brar to­da Cu­ba:/ voy a nom­brar a Fi­del.

No so­lo por eso: tam­bién por esa de­ci­sión de vi­vir co­mo qui­so, sin ata­du­ras pe­que­ño­bur­gue­sas; vi­vir, sen­tir, amar co­mo una mu­jer li­bre… y es­cri­bir­lo, de­jar tes­ti­mo­nio, re­crear sus cir­cuns­tan­cias con una pro­fun­di­dad y una ver­dad (pro­di­gio de los gran­des poe­tas) que con­mo­vie­ron (con­mue­ven) a mi­les de lec­to­res. En tan­tos y tan be­llos ver­sos, Ca­ril­da bor­deó las cla­ves inefa­bles del amor.

Al­gu­nos sub­es­ti­ma­ron ese to­rren­te lí­ri­co, lo cre­ye­ron me­ro re­go­deo sen­ti­men­tal, de­va­neo ro­mán­ti­co… no al­can­za­ron a vis­lum­brar las hon­das raí­ces que nu­trían esa poe­sía.

La de Ca­ril­da es una tra­di­ción lar­ga, con ra­mas di­sí­mi­les: por un la­do, el gran acer­vo de la lí­ri­ca de su Ma­tan­zas, ciu­dad de gran­des poe­tas; por el otro, el pa­tri­mo­nio in­men­so de la cul­tu­ra cu­ba­na; y tam­bién, no me­nos im­por­tan­te, sus víncu­los es­tre­chos, de he­cho, su per­te­nen­cia a un ám­bi­to sin­gu­lar de la poe­sía his­pa­noa­me­ri­ca­na: la obra de gran­des poe­ti­sas (Ga­brie­la Mis­tral, Jua­na de Ibar­bou­rou, nues­tra Dul­ce Ma­ría Loy­naz).

El amor y la muer­te han si­do qui­zás los más gran­des mó­vi­les de la poe­sía uni­ver­sal, Ca­ril­da es­co­gió —so­bre to­do— el amor, con sus eter­nos al­ti­ba­jos, con sus rap­tos y arro­ba­mien­tos, pe­ro tam­bién con los gol­pes o las ca­ri­cias de la me­lan­co­lía, o la me­mo­ria exul­tan­te de la pa­sión.

Ca­ril­da es­cri­bió: Ano­che me acos­té con un hom­bre y su som­bra./ Las cons­te­la­cio­nes na­da sa­ben del ca­so./ Sus be­sos eran balas que yo en­se­ñé a vo­lar… y hu­bo quien se so­la­zó en la con­fe­sión de una aven­tu­ra eró­ti­ca, pe­ro era más, y lo no­ta­ron sus me­jo­res lec­to­res: era la fuer­za de un sen­ti­mien­to he­cho me­tá­fo­ra, era el cau­dal ri­co y suel­to de su fe­mi­ni­dad.

En tiem­pos de do­ble­ces y mo­ra­li­nas, Ca­ril­da Oli­ver La­bra mi­ra­ba de fren­te, diá­fa­na y se­re­na. No obs­tan­te, no con­vie­ne cir­cuns­cri­bir­la: su obra se abrió a múl­ti­ples pai­sa­jes: el amor fi­lial, la evo­ca­ción his­tó­ri­ca, el or­gu­llo por la pa­tria…

Es­tos ver­sos pu­die­ran enar­bo­lar­se co­mo ban­de­ra: Cuan­do vino mi abue­la/ tra­jo un po­co de tie­rra es­pa­ño­la,/ cuan­do se fue mi ma­dre/ lle­vó un po­co de tie­rra cu­ba­na./ Yo no guar­da­ré con­mi­go nin­gún po­co de pa­tria:/ la quie­ro to­da/ so­bre mi tumba. Aje­na a co­rri­llos li­te­ra­rios, a in­tri­gas y re­van­chas, se con­sa­gró a su poe­sía y al cul­to de la hos­pi­ta­li­dad. Cuan­do pre­ten­die­ron aca­llar­la, per­ma­ne­ció, con la cer­te­za de que el poe­ta pue­de ser una is­la: ella fue is­la pró­di­ga y abier­ta. Hi­zo de Ma­tan­zas ni­do y ata­la­ya. Amó in­ten­sa­men­te, has­ta el final. Aun­que en su ca­so, no tie­ne sen­ti­do ha­blar de fi­na­les: Ca­ril­da Oli­ver La­bra (su le­ga­do) se­gui­rá la­tien­do siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.