“Há­bla­me al­to, que no te es­cu­cho”

Trabajadores - - SALUD -

La hi­poa­cu­sia ocu­pa­cio­nal por rui­do es otra de las en­fer­me­da­des profesionales que re­co­ge el Có­di­go de Tra­ba­jo. La con­se­cuen­cia fun­da­men­tal es la pér­di­da au­di­ti­va

QUI­ZÁS UNO de los pri­me­ros sín­to­mas de la hi­poa­cu­sia* sea, pre­ci­sa­men­te, la frase que da tí­tu­lo al tra­ba­jo. Es­ta en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal es de­fi­ni­da co­mo la pér­di­da o dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad au­di­ti­va que ocu­rre, por lo ge­ne­ral, en am­bos oí­dos —de ma­ne­ra par­cial o com­ple­ta— y se ori­gi­na co­mo re­sul­ta­do de la ex­po­si­ción a ni­ve­les per­ju­di­cia­les de rui­do, su­pe­rior a los 85 dB (de­ci­be­les).

La mi­ne­ría, la cons­truc­ción de via­les, la ex­plo­ta­ción de can­te­ras, la in­dus­tria tex­til, las la­bo­res con el em­pleo de equi­pos pe­sa­dos, el fe­rro­ca­rril, la avia­ción y la me­ca­ni­za­ción agrícola cons­ti­tu­yen las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les de ma­yor ries­go, se­gún se­ña­ló el in­ves­ti­ga­dor Luis Ma­nuel To­rres García del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud de los Tra­ba­ja­do­res (In­sat).

El es­pe­cia­lis­ta de I Gra­do en Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía ex­pli­có que los efectos no­ci­vos del rui­do so­bre la au­di­ción se co­no­cen des­de ha­ce va­rios si­glos. “El tra­ba­jo y el de­sa­rro­llo de la so­cie­dad nos obli­gan a vi­vir en un en­torno don­de es­te se vuel­ve más agre­si­vo pa­ra los seres hu­ma­nos, de ma­ne­ra que pue­de con­si­de­rar­se co­mo un con­ta­mi­nan­te”.

Los da­ños au­di­ti­vos de los tra­ba­ja­do­res ex­pues­tos a agen­tes del am­bien­te la­bo­ral —co­mo el rui­do, las sus­tan­cias quí­mi­cas, las vi­bra­cio­nes o la com­bi­na­ción de es­tos agen­tes no­ci­vos— re­quie­ren en su aten­ción de un compromiso mul­ti­sec­to­rial.

Ello im­pli­ca la par­ti­ci­pa­ción de di­rec­ti­vos, ad­mi­nis­tra­cio­nes y per­so­nal de la sa­lud, y tam­bién de los obre­ros, quie­nes deben ele­var los co­no­ci­mien­tos so­bre tal pro­ble­má­ti­ca y sen­si­bi­li­zar­se con las po­si­bles con­se­cuen­cias.

Se­gún ar­gu­men­tó el doc­tor Luis Ma­nuel, “no exis­te te­ra­pia mé­di­ca o qui­rúr­gi­ca que ha­ya de­mos­tra­do efec­ti­vi­dad de ma­ne­ra con­fia­ble pa­ra el tra­ta­mien­to de la hi­poa­cu­sia la­bo­ral, por lo que lo más im­por­tan­te con­ti­núa sien­do la pre­ven­ción, con el ob­je­ti­vo de evi­tar la apa­ri­ción de sín­to­mas”.

Ha­ce un lla­ma­do a los oto­rri­no­la­rin­gó­lo­gos, es­pe­cia­lis­tas de me­di­ci­na del tra­ba­jo, mé­di­cos de la fa­mi­lia, hi­gie­nis­tas, epi­de­mió­lo­gos y otros (so­bre to­do aque­llos profesionales que se desem­pe­ñan en mu­ni­ci­pios y lo­ca­li­da­des don­de por di­fe­ren­tes ra­zo­nes no cuen­tan con au­dió­me­tros** a fin de que em­pleen el mé­to­do clí­ni­co en la eva­lua­ción de es­tos tra­ba­ja­do­res, pa­ra lue­go de­fi­nir la con­duc­ta a se­guir.

Los con­tro­les au­dio­ló­gi­cos —pre­ci­só— deben ser con­si­de­ra­dos co­mo el ins­tru­men­to com­ple­men­ta­rio pa­ra con­tro­lar en los obre­ros

•Ocu­pa­cio­nal

a) Se tie­ne en cuen­ta si el obre­ro labora en in­dus­trias, fa­bri­cas o ta­lle­res don­de exis­te rui­do.

b) Ho­ras dia­rias de ex­po­si­ción, la­bor que rea­li­za, años de per­ma­nen­cia en el pues­to de tra­ba­jo.

c) Es­tu­dio de la au­di­ción an­tes de co­men­zar en el pues­to de tra­ba­jo.

•Hi­gié­ni­co-epi­de­mio­ló­gi­co

a) Ve­ri­fi­car la exis­ten­cia en el ta­ller o la fá­bri­ca de rui­dos en un ni­vel su­pe­rior a 85 de­ci­be­les. los fac­to­res de ries­go y tie­nen co­mo ob­je­ti­vo la pre­ven­ción, ade­más de la adop­ción de me­di­das téc­ni­co-or­ga­ni­za­ti­vas ten­den­tes a dis­mi­nuir esos agen­tes no­ci­vos en el ori­gen del pa­de­ci­mien­to.

En­tre las me­di­das pre­ven­ti­vas que pue­den adop­tar­se es­tán el cam­bio de pues­to de tra­ba­jo a to­da per­so­na cu­ya au­dio­me­tría to­nal, o los exá­me­nes clí­ni­cos pe­rió­di­cos, evi­den­cien una pér­di­da au­di­ti­va a las fre­cuen­cias con­ver­sa­cio­na­les in­ter­me­dias (500, 1 000 y 2 000 KHz (ki­lo­her­cio), con pro­ba­do dé­fi­cit en la dis­cri­mi­na­ción de fo­ne­mas.

Igual­men­te, el re­cha­zo de to­do as­pi­ran­te a ocu­par una pla­za de­ter­mi­na­da si los exá­me­nes clí­ni­cos de preem­pleo de­tec­tan al­gún da­ño en es­te sen­ti­do. En ca­so de al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, se­rá ne­ce­sa­rio la re­mi­sión a la con­sul­ta de au­dio­lo­gía pa­ra la reha­bi­li­ta­ción pro­té­si­ca o lo­go­pé­di­ca, ade­más de apo­yo psi­co­ló­gi­co y una ade­cua­da re­ubi­ca­ción la­bo­ral.

a) Dé­fi­cit au­di­ti­vo con di­fi­cul­ta­des pa­ra en­ten­der lo que se ha­bla.

b) En am­bien­te ho­ga­re­ño es­tas per­so­nas piden que las per­so­nas

a) Se rea­li­za­rá la au­dio­me­tría al tra­ba­ja­dor, con el ob­je­ti­vo de de­tec­tar al­gún da­ño en la agu­de­za au­di­ti­va, que en las eta­pas

a) En nues­tro país to­do tra­ba­ja­dor que su­fra da­ños o le­sio­nes, cu­yo ori­gen sea ocu­pa­cio­nal, la le­gis­la­ción lo pro­te­ge o lo in­dem­ni­za en cuan­to a me­di­ca­men­tos, pró­te­sis o com­pen­sa­ción sa­la­rial.

El rui­do es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go. En mu­chas oca­sio­nes los tra­ba­ja­do­res no le dan la im­por­tan­cia que me­re­ce pa­ra evi­tar la hi­poa­cu­sia pro­fe­sio­nal y otras en­fer­me­da­des. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes deben ve­lar por el uso co­rrec­to de los me­dios de pro­tec­ción. | fo­to: He­ri­ber­to Gon­zá­lez Bri­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.