El vi­gía de los hu­ra­ca­nes

Trabajadores - - NACIONALES - Luis Hernández Se­rrano

JO­SÉ RU­BIE­RA, con­de­co­ra­do es­te año co­mo Hé­roe del Tra­ba­jo de la República de Cu­ba, pa­re­ce te­ner siem­pre en su ros­tro una son­ri­sa an­ti­ci­cló­ni­ca. Su nom­bre com­pues­to es Jo­sé Ma­ría. Tie­ne el mis­mo hobby fo­to­grá­fi­co que tu­vo el Che. To­ma sus pro­pios vi­deos. Fue fun­da­dor de Ra­dio Ja­ru­co y es­tu­vo apren­dien­do piano, aun­que no re­cuer­da ya ni sol­fear un com­pás en cla­ve de sol. Sin em­bar­go, al de­cir de un poe­ta “se sa­be las cla­ves se­cre­tas del tra­ba­jo, la luz del sol, de la lu­na, de las nu­bes, de la llu­via, del tiem­po y del mar”.

Hu­bie­ra que­ri­do ha­ber vis­to des­de La Ha­ba­na al co­me­ta Ha­lley en 1977, co­mo lo­gra­ron ha­cer­lo otros en 1910. Ha­bla tres idio­mas ade­más del he­re­da­do de su fa­mi­lia de Gi­jón, Es­pa­ña: in­glés, fran­cés y ru­so. Y de­trás del hom­bre se­rio que ve­mos por la te­le­vi­sión, hay un hu­mo­ris­ta na­to.

Sin­ce­ro co­mo an­te las cá­ma­ras cuan­do ha­bla al pue­blo, con­fie­sa: “No sé na­dar, ni mon­tar a ca­ba­llo, ni can­tar, ni fu­mar, ni bai­lar. Al­guien me vio ti­rar un pa­si­lli­to una tar­de y me di­jo que yo lle­va­ba el bai­le en la san­gre, pe­ro que tal vez por una ma­la cir­cu­la­ción, no me lle­ga­ba a los pies. Por eso un día des­afi­né en la can­ción Cu­ba qué lin­da es Cu­ba, de Eduar­do Sa­bo­rit, suer­te que fue en la is­la chi­na de Hai­nan, y los es­pec­ta­do­res no se die­ron cuen­ta de na­da, por­que me aplau­die­ron co­mo a Ro­ber­to Car­los”.

Jo­sé Ma­ría Ru­bie­ra To­rres, li­cen­cia­do en Me­teo­ro­lo­gía y Doc­tor en Cien­cias Geo­grá­fi­cas —por un buen tiem­po je­fe del Cen­tro de Pro­nós­ti­cos del Ins­ti­tu­to de Me­teo­ro­lo­gía— es uno de los gran­des me­teo­ró­lo­gos cu­ba­nos, y la per­so­na sen­ci­lla y sa­bia que du­ran­te años dia­lo­gó con Fi­del, ci­clón tras ci­clón, en las trans­mi­sio­nes de la Te­le­vi­sión Cu­ba­na. Es vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té de Hu­ra­ca­nes de la Re­gión Cuar­ta de la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial.

Na­ció en San An­to­nio del Río Blan­co del Nor­te, Ja­ru­co, el 22 de enero de 1946, no obs­tan­te en los do­cu­men­tos ofi­cia­les apa­re­ce ins­cri­to el día 29 pa­ra que su ma­dre, po­bre, pu­die­ra co­brar la ma­ter­ni­dad.

Su pa­dre, Jo­sé Ma­ría Ru­bie­ra García, na­ció en el pro­pio San An­to­nio, en­tre Bai­noa y Ja­ru­co; y su ma­dre, Eu­ge­nia To­rres Suárez, en Ji­ba­coa. Los dos ya fa­lle­cie­ron.

En una eta­pa de su ni­ñez, Ru­bie­ra tu­vo que in­ge­rir —por in­di­ca­ción mé­di­ca— pe­que­ñas do­sis de es­tric­ni­na, el cé­le­bre ve­neno, pa­ra cu­rar una ra­ra cri­sis de hi­po­ten­sión ar­te­rial que al fi­nal des­apa­re­ció.

Es­tu­dió la pri­ma­ria en su ba­rrio, en la es­cue­la Ma­ría Au­xi­lia­do­ra, de mon­ji­tas ca­na­dien­ses. El ni­vel me­dio en la se­cun­da­ria bá­si­ca Juan Abran­tes, en el cen­tral Hers­hey, hoy Ca­mi­lo Cien­fue­gos, en San­ta Cruz del Nor­te, en la ac­tua­li­dad pro­vin­cia de Ma­ya­be­que. Y el pre co­mo be­ca­rio en el IPU Car­los Marx, en el re­par­to Si­bo­ney, en Mi­ra­mar.

“El 13 de ju­nio de 1948, con dos años, ti­ré con una cá­ma­ra de ca­jón Ko­dak, de un tío, mi pri­me­ra fo­to, a un ca­mion­ci­to al que le ado­sé una ca­la­ve­ri­ta que me com­pra­ron en la fies­ta del pa­trón de mi ba­rrio, San An­to­nio de Pa­pua”.

De la mano de su ma­dre —cuen­ta Ru­bie­ra— con seis años, es­cu­chó uno de los pri­me­ros dis­cur­sos de Fi­del, en enero o fe­bre­ro de 1952, en un mi­tin del Par­ti­do Or­to­do­xo, un he­cho siem­pre re­cor­da­do por su pa­dre, que en 1928 car­ga­ba mues­tras pa­ra el la­bo­ra­to­rio del cen­tral, y se hi­zo quí­mi­co y pe­ri­to azu­ca­re­ro. Con el tiem­po ter­mi­nó la ca­rre­ra de Far­ma­cia en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na. Lue­go pu­so una bo­ti­ca en el pue­blo.

De él Ru­bie­ra he­re­dó ho­nes­ti­dad, áni­mo, ri­gor cien­tí­fi­co. “El vie­jo te­nía tan­to amor al es­tu­dio que ca­da día se en­ca­mi­na­ba a pie a la Uni­ver­si­dad, pues no te­nía dinero pa­ra el pa­sa­je del tran­vía”, di­ce.

Es­te de­tec­ti­ve de los hu­ra­ca­nes era un ado­les­cen­te un po­co enamo­ra­do. Lle­gó —nos ha di­cho— a te­ner dos no­vias a la vez, aun­que en dis­tin­tos lu­ga­res. Des­pués se vol­vió más se­rio y en­ton­ces co­rría “en un so­lo pa­tín”.

“Me gus­ta­ba mu­cho in­ves­ti­gar y des­cu­brir el por­qué de las co­sas. Tu­ve dos tíos pa­ter­nos de­ci­mis­tas, uno Ra­fael Ru­bie­ra, au­tor de un cua­derno lla­ma­do Sí­la­bas de ya­gua, cos­tea­do por él mis­mo”.

Ru­bie­ra so­ñó con ser me­teo­ró­lo­go. Ha­bía uno so­lo en Cu­ba, aun­que an­tes de 1959 fun­cio­na­ban 11 es­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas en el país. Ha­bía una tra­di­ción de es­ta ra­ma, he­re­da­da del pa­dre Be­ni­to Vi­ñes, por ejem­plo, a quien se de­bió en 1875, en La Ha­ba­na, el pri­mer bo­le­tín de ci­clón tro­pi­cal del mun­do y des­cu­brió co­sas co­mo se­guir los ci­clo­nes por las nu­bes.

“Me gus­ta­ron siem­pre los ci­clo­nes. Hoy no quie­ro ver­los ni en pin­tu­ra. En 1948 yo te­nía dos años y me lle­va­ron pa­ra la ca­sa de un tío, por­que la nues­tra es­ta­ba ma­la. ¡Fue la pri­me­ra eva­cua­ción que vi! Des­pués, en 1952, me re­ga­la­ron una re­vis­ta Bohe­mia con un ma­pa de la tra­yec­to­ria de los hu­ra­ca­nes. Fue la chis­pa de­fi­ni­ti­va que me lle­vó a es­ta es­pe­cia­li­dad.

“Más tar­de me im­pre­sio­nó el ci­clón Flo­ra, en oc­tu­bre de 1963, el que se­guí por la on­da cor­ta de la plan­ta del cen­tral Hers­hey; yo era ami­go del ope­ra­dor, des­pier­to has­ta las tres o las cua­tro de la ma­dru­ga­da, pa­ra oír y ver el bo­le­tín del doc­tor Ma­rio Ro­drí­guez Ra­mí­rez, uno de mis maes­tros en la ma­te­ria”.

Apa­sio­na­do por el mun­do me­teo­ro­ló­gi­co, con unos li­bros de la Unes­co apren­dió a ha­cer ins­tru­men­tos co­mo hi­dró­me­tros y ve­le­tas. Y le cau­ti­va­ron otros tex­tos del Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal co­mo El apren­diz de Me­teo­ro­lo­gía y uno de Geo­gra­fía Fí­si­ca, de Le­ví Marrero, que con­te­nía bue­nas pá­gi­nas so­bre los hu­ra­ca­nes.

“En 1970 re­ci­bí un cur­so de Me­teo­ro­lo­gía ini­cia­do en el Ca­pi­to­lio y que con­clu­yó en el Ins­ti­tu­to de Me­teo­ro­lo­gía. Me gra­dué de me­teo­ró­lo­go ni­vel 2, en 1973. Y em­pe­cé a tra­ba­jar y a es­tu­diar al uní­sono. Me hi­ce li­cen­cia­do en Me­teo­ro­lo­gía en 1979 y fui je­fe de turno del en­ton­ces De­par­ta­men­to de Pro­nós­ti­cos del Ins­ti­tu­to, has­ta 1978, en que pa­sé a ser je­fe de la es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca de Is­la de la Ju­ven­tud. Vol­ví a Pro­nós­ti­cos, fui je­fe del Gru­po de Si­nóp­ti­ca y la­bo­ré en In­for­ma­ción. En 1988 me nom­bra­ron je­fe de de­par­ta­men­to, hoy Cen­tro de Pro­nós­ti­cos”.

Des­de an­tes de 1980, Ru­bie­ra pen­só que en nues­tro país un me­teo­ró­lo­go po­día co­men­tar el es­ta­do del tiem­po en la te­le­vi­sión. Lo pro­pu­so y cua­jó la idea. Je­sús Gon­zá­lez Montoto, en aquel mo­men­to je­fe del Ins­ti­tu­to de Me­teo­ro­lo­gía, la plan­teó a Ovi­dio Ca­bre­ra, vi­ce­pre­si­den­te del ICRT, quien la apro­bó en­se­gui­da.

“Em­pe­cé con el anun­cio de un ‘fren­te frío’ a las on­ce de la ma­ña­na del 13 de enero de 1981: el pri­mer pro­gra­ma con un me­teo­ró­lo­go es­ta­ble, por­que el doc­tor Ro­drí­guez Ra­mí­rez, por ejem­plo, so­lo sa­lía cuan­do ha­bía ci­clo­nes. El gan­cho fue dar por pri­me­ra vez el pro­nós­ti­co del fin de semana: aquí nun­ca se ha­bía pro­nos­ti­ca­do el tiem­po más allá de 24 ho­ras. ¡Yo lo ins­tau­ré! Pe­gó y tam­bién em­pe­za­mos a apa­re­cer en la Re­vis­ta de la Ma­ña­na, inau­gu­ra­da el 20 de oc­tu­bre de ese 1981. ¡Lle­va­mos más de 35 años con­se­cu­ti­vos co­men­tan­do el tiem­po en la te­le­vi­sión!”.

El vi­gía de los hu­ra­ca­nes se hi­zo Doc­tor en Cien­cias Geo­grá­fi­cas es­tu­dian­do y tra­ba­jan­do. Viajó a la URSS en 1990. Re­dac­tó su te­sis en una ha­bi­ta­ción del ho­tel Ucra­nia. La tra­jo a Cu­ba ma­nus­cri­ta. La ti­tu­ló Pro­nós­ti­co de llu­via en cin­co días. La de­fen­dió en 1991, fren­te a un com­pe­ten­te tri­bu­nal, don­de es­ta­ban los doc­to­res Ma­rio Ro­drí­guez Ra­mí­rez y An­to­nio Nú­ñez Jiménez, en­tre otros, a quien agra­de­ció su asis­ten­cia. Ga­nó la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción.

Se ini­ció en la ra­dio en Ja­ru­co, en 1970. Allí es­cri­bió guio­nes, hi­zo efectos es­pe­cia­les y lo­cu­ción, lo que le va­lió pa­ra no te­mer­le a nin­gún mi­cró­fono en vi­vo, y lle­gó a ha­cer un pro­gra­ma de los CDR y otro de la Ju­ven­tud.

“En fin, que aun­que me ju­bi­lé, mi co­ra­zón si­gue sien­do cen­ti­ne­la, de­tec­ti­ve o vi­gía de los hu­ra­ca­nes, co­mo tú me quie­ras lla­mar”.

Re­cien­te­men­te el doc­tor Jo­sé Ru­bie­ra re­ci­bió el Pre­mio del Ba­rrio de ma­nos del coordinador na­cio­nal de los CDR. | fo­to: He­ri­ber­to Gon­zá­lez Bri­to

Du­ran­te años Ru­bie­ra dia­lo­gó con Fi­del, ci­clón tras ci­clón. | fo­to: Ismael Fran­cis­co Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.