Al jo­ven, lo que le co­rres­pon­de

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO - | Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

¿Pue­de un jo­ven que es­té rea­li­zan­do su ser­vi­cio so­cial ocu­par car­go por con­tra­to in­de­ter­mi­na­do y qué sa­la­rio le co­rres­pon­de­ría? Son las dos in­te­rro­gan­tes plas­ma­das en la car­ta que es­cri­be a Bu­zón abier­to Mer­ce­des C. Qui­ño­nes Duar­do, di­rec­to­ra de Ca­pi­tal Hu­mano en la Em­pre­sa de Ase­gu­ra­mien­to Lo­gís­ti­co al Ta­ba­co.

En bre­ve tex­to en­via­do por co­rreo elec­tró­ni­co, se­ña­la que a su en­ti­dad se in­cor­po­ró un egre­sa­do de ni­vel su­pe­rior en la es­pe­cia­li­dad de De­re­cho pa­ra con­ti­nuar la re­fe­ri­da eta­pa de to­do re­cién gra­dua­do.

Sin em­bar­go, des­ta­ca que en su cen­tro tie­nen cri­te­rios di­ver­sos en la in­ter­pre­ta­ción del ar­tícu­lo 89 del De­cre­to no. 326, Re­gla­men­to del Có­di­go de Tra­ba­jo, don­de, pun­tua­li­za, no en­cuen­tran res­pues­ta a las pre­gun­tas con que ini­cia­mos es­te tex­to.

Es­pe­ra­mos que, con la agi­li­dad que las ca­rac­te­ri­za, las es­pe­cia­lis­tas del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial pue­dan apor­tar los ele­men­tos que es­cla­rez­can no so­lo a Mer­ce­des, pues co­no­ce­mos que en otros cen­tros la­bo­ra­les exis­ten opi­nio­nes en­con­tra­das res­pec­to al asun­to en ge­ne­ral, e in­clu­so se han co­me­ti­do vio­la­cio­nes.

De­ber con de­re­chos

El Có­di­go de Tra­ba­jo, la ley de le­yes en ma­te­ria la­bo­ral en Cu­ba, abor­da el te­ma en el ca­pí­tu­lo VI a par­tir de tres ar­tícu­los.

Pre­ci­sa en el no. 69: “El ser­vi­cio so­cial con­sis­te en el cum­pli­mien­to del de­ber de los gra­dua­dos de cur­sos diur­nos, que al­can­zan los co­no­ci­mien­tos en el ni­vel su­pe­rior y téc­ni­co pro­fe­sio­nal de la edu­ca­ción, de po­ner­los en fun­ción de la so­cie­dad de con­for­mi­dad con la pla­ni­fi­ca­ción y prio­ri­da­des del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. Du­ran­te la pres­ta­ción del ser­vi­cio so­cial los gra­dua­dos tie­nen los de­be­res y de­re­chos que con­cier­nen a su con­di­ción de tra­ba­ja­do­res”.

Có­mo se im­ple­men­ta lo es­ta­ble­ci­do en aque­lla nor­ma ju­rí­di­ca es­tá re­co­gi­do en el De­cre­to no. 326, en nue­ve acá­pi­tes (87 al 95), di­vi­di­dos en las sec­cio­nes Pri­me­ra y Se­gun­da ti­tu­la­das: De la ubi­ca­ción y Pro­ce­di­mien­to de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal por el in­cum­pli­mien­to del ser­vi­cio so­cial.

Ex­po­ne el ar­tícu­lo no. 87: “En co­rres­pon­den­cia con lo es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 70 del Có­di­go de Tra­ba­jo, los gra­dua­dos de cur­sos diur­nos son asig­na­dos a un ór­gano, or­ga­nis­mo, en­ti­dad na­cio­nal, or­ga­ni­za­ción su­pe­rior de di­rec­ción u otras en­ti­da­des pa­ra el cum­pli­mien­to del Ser­vi­cio So­cial (…)”.

A es­tos efectos se en­tre­ga al egre­sa­do un do­cu­men­to ofi­cial don­de se con­sig­na la en­ti­dad a la que fue asig­na­do, en la que se pre­sen­ta en un tér­mino de has­ta 30 días.

Asi­mis­mo, el ar­tícu­lo no. 88 es­pe­ci­fi­ca que en ca­so de pre­ci­sar­se el tras­la­do de aquel (lla) jo­ven ha­cia otro cen­tro la­bo­ral, “se so­me­te a la aprobación de las autoridades que lo asig­na­ron, a par­tir de la con­for­mi­dad de am­bos ór­ga­nos, or­ga­nis­mos, en­ti­da­des na­cio­na­les u or­ga­ni­za­cio­nes su­pe­rio­res de di­rec­ción u otras en­ti­da­des”.

El acá­pi­te si­guien­te es el que sus­ci­ta las du­das en la Em­pre­sa de Ase­gu­ra­mien­to Lo­gís­ti­co al Ta­ba­co, al no pre­ci­sar ti­po de con­tra­to ni sa­la­rio a de­ven­gar: “La ubi­ca­ción del gra­dua­do de­be co­rres­pon­der­se con las ne­ce­si­da­des de la pro­duc­ción y los servicios y con los es­tu­dios cur­sa­dos. Cuan­do re­sul­ta im­pres­cin­di­ble, pue­den ubi­car­se en car­gos dis­tin­tos a los de su es­pe­cia­li­dad, aun­que no se co­rres­pon­dan con los es­pe­cí­fi­cos de su pro­fe­sión”.

El ver­ti­mien­to de dos fo­sas y un sa­li­de­ro de agua po­ta­ble es la si­tua­ción de­nun­cia­da, des­de ha­ce me­ses, por ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­lino de Ma­ria­nao. En la es­qui­na de ca­lle 120 y ave­ni­da 63 flu­yen las aguas al­ba­ña­les, que co­rren li­bre­men­te por de­lan­te de una es­cue­la pri­ma­ria, es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se ex­pen­den ali­men­tos, etc., has­ta la ca­lle 59, pa­ra acu­mu­lar­se en la ave­ni­da 116. Tan­to o más mo­les­to y pe­li­gro­so re­sul­ta que en es­te úl­ti­mo si­tio hay un sa­li­de­ro de agua po­ta­ble y exis­te la po­si­bi­li­dad de que ocu­rra una con­ta­mi­na­ción. | tex­to y fotos: Cé­sar A. Ro­drí­guez

El gra­dua­do cum­ple el ser­vi­cio so­cial por una so­la vez, con in­de­pen­den­cia del nú­me­ro de ca­rre­ras u otro ti­po de es­tu­dios que con­clu­ya. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.