Cuen­tos so­bre la tie­rra hú­me­da

Trabajadores - - CULTURA - Elai­ne Ca­ba­lle­ro Sabugueiro

Exis­ten ar­tis­tas que se en­cie­rran en su mun­do pa­ra lo­grar la ins­pi­ra­ción, un ejer­ci­cio vá­li­do y acer­ta­do. Otros pre­fie­ren es­cu­dri­ñar en el ex­te­rior, en bus­ca de las más di­sí­mi­les y he­te­ro­gé­neas mu­sas. Ese es el ca­so de Ilea­na Mu­let, quien trae al panorama na­cio­nal li­te­ra­rio de es­te año el li­bro So­bre la tie­rra hú­me­da, publicado por Ediciones Cu­ba­nas, per­te­ne­cien­te a Ar­tex.

Des­de ha­ce años co­no­cía­mos so­bre la vo­ca­ción de la au­to­ra co­mo re­co­no­ci­da pin­to­ra y poe­ti­sa. A lo lar­go de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ha par­ti­ci­pa­do en más de 30 mues­tras per­so­na­les y 60 ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas. Poe­mas su­yos se in­clu­ye­ron en la an­to­lo­gía la­ti­noa­me­ri­ca­na Jue­gos flo­ra­les (Edi­to­rial aBra­ce, Uru­guay, 2010), ade­más del vo­lu­men ¿Quién gol­pea las puer­tas? (Ediciones Cu­ba­nas, 2013), en­tre otras obras. Pe­ro es­ta vez am­plía su dia­pa­són crea­ti­vo y de­vuel­ve, me­dian­te 37 cuen­tos, a La Ha­ba­na que con­tem­pla­mos día a día.

“Con una mi­ra­da de an­tro­pó­lo­ga, Ilea­na nos su­mer­ge en las ca­ver­nas de la exis­ten­cia hu­ma­na que hu­bie­ran si­do las de­li­cias del es­cri­tor fran­cés Geor­ges Pe­rec (…) o del cu­bano Ale­jo Car­pen­tier quien de­di­có pá­gi­nas me­mo­ra­bles a ese ur­ba­nis­mo al que de­be­mos re­gre­sar de tiem­po en tiem­po”, afir­ma la poe­ti­sa y Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra, Nancy Mo­re­jón, en el pró­lo­go del vo­lu­men.

Hu­bie­ra si­do un re­la­to cual­quie­ra, ¡cuán­tas his­to­rias no tie­ne La Ha­ba­na!, pe­ro el mé­ri­to de los tex­tos re­si­de en cap­tar y des­nu­dar a esa ciu­dad vi­va, co­no­cer su esen­cia y des­en­tra­ñar sus se­cre­tos in­cóg­ni­tos. No se tra­ta de re­fe­ren­ciar so­la­men­te en la es­cri­tu­ra la plu­ra­li­dad que nos ca­rac­te­ri­za, sino có­mo asu­mi­mos esa di­ver­si­dad des­de una ur­be tes­ti­go y cóm­pli­ce de nues­tros des­ma­nes y ven­tu­ras.

“¡Qué ca­lor, ten­go que des­ha­cer­me de los abri­gos pues de so­lo ver­los me so­fo­co… Aflo­jan in­for­tu­nios co­mo flores per­fu­ma­das con al­cohol don­de se pu­dren las es­pe­ran­zas! ¿Se es­fu­man las es­pe­ran­zas pa­ra al­gu­nos mor­ta­les? ¡Ciu­dad ár­ma­te de va­lor y apli­ca sen­ten­cia!”, es el reclamo de Mu­let en las pa­la­bras al lec­tor, don­de re­tra­ta eso que lla­ma­mos iden­ti­dad y cu­ba­nía, el “sa­bor” de un país mar­ca­do por la in­su­la­ri­dad.

Des­de el tí­tu­lo la ar­tis­ta lo­gra cap­tar la aten­ción de los apa­sio­na­dos por las le­tras. Las men­tes in­quie­tas quie­ren des­cu­brir lo que ha­bi­ta (o su­ce­de) so­bre la tie­rra hú­me­da a la que ha­ce re­fe­ren­cia.

La ima­gen de la cu­bier­ta cons­ti­tu­ye otra in­cóg­ni­ta: una mu­jer de perfil y sin ro­pas man­tie­ne los ojos ce­rra­dos co­mo en­si­mis­ma­da en sus pen­sa­mien­tos, con las ra­mas se­cas de un ár­bol y el cie­lo de fon­do. ¿Quién se­rá? ¿Qué hay de­trás de esa apa­ren­te quie­tud? Los se­cre­tos re­si­den en los mi­ni­cuen­tos, y so­lo se sa­brá cuan­do se abra la pri­me­ra pá­gi­na y cul­mi­ne con la úl­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.