Te­mas me­du­la­res en con­fe­ren­cias pro­vin­cia­les

Trabajadores - - PORTADA -

Im­por­tan­tes asun­tos re­la­ti­vos al ac­cio­nar del mo­vi­mien­to sin­di­cal en la ac­tual co­yun­tu­ra fue­ron exa­mi­na­dos en las Con­fe­ren­cias Pro­vin­cia­les de la CTC en Las Tu­nas y Cie­go de Ávi­la, co­mo par­te del pro­ce­so or­gá­ni­co del XXI Con­gre­so de la or­ga­ni­za­ción. Los asis­ten­tes ana­li­za­ron las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes en el es­ce­na­rio la­bo­ral a par­tir de la ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y la com­ple­ja si­tua­ción fi­nan­cie­ra del país, que re­cla­man un pro­ce­der efectivo del sin­di­ca­lis­mo cu­bano

“Tan­to en los do­cu­men­tos rec­to­res del Par­ti­do co­mo en la pro­pia Cons­ti­tu­ción hay un re­co­no­ci­mien­to a la ca­pa­ci­dad de con­duc­ción de los tra­ba­ja­do­res por el sin­di­ca­to has­ta las ins­tan­cias de­ci­so­rias; sin em­bar­go, la or­ga­ni­za­ción si­gue re­ci­bien­do crí­ti­cas a su desem­pe­ño, a la fal­ta de li­de­raz­go y de re­pre­sen­ta­ción”, di­jo Uli­ses Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, miem­bro del Bu­ró Po­lí­ti­co y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, du­ran­te la Con­fe­ren­cia de esa or­ga­ni­za­ción en Las Tu­nas el fin de semana úl­ti­mo.

Gui­lar­te De Na­ci­mien­to re­fle­xio­nó so­bre el rol del mo­vi­mien­to sin­di­cal en la ac­tual co­yun­tu­ra, sig­na­da por pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes en el es­ce­na­rio la­bo­ral cu­bano a par­tir de la ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial, y de la com­ple­ja si­tua­ción fi­nan­cie­ra del país, “que re­cla­ma una prác­ti­ca y una ac­ción di­fe­ren­tes”.

En tal sen­ti­do re­se­ñó la re­com­po­si­ción del em­pleo, y des­ta­có las múl­ti­ples trans­for­ma­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta el sis­te­ma em­pre­sa­rial y que hoy el 20 % de la fuer­za la­bo­ral ac­ti­va son tra­ba­ja­do­res no es­ta­ta­les —sin in­cluir el cam­pe­si­na­do— y de ellos 593 mil ejer­cen ofi­cios por cuen­ta pro­pia re­la­cio­na­dos con or­ga­nis­mos es­ta­ta­les.

Con­si­de­ró que esos cam­bios pro­mue­ven una dinámica ex­tra­or­di­na­ria en el or­den re­gu­la­to­rio y exi­gen que el mo­vi­mien­to sin­di­cal ade­cue su fun­cio­na­mien­to, que de­be re­fle­jar­se en la ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra y de re­pre­sen­ta­ción de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res.

Con­vo­có a la ca­pa­ci­ta­ción co­mo una herramienta im­pres­cin­di­ble pa­ra cum­plir esa in­elu­di­ble mi­sión, “no­so­tros, di­jo, ca­da año in­cre­men­ta­mos vías y fór­mu­las, di­ver­si­fi­ca­mos la ma­ne­ra de lo­grar la pre­pa­ra­ción de los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, por­que si no se sa­be, no se pue­de ac­tuar”.

No obs­tan­te, va­rias de las in­ter­ven­cio­nes de los de­le­ga­dos ilus­tra­ron bue­nas prác­ti­cas en el em­pe­ño de al­can­zar am­bien­tes la­bo­ra­les que mo­ti­ven, don­de los tra­ba­ja­do­res asu­man com­pro­mi­sos que ate­núen las li­mi­ta­cio­nes fi­nan­cie­ras y de re­cur­sos ma­te­ria­les con la efi­cien­cia y el aho­rro co­mo pre­mi­sas esen­cia­les.

Así lo de­mues­tra el co­lec­ti­vo de la uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se Ca­lix­to Sar­duy, Mue­bles Lu­de­ma, de­ve­ni­do lí­der en Cu­ba en la pro­duc­ción de mo­bi­lia­rios des­ti­na­dos al tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal de ma­yo­res es­tán­da­res, que sus­ti­tu­yen im­por­ta­ción de cos­to­sos me­dios.

Luis Cruz Or­tiz, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del bu­ró sin­di­cal de es­ta en­ti­dad, ex­pli­có la im­por­tan­cia de dar­les par­ti­ci­pa­ción a los tra­ba­ja­do­res en la con­for­ma­ción del plan de la eco­no­mía: “No­so­tros aho­rra­mos al país 2 mi­llo­nes de pe­sos cuan­do en el mo­men­to de con­ce­bir el plan mi­ra­mos, pri­me­ro, los in­ven­ta­rios que te­nía­mos en al­ma­cén. Ha­ce po­co con­clui­mos el avi­tua­lla­mien­to del ho­tel Pac­kard, con la en­tre­ga de 3 mil mue­bles, equi­va­len­tes a 2 mi­llo­nes de dó­la­res si se hu­bie­ran ad­qui­ri­do en el ex­te­rior. Ade­más, fa­bri­ca­mos 2 mil 500 uni­da­des fí­si­cas en apo­yo a la re­cu­pe­ra­ción de las ins­ta­la­cio­nes tu­rís­ti­cas afec­ta­das por el hu­ra­cán Ir­ma, en­tre otras ac­cio­nes que exi­gen es­fuer­zos ex­tra­or­di­na­rios, siem­pre en con­sul­ta di­rec­ta con sus pro­ta­go­nis­tas”.

Es­tos éxi­tos de­mues­tran la vo­lun­tad de los tra­ba­ja­do­res tu­ne­ros pa­ra so­bre­po­ner­se a las ad­ver­si­da­des, pe­ro se­rían más fac­ti­bles en la me­di­da en que se sien­tan me­jor re­pre­sen­ta­dos por su or­ga­ni­za­ción, sean aten­di­das sus ex­pec­ta­ti­vas y se sien­tan úti­les y pro­ta­go­nis­tas des­de el di­se­ño mis­mo de las obras.

Fue­ron te­mas muy de­ba­ti­dos, igual­men­te, la po­lí­ti­ca de cua­dros, el desem­pe­ño de la Anir, la za­fra azu­ca­re­ra y la pro­duc­ción de ali­men­tos.

Los de­le­ga­dos eli­gie­ron al nue­vo Co­mi­té Pro­vin­cial, que en su pri­me­ra reunión se­lec­cio­nó a Leo­banys Góngora Ávi­la pa­ra el car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral y re­co­no­ció el desem­pe­ño de Ele­na Cha­gues Ley­va en esa res­pon­sa­bi­li­dad du­ran­te va­rios años. Tam­bién apro­ba­ron a la de­le­ga­ción de es­te te­rri­to­rio al XXI Con­gre­so de la CTC.

La asam­blea con­tó con la asis­ten­cia de los Hé­roes del Tra­ba­jo de la República de Cu­ba de esa re­gión y es­tu­vo pre­si­di­da, asi­mis­mo, por el miem­bro del Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do y su pri­mer se­cre­ta­rio en la pro­vin­cia, Ariel San­ta­na San­ties­te­ban, la pre­si­den­ta de la Asam­blea del Po­der Po­pu­lar a ese ni­vel, Li­liam Gon­zá­lez Ro­drí­guez, y otros di­ri­gen­tes. | Jor­ge Pé­rez Cruz

| fo­to: He­ri­ber­to Gon­zá­lez Bri­to

Ne­ce­si­ta la Re­vo­lu­ción, ne­ce­si­ta el Par­ti­do una or­ga­ni­za­ción sin­di­cal en que opi­nen, pien­sen, vo­ten, ex­pre­sen su pa­la­bra, su idea, su pro­po­si­ción y en­cuen­tren res­pe­to pa­ra ella to­dos los tra­ba­ja­do­res. Lá­za­ro Pe­ña en la Asam­blea Ge­ne­ral con los tra­ba­ja­do­res del In­der. Co­li­seo de la Ciu­dad De­por­ti­va. 25 de sep­tiem­bre de 1973.

Uli­ses Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, dia­lo­gó con los asis­ten­tes. | fo­to: He­ri­ber­to Gon­zá­lez Bri­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.