La vi­da en­tre ni­chos y pan­teo­nes

Trabajadores - - NACIONALES -

in­for­ma­ción los ayu­da­mos a lo­ca­li­zar a sus di­fun­tos o lo que deseen siem­pre que po­da­mos”, ex­pli­can.

“Pa­ra no­so­tros es nor­mal ma­ni­pu­lar ce­ni­zas y hue­sos, pe­ro lo ha­ce­mos con de­li­ca­de­za en con­si­de­ra­ción al que mu­rió y a sus fa­mi­lia­res, re­fie­re Noe­lia. Los días de se­pe­lio o ex­hu­ma­cio­nes son los más di­fí­ci­les, por­que el tra­ba­jo es du­ro, las lo­sas son pe­sa­das, no siem­pre son fá­ci­les de ma­nio­brar por la es­tre­cha dis­tan­cia en­tre es­tas, hay que va­ciar las tum­bas, abrir hue­cos, etc., pe­ro lo que más se afec­tan son los sen­ti­mien­tos.

“En un pue­blo pe­que­ño to­dos se co­no­cen —agre­ga—, uno lle­ga a in­vo­lu­crar­se con los ca­sos. Aun­que quie­ras es­ta­ble­cer dis­tan­cia, ca­si nun­ca pue­des. Si son niños o muer­tes por crí­me­nes, ac­ci­den­tes, o jó­ve­nes con en­fer­me­da­des lar­gas, en­tre otras, nos po­ne­mos muy tris­tes, esa car­ga va con uno.

“Te­ne­mos que saber ma­ne­jar el es­pa­cio por­que el ce­men­te­rio es pe­que­ño, de­be­mos te­ner re­ser­vas pa­ra cual­quier co­yun­tu­ra. He­mos rea­li­za­do en­te­rra­mien­tos de ma­dru­ga­da por la des­com­po­si­ción del di­fun­to o ex­hu­ma­cio­nes en ho­ras im­pro­pias; siem­pre cum­plien­do con lo es­ta­ble­ci­do pa­ra los cadáveres, pe­ro en mo­men­tos de su­fri­mien­to, hay que ayu­dar al pró­ji­mo”, pre­ci­só Pan­cho.

“Hay fe­chas muy se­ña­la­das co­mo el Día de las Ma­dres, el de los Pa­dres y el de los Fie­les Di­fun­tos; en esas oca­sio­nes nos gus­ta que el ce­men­te­rio es­té más lin­do que nun­ca. El 7 de di­ciem­bre es otro día es­pe­cial, se les rin­de ho­me­na­je a los com­ba­tien­tes, no­so­tros cui­da­mos las tum­bas de nues­tros már­ti­res y de los in­ter­na­cio­na­lis­tas, ese es un de­ber sa­gra­do”, co­men­ta­ron.

“Co­mo to­dos, te­ne­mos fe­chas muy pro­pias, las de nues­tros muertos. Yo en­te­rré a mi ma­dre, y eso fue des­ga­rra­dor”, afir­mó él y se le hu­me­de­cie­ron los ojos a pe­sar de los años trans­cu­rri­dos. Ella ha­bló de los su­yos, “los voy a ver ca­da día, con­ver­so con ellos…”, y tam­bién le apa­re­cie­ron lá­gri­mas en su mi­ra­da.

El cam­po­san­to de Co­rra­li­llo

Lo pri­me­ro que asom­bra es la lim­pie­za, el or­den y el de­ta­lle de ca­da par­te del cam­po­san­to. A la en­tra­da, cao­bas que dan som­bra, to­do se ve hi­gié­ni­co y pin­ta­do; na­da de hier­ba y sí flo­res sil­ves­tres, ca­da uten­si­lio es­tá en su lu­gar.

Sorprenden por es­tar pres­tos a un ser­vi­cio con es­me­ro y de­di­ca­ción a cual­quier ho­ra y día; en sus ros­tros, el res­pe­to ab­so­lu­to.

| fo­to: De la au­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.