Ta­len­to y crea­ti­vi­dad vs. blo­queo

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na Mar­tí­nez Triay

Pron­to se­rá de­ba­ti­do en la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU el in­for­me de Cu­ba ti­tu­la­do Ne­ce­si­dad de po­ner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, co­mer­cial y fi­nan­cie­ro im­pues­to por los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca con­tra Cu­ba, el que du­ran­te más de me­dio si­glo cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal obs­tácu­lo a nues­tro de­sa­rro­llo.

Es­te ha pro­vo­ca­do cre­cien­tes da­ños ma­te­ria­les y su­fri­mien­to al pue­blo, pe­ro tan arro­gan­te y ge­no­ci­da po­lí­ti­ca im­pe­rial ha en­con­tra­do no so­lo re­sis­ten­cia, sino so­lu­cio­nes pa­ra sa­lir ade­lan­te. En ello han ejer­ci­do un im­por­tan­te pa­pel los tra­ba­ja­do­res que en sus pues­tos de la­bor han des­ple­ga­do crea­ti­vi­dad e in­ge­nio pa­ra im­pe­dir que ese cer­co cri­mi­nal as­fi­xia­ra a la na­cien­te Re­vo­lu­ción.

Las res­pues­tas a las ca­ren­cias y li­mi­ta­cio­nes sur­gie­ron aun an­tes de de­cla­rar­se ofi­cial­men­te el blo­queo, cuan­do nues­tras in­dus­trias, en su in­men­sa ma­yo­ría de tec­no­lo­gía es­ta­dou­ni­den­se, se vie­ron pri­va­das de pie­zas de re­pues­to, lo que ame­na­za­ba con pa­ra­li­zar las ma­qui­na­rias.

La ini­cia­ti­va obre­ra se ca­na­li­zó en­ton­ces a tra­vés de los co­mi­tés de pie­zas de re­pues­to, apo­ya­dos y es­ti­mu­la­dos por el Che des­de su res­pon­sa­bi­li­dad al fren­te del Mi­nis­te­rio de In­dus­trias, quien des­pués im­pul­só una cam­pa­ña emu­la­ti­va bau­ti­za­da con el nom­bre Obre­ro, cons­tru­ye tu ma­qui­na­ria.

Tal fue la gé­ne­sis del Mo­vi­mien­to de In­no­va­do­res y Ra­cio­na­li­za­do­res, que en ho­nor al Mi­nis­tro Co­man­dan­te y por acuer­do del XIII Con­gre­so de la CTC se con­vir­tió en Aso­cia­ción Na­cio­nal, el 8 de enero de 1976, y ha desem­pe­ña­do un pa­pel so­bre­sa­lien­te en el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co del país.

En un fo­ro de­ba­te on li­ne or­ga­ni­za­do en la edi­ción del pe­rió­di­co con mo­ti­vo del aniver­sa­rio 40 de la Aso­cia­ción, su pre­si­den­te, Al­fre­do Ma­cha­do, des­ta­có que des­de aque­llos mo­men­tos que an­te­ce­die­ron a su fun­da­ción, se de­mos­tró un prin­ci­pio en el que se ha sus­ten­ta­do la Anir en to­dos es­tos años: la ca­pa­ci­dad crea­do­ra de las ma­sas y el in­fi­ni­to po­ten­cial que tie­nen.

Y pu­so co­mo ejem­plo lo lo­gra­do por los tra­ba­ja­do­res cuan­do to­da­vía no con­ta­ban con los co­no­ci­mien­tos de hoy: la ex­po­si­ción de­no­mi­na­da Del Tra­ba­jo Crea­dor, inau­gu­ra­da en una fe­cha tan tem­pra­na co­mo el 29 de mar­zo de 1963, que es­tu­vo abier­ta du­ran­te 20 días, en los al­re­de­do­res de la CTC, con 25 pa­be­llo­nes en re­pre­sen­ta­ción de igual nú­me­ro de sin­di­ca­tos exis­ten­tes, con sus in­ven­ti­vas e in­no­va­cio­nes. Cons­ti­tu­yó un he­cho iné­di­to en Cu­ba y La­ti­noa­mé­ri­ca.

En la ac­tua­li­dad, es­ta Aso­cia­ción de la CTC ate­so­ra una his­to­ria de im­por­tan­tes con­tri­bu­cio­nes en el aho­rro de to­do ti­po de re­cur­sos, la fa­bri­ca­ción y re­cu­pe­ra­ción de pie­zas de re­pues­to, la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes y en no po­cas ve­ces el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo.

Cuen­ta con 203 mil 307 aso­cia­dos, hom­bres y mu­je­res del sec­tor es­ta­tal y no es­ta­tal, agru­pa­dos en 9 mil 566 Co­mi­tés de In­no­va­do­res y Ra­cio­na­li­za­do­res. Los 3,76 mi­llo­nes de pe­sos in­gre­sa­dos a la Aso­cia­ción so­lo por el apor­te del 2 % de las in­no­va­cio­nes apli­ca­das, evi­den­cian la con­tri­bu­ción de es­tos tra­ba­ja­do­res a la eco­no­mía.

La in­te­gra­ción de la Anir y ca­da uno de los sin­di­ca­tos ha fa­vo­re­ci­do la or­ga­ni­za­ción de la ini­cia­ti­va crea­do­ra me­dian­te com­pro­mi­sos in­clui­dos en los pla­nes te­má­ti­cos de las en­ti­da­des, que re­co­gen los pro­ble­mas que afec­tan el pro­ce­so pro­duc­ti­vo y de ser­vi­cios po­si­bles a aco­me­ter por ellos, no obs­tan­te, di­chos pla­nes de­ben re­ci­bir ma­yor ase­gu­ra­mien­to y aten­ción por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes.

En las con­di­cio­nes ac­tua­les de la eco­no­mía, en que en­fren­tar la ob­so­les­cen­cia tec­no­ló­gi­ca es to­do un desafío y se ha en­du­re­ci­do el blo­queo, el Bu­ró Na­cio­nal de la Anir y los sin­di­ca­tos na­cio­na­les han lle­va­do a ca­bo ac­cio­nes de ca­pa­ci­ta­ción y de aná­li­sis con las di­rec­cio­nes eco­nó­mi­cas y de cien­cia e in­no­va­ción de los Or­ga­nis­mos Su­pe­rio­res de Di­rec­ción del Es­ta­do, gru­pos y em­pre­sas con ma­yor ac­ti­vi­dad in­no­va­do­ra pa­ra que ga­nen en con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de re­co­no­cer es­ta la­bor.

Va­rios Li­nea­mien­tos del VII Con­gre­so del Par­ti­do in­vo­can la apli­ca­ción de la cien­cia, la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción, par­ti­cu­lar­men­te el 105 ex­pre­sa: “Ac­tua­li­zar las vías exis­ten­tes y de­fi­nir e im­pul­sar otras pa­ra es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad de los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les de ba­se y for­ta­le­cer su par­ti­ci­pa­ción en la so­lu­ción de los pro­ble­mas tec­no­ló­gi­cos de la pro­duc­ción y los ser­vi­cios”. Igual­men­te en el in­for­me del XX Con­gre­so de la CTC se des­ta­có la im­por­tan­cia de los apor­tes de los in­no­va­do­res y ra­cio­na­li­za­do­res a la eco­no­mía y la de­fen­sa.

Cuan­do se ha­ble del en­fren­ta­mien­to al blo­queo ha­brá que men­cio­nar a quie­nes a dia­rio con­vier­ten el ta­len­to en el re­cur­so eco­nó­mi­co que ne­ce­si­ta el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.