“Lo más vis­ce­ral de mi ser es­tá en la poe­sía”

Trabajadores - - CULTURA - Elai­ne Ca­ba­lle­ro Sa­bu­guei­ro

Po­cos hom­bres pue­den de­cir que han vi­vi­do las ex­pe­rien­cias del poe­ta, dra­ma­tur­go, na­rra­dor, en­sa­yis­ta y di­rec­tor de Tea­tro Ci­ma­rrón, Alberto Cur­be­lo Mez­qui­da, quien co­no­ce co­mo la pal­ma de su mano el se­cre­to de con­quis­tar a los pú­bli­cos más di­fí­ci­les y exi­gen­tes. Él y los ac­to­res de su com­pa­ñía han desa­rro­lla­do una in­ten­sa la­bor co­mu­ni­ta­ria en las lo­ca­li­da­des más apar­ta­das del país, don­de es­ca­sean bi­blio­te­cas y sa­las de pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas.

Cuen­tos, fá­bu­las y poe­mas de fi­gu­ras im­pres­cin­di­bles de la cul­tu­ra cu­ba­na e his­pá­ni­ca son lle­va­dos al es­ce­na­rio con una mi­ra­da in­ti­mis­ta y re­no­va­do­ra, en bus­ca de sem­brar la se­mi­lla del saber en los más pe­que­ños.

“Los niños asi­mi­lan me­jor la poe­sía des­de el tea­tro”, ase­gu­ra es­te ca­ma­güe­yano de ojos gran­des y mi­ra­da in­ten­sa, con­si­de­ra­do uno de los dra­ma­tur­gos que más ha re­crea­do la cul­tu­ra de los pue­blos ori­gi­na­rios del Ca­ri­be, sa­be­res que com­ple­tó y per­fec­cio­nó du­ran­te su es­tan­cia en el mu­ni­ci­pio de Sie­rra Cu­bi­ta, en Ca­ma­güey.

“Allí exis­ten evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas de los in­dios cu­ba­nos que me sir­vie­ron de ba­se pa­ra mis obras. Tam­bién for­mé par­te del gru­po de es­pe­leo­lo­gía, con el que in­da­gué y ex­ten­dí mis in­ves­ti­ga­cio­nes a Amé­ri­ca La­ti­na. Has­ta don­de he po­di­do, ex­pli­có, he es­tu­dia­do a los ara­guas (oriun­dos del Ori­no­co que po­bla­ron las An­ti­llas) y con­ver­ti­do en per­so­na­jes tea­tra­les”.

Una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de Tea­tro Ci­ma­rrón es la ver­sa­ti­li­dad de sus in­tér­pre­tes (Mer­ce­des Hernández, Eu­die Les­lie, Jo­se­fi­na Iz­quier­do y Nos­lén Su­til Cas­tro), al ser ca­pa­ces de rea­li­zar tea­tro in­fan­til y pa­ra adul­tos. Cuen­tan con una for­ma­ción in­te­gral que les per­mi­te ma­ne­jar tí­te­res, bai­lar rit­mos afro­cu­ba­nos, fol­cló­ri­cos e his­pa­nos.

“El tra­ba­jo es ago­ta­dor”, ase­ve­ró Cur­be­lo Mez­qui­da. “A ve­ces te­ne­mos di­fi­cul­ta­des por la en­tra­da y sa­li­da de ac­to­res, lo cual obli­ga a vol­ver a mon­tar las pie­zas e ini­ciar el pro­ce­so. Los mu­cha­chos que lle­gan de la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­te y de la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes to­da­vía no es­tán pre­pa­ra­dos y hay que em­pe­zar con ellos des­de ce­ro”.

Una de las ex­pe­rien­cias más in­tere­san­tes pa­ra los in­te­gran­tes de la re­co­no­ci­da agru­pa­ción ha si­do su ac­tua­ción en cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, la­bor que los ha lle­va­do a ser pro­ta­go­nis­tas de he­chos sor­pren­den­tes. “En una pri­sión en San­ta Cruz del Nor­te nos pi­die­ron Amor con amor se pa­ga, de Jo­sé Mar­tí. El co­ro­nel de la cár­cel me di­jo: ‘Quie­ro que ha­gas esa pues­ta en es­ce­na’. Al co­men­zar la pre­sen­ta­ción, los pre­sos re­ci­ta­ban los bo­ca­di­llos de la obra por­que ellos te­nían el li­bro y lo es­tu­dia­ban. Fue al­go fe­no­me­nal”, ase­gu­ró es­te po­li­fa­cé­ti­co crea­dor.

“He­mos tra­ba­ja­do ade­más con niños agre­si­vos que han ter­mi­na­do llo­ran­do y han di­cho: ‘Yo so­lo les pi­do que vuel­van otra vez´. Esos mu­cha­chos no co­no­cían el tea­tro”.

No han si­do es­tos los úni­cos si­tios en los que han re­ga­la­do su ar­te co­mo el más pre­cia­do de sus te­so­ros, gra­cias a esa vo­ca­ción co­mu­ni­ta­ria y al­truis­ta, que por más que pa­rez­ca un cli­ché, cons­ti­tu­ye la leit­mo­tiv que mue­ve las pa­sio­nes de Tea­tro Ci­ma­rrón.

“En nues­tras pre­sen­ta­cio­nes en hos­pi­ta­les los niños se di­vier­ten al má­xi­mo. Re­sul­ta un po­co do­lo­ro­so al saber que ese pe­que­ño tie­ne una si­tua­ción di­fí­cil, pe­ro ver­los ale­gres es al­go es­pe­cial. Tam­bién he­mos vis­to có­mo niños au­tis­tas, que no to­can a na­die, han ter­mi­na­do abra­za­dos a Mer­ce­des”, aña­dió.

Aun­que es más co­no­ci­do co­mo dra­ma­tur­go, Cur­be­lo Mez­qui­da afir­ma que lo más vis­ce­ral de su ser es­tá en la poe­sía. Tal vez sea el se­cre­to de su vi­ve­za intelectual: mi­rar al mun­do des­de la lí­ri­ca y los ver­sos.

El poe­ta, dra­ma­tur­go, na­rra­dor, en­sa­yis­ta y di­rec­tor de Tea­tro Ci­ma­rrón, Alberto Cur­be­lo Mez­qui­da. | fo­to: Isa­bel Aguilera Agui­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.