¿Se ro­ba más o me­nos?

Trabajadores - - DEPORTES - | Joel Gar­cía

Mu­chos equi­pos de­ja­ron atrás los pri­me­ros 18 jue­gos y más allá de la aler­ta tem­pra­na pa­ra Ma­tan­zas y Ma­ya­be­que —con ape­nas tres y cin­co vic­to­rias y ra­chas ad­ver­sas de más de seis de­rro­tas—, la tem­po­ra­da va re­sul­tan­do pa­re­ja y con bue­na ri­va­li­dad, aun­que nue­va­men­te la ca­li­dad de jue­go (ex­pre­sa­da en es­ta­dís­ti­cas y en lo vis­to en los es­ta­dios) no es pro­por­cio­nal a lo que ve­mos en la ta­bla de po­si­cio­nes.

Sin em­bar­go, hoy va­mos a de­te­ner­nos en un as­pec­to que el béisbol mo­derno cuen­ta co­mo im­pres­cin­di­ble, cual ar­ma ofen­si­va pa­ra pro­du­cir ca­rre­ras: el ro­bo de ba­ses. Las ten­den­cias mun­dia­les ha­blan de cier­ta ex­tin­ción en las li­gas pro­fe­sio­na­les, con más pre­pon­de­ran­cia a los ba­ta­zos lar­gos y al po­der que a la ve­lo­ci­dad y el jue­go arries­ga­do. No obs­tan­te, no son po­cos los en­tre­na­do­res y es­tu­dio­sos que va­ti­ci­nan pa­ra es­te lus­tro un re­sur­gir de tal ju­ga­da.

En Cu­ba el des­cen­so en di­cho apar­ta­do es mul­ti­cau­sal, pe­ro pre­do­mi­na la inexis­ten­cia de pe­lo­te­ros con cua­li­da­des pa­ra es­ta­far a la usan­za de Víc­tor Me­sa, En­ri­que Díaz, Ger­mán Me­sa, Eduar­do Pa­ret o Luis Ula­cia, por so­lo ci­tar al­gu­nos maes­tros en lle­gar quie­to a la ba­ses con ha­bi­li­dad y pi­car­día, más allá de la ve­lo­ci­dad pu­ra.

En la ac­tual cam­pa­ña las evi­den­cias son cla­ras de que se si­gue usan­do po­co. Lue­go de 138 desafíos se in­ten­ta ro­bar una al­moha­di­lla 1,67 ve­ces por par­ti­do; eso sig­ni­fi­ca un pro­me­dio in­fe­rior a uno por par­te de los con­jun­tos in­vo­lu­cra­dos en un en­cuen­tro de nue­ve en­tra­das. So­lo cin­co equi­pos su­pe­ran esa pri­me­ra ba­rre­ra: Las Tu­nas (23 oca­sio­nes en 19 jue­gos); Ma­tan­zas (21 en 17); Ma­ya­be­que (20 en 17); Vi­lla Cla­ra (19 en 16); y San­tia­go de Cu­ba (19 en 17).

Tam­po­co es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal la can­ti­dad de ve­ces que se prac­ti­ca la ju­ga­da con la fe­li­ci­dad de no ser pues­to out. De ahí que Gran­ma sea el de me­jor por­cien­to de efec­ti­vi­dad: 77 % (7 en 9), es­col­ta­da por ma­ya­be­quen­ses: 70 % y tu­ne­ros: 69,5 por cien­to. Y aquí sal­ta otro de­ta­lle cu­rio­so: 11 de las 16 se­lec­cio­nes cuen­tan con un pro­me­dio su­pe­rior al 50 %, no obs­tan­te con muy ba­jas ten­ta­ti­vas, lo cual tie­ne su ex­pli­ca­ción no siem­pre en la ca­li­dad de nues­tros re­cep­to­res, sino en la de­mo­ra del lan­za­dor en sol­tar la bo­la con hom­bres en cir­cu­la­ción.

Que en otros cam­peo­na­tos ha­yan des­cen­di­do los robos de ba­se por más jon­ro­nes y re­mol­ca­do­res pue­de te­ner cier­ta ló­gi­ca des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co-tác­ti­co de los men­to­res. Pe­ro en Cu­ba los hom­bres de po­der al ba­te dis­mi­nu­yen por años, se co­nec­tan me­nos cua­dran­gu­la­res y pa­ra lo­grar un im­pul­sa­dor con más de 50 em­pu­ja­das cues­ta tra­ba­jo. ¿Por qué en­ton­ces se ro­ba me­nos?

Ha­bría que re­mon­tar­se al po­co tra­ba­jo en eda­des ju­ve­ni­les de es­te as­pec­to, a la me­to­do­lo­gía de en­se­ñan­za (no bas­ta ser ve­loz), a la im­por­tan­cia que no le con­ce­den al­gu­nos di­rec­to­res pa­ra ano­tar ca­rre­ras o sim­ple­men­te al con­ser­va­du­ris­mo en­rai­za­do en nues­tra pe­lo­ta, tal y co­mo se si­gue to­can­do la bo­la en el pri­mer o se­gun­do in­ning, cuan­do ape­nas el par­ti­do es­tá ini­cián­do­se.

Por lo ge­ne­ral, los pun­te­ros en la ali­nea­ción po­seen las ma­yo­res ha­bi­li­da­des y exi­gen­cias pa­ra es­to. De ahí que el le­ña­dor Yu­niesky Lar­duet (7), el ma­ye­be­quen­se Pe­dro León (5) y el gran­men­se Roel San­tos (4) an­den al fren­te de es­te de­par­ta­men­to en la ac­tual cam­pa­ña. En el ca­so es­pe­cí­fi­co de San­tos no ha si­do cap­tu­ra­do to­da­vía por nin­gún receptor, y tras in­cor­po­rar­se de su le­sión de­be lu­char por es­te li­de­ra­to con fuer­za.

Pa­ra la pró­xi­ma se­ma­na in­ten­ta­re­mos acer­car­nos a lo que pa­sa con el equi­po Ma­tan­zas, ca­si con­de­na­do a un frío só­tano des­de el ini­cio y so­bre el que co­mien­zan a apa­re­cer ru­mo­res por las re­des so­cia­les de pro­ble­mas in­ter­nos, no ne­ta­men­te de­por­ti­vos, los cua­les de­ben ser acla­ra­dos a la opi­nión pú­bli­ca por sus prin­ci­pa­les ac­to­res (ju­ga­do­res y di­rec­ti­vos), nun­ca a tra­vés de la es­pe­cu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.